Agenda, Cultura, En escena, En Foco, Opinión

El teatro literario de Londres y la arquitectura del Barbican

Un teatro con capacidad para  alrededor de 400 personas y una urbanización con diez veces ese número de residentes ofrece experiencias culturales únicas en Londres.

 

The end of History“. Escritor Jack Thorne, Director  John Tiffany, Diseñador Grace Smart, Luces Jack Knowles, The Royal Court Theatre, 2019. Foto: Johan Persson. Foto dada por el Royal Court Theatre

Sean Sheehan

 

El Royal Court Theatre tiene una historia que se remonta a finales del siglo XIX, aunque el gran edificio de ladrillo rojo que ahora se encuentra en Sloane Square fue construido a finales de la década de 1990.

La Corte Real, conocida como ‘el teatro del escritor’, es justamente famosa por exhibir nuevos escritos de dramaturgos emergentes.

Hay dos espacios teatrales: en la planta baja con capacidad para 350 personas en tres niveles. Y en la planta alta, en el cuarto nivel, con un estudio para cerca de 80 personas.

La nueva obra de Jack Thorne , El fin de la Historia, ya se encuenta puesta  en escena en la planta baja. El título proviene de la afirmación triunfalista de Fukuyama de que ya no hay una alternativa acreditable a la democracia liberal y al capitalismo de libre mercado. La obra parece respaldar esta dudosa tesis con la historia familiar de una pareja izquierdista cuyos hijos crecen en un mundo sin el idealismo de sus padres.

The end of History” de Thorne, escritor Jack Thorne, Director  John Tiffany, Diseñador Grace Smart, Luces Jack Knowles, The Royal Court Theatre, 2019, Crédito: Johan Persson. Foto suministrada por el Royal Court Theatre

La idea de que las contradicciones de clase social están muertas y enterradas no es intelectualmente convincente; Si va a haber un final de la historia, es más probable que sea en forma de advertencias extremas de la Rebelión de la Extinción. Lo que impresiona de la obra The end of History es la calidad de la actuación y la forma en que gestiona las transiciones de 1997 a 2007 y luego de 2017.  David Morrissey y Lesley Sharp, ambos estrellas de televisión, interpretan el papel de los padres con un brío que es una actuación magistral.

Y para mostrar cuán experimental puede ser la Corte Real, vea lo que viene a continuación: Salvación Terrestre Total, Inmediata, Colectiva e inminente.

La urbanización del Barbican ocupa un sitio de unos 35 acres de tierra gravemente dañada por los bombardeos en la Segunda Guerra Mundial. El trabajo de construcción no comenzó sino hasta 1965 y duró más de una década. Un centro de artes se convirtió en parte del plan y el Barbican Centre, que no abrió sino  hasta 1982, incluye un teatro, una sala de conciertos, una galería de arte, una biblioteca de préstamo público y un restaurante.

La variedad de eventos artísticos en el Barbican Centre lo ha convertido en el tesoro cultural de Londres. Y, hasta finales de agosto, lo que también se ofrece son visitas arquitectónicas reveladoras del  Barbican. La atención se centra en la historia y el diseño de la urbanización y es una historia fascinante que comienza con un joven equipo de arquitectos, Chamberlin, Powell & Bon, a quien se le encargó en 1954 que presentara diseños para el sitio en su mayoría vacío del barbican. Fue una tarea audaz y el renombrado ingeniero estructural Ove Arup fue contratado como consultor cuando los planes sorprendentemente ambiciosos de los arquitectos comenzaron a tomar forma.

Foto suministrada por The Barbican

El recorrido a pie trae a casa el fervor visionario que se esconde detrás de una de las obras de arquitectura más atrevidas de la ciudad. La mayoría de los londinenses solo conocen el Barbican Center y reconocen sus tres bloques de torres a la distancia, pero este recorrido permite experimentarlo y apreciarlo de cerca.

(Traducido por Miriam Carbajal – Email: miriamcarbajal2@gmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*