Cinema, Cultura, Europa, Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Un giro a la izquierda contra la financialización de la vivienda

Un documental sobre desahucios que otorgan mayores beneficios provenientes de la turistificación. The Collective ha producido numerosos videos y documentos sobre la gentrificación en Europa y en Latinoamérica. Los fondos de inversión internacional continúan destruyendo la cultura local con la confabulación del gobierno en la UE.

 

Graham Douglas

 

Octubre es el mes del festival de cine anual DocLisboa, en Lisboa, y una de las películas más impresionantes que se exhibirá este año es “O que vai acontecer aquí”, que en portugués significa ‘¿Qué va a pasar aquí?’

Esto es lo que dicen los letreros fuera de los edificios en obras para informar al público, y lo que a menudo sucede es que cada vez se destruye un espacio público más o una comunidad permanente para dar paso a una mayor turistificación.

Bandadas de turistas en sus Segueway scooters de 2 ruedas o en tuk-tuks en su búsqueda desesperada de más ‘autenticidad’ y ‘color local’, cuya mera presencia está destruyendo áreas multiculturales y viviendas sociales a favor de una monocultura insípida de territorio turístico.

En la película, Rita comenta que antes las personas eran explotadas en el trabajo, pero que ahora están siendo también explotadas en sus hogares, y Luis afirma que hoy día la economía no genera valor: lo que genera es desigualdad.

En un catálogo excelente llamado Housing Segueway, el cual puede descargarse aquí, se señala que desde la crisis del 2008, los titulares de hipotecas tienen más dificultades para pagar, por lo que ahora los alquileres son una inversión mucho mejor. Además, lugares en los que la presión demográfica es más alta- debido a la gentrificación y el turismo- aumentarán los alquileres, mientras que los residentes permanentes serán desahuciados.

Entoces, que las sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario (SOCIMI), basadas a menudo en paraísos fiscales, puedan moverse aprovechando su exención de pago del impuesto de sociedades por todos los países de la UE, resulta ser un escándalo más.

Los escritores del catálogo comentan que el anterior modelo económico de la economía de Europa se está transformando en un modelo de alquiler, que les recuerda al siglo XVIII, donde estos fondos extraterritoriales toman el relevo de la aristocracia. ¿Razón para abandonar la UE? Bueno, sólo mire quién quiere gobernar el nuevo Reino Unido liberado o Singapur-en-Thames.

Hablé con dos de los cineastas, quienes, dentro del espíritu de su colectivo, prefieren no dar su nombres individuales. La película se encuentra disponible gratuitamente aquí con subtítulos en inglés.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando?

Comenzamos en 2005, y durante los últimos 10 años hemos estado organizando talleres sobre gentrificación en muchos países diferentes, incluidos Portugal España, Brasil, México y Colombia. El hacer videos es una de nuestras herramientas favoritas para este trabajo. Trabajamos como un colectivo, reuniendo materiales y editándolos, que pueden descargarse gratuitamente (en español).
También trabajamos con PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) en Barcelona.

¿Qué es la Ley de Arrendamiento Urbano?

Esta es la peor parte, fue una ley obligatoria en el gobierno portugués por parte de la Troika para liberalizar el mercado inmobiliario, facilitando los desahucios y eliminando los controles del alquiler. En nuestra película nos centramos en Lisboa, pero es una ley que afecta a todo el país.

¿Cuál es su relación con otras asociaciones como Stopdespejos y Habita?

El colectivo ha tenido su sede en Lisboa desde hace más de ocho años. En este tiempo, se han creado estrechas colaboraciones con asociaciones que luchan por el derecho a la vivienda en la ciudad, tales como Habita. Hace dos años, surgió la plataforma Stop Despejos, reuniendo a individuos y grupos que se organizan para luchar por el fin de los desahucios. El colectivo Left Hand Rotation forma parte de esta plataforma, proporcionando estrategias visibles a través obras audiovisuales. Los materiales que componen el documental han sido creados a partir de una estrecha colaboración construida sobre los cimientos de los movimientos sociales implicados en la lucha por una vivienda digna en la ciudad de Lisboa.

¿Puede una persona que paga el alquiler ser desahuciada sin ninguna compensación?

Muchas personas no poseen contractos de alguiler, aunque por supuesto esto es ilegal. Siendo estudiante, por ejemplo, es muy complicado conseguir un contrato, o en el caso de que lo ofrezcan, este será muy elevado. Muy pocas personas tienen un contrato aquí en Lisboa. La Constitución garantiza el derecho a la vivienda, pero en la práctica, no estamos protegidos.
Otro problema es la gentrificación. Organizamos Gentrificatours gratuitos durante el festival, para mostrar a la gente lo que ocurre en Lisboa.
Otro de los objetivos del documental es legitimar la ocupación de propiedades vacías, como una manera de hacer frente a la financiarización de la vivienda.

¿Están recibiendo apoyo por parte de algún partido político?
No, no, ¡en absoluto! Queremos mantener nuestra independencia de los partidos políticos, ya que ellos siempre intentarán controlar un movimiento como el nuestro.

Sin embargo, la ley sobre la vivienda tiene que cambiar, y esto se traduce en la necesidad de que los políticos actúen: ¿qué están haciendo? Los partidos de izquierda tienen carteles de protesta por la situación, y parecen apoyar las manifestaciones.

Ellos no han hecho nada durante años, y además, la asamblea general se ha sometido a las demandas de la Troika, por lo tanto, queremos mantener nuestra independencia de los partidos políticos.

Es una situación complicada, porque hay partidos que nacieron en la calle, de movimientos sociales, como Bloco de Esquerda. Pero al mismo tiempo, para conservar su influencia, tienen que mantener su alianza con el Partido Socialista, que actúa en interés del estado.

No pueden luchar cada día con las personas con las que comparten el gobierno, o por el contrario, serían expulsados de la coalición a favor de un partido más de derecha. Además, el parlamento tiene menos poder ahora para luchar contra las empresas multinacionales y los propietarios.

Debemos mantener nuestra independencia para hacer el trabajo que los partidos políticos no harán.

Y el turismo sólo lo empeora.

Hemos estado trabajando en el problema de la turistificación en Lisboa, desde que este comenzó hacer cuatro o cinco años atrás.

El turismo de masas pone dinero en el bolsillo de propietarios de grandes empresas, mientras que muchos de sus empleados reciben salarios mínimos, y los habitantes locales son desahuciados para dar lugar a hoteles.

Es importante entender esto dentro de un contexto más amplio, para conocer nuestros propios objetivos y quiénes son nuestros enemigos, de lo contrario esto puede provocar mucha xenofobia.

He visto pintadas en España decir: “Bienvenidos los viajeros, al diablo los turistas”

El problema no son los viajeros que quieren saber de la cultura local y conocer a las personas, sino el turista que es ahora un producto comercial, y no una persona. Ellos son parte de una cadena: se les pide que duerman en cierto lugar, que coman en otro, y que compren ciertas cosas, sin contribuir en nada o conocer a nadie. Por supuesto, es bueno que el viajar ya no esté reservado para una élite, pero si no entiendes el panorama general, puedes terminar odiando a los turistas aquí, aunque siendo luego tú el turista en sus países.

Otra cuestión en la película es la privatización de los espacios públicos, en Martin Moniz, por ejemplo.

Esta solía ser una plaza pública, luego hubo un proyecto de recalificación que introdujo a los emergentes bares en contenedores, y asumimos que el siguiente paso será hacerlos estructuras permanentes, de manera que no haya ninguna razón para ir allí sin comprar algo.

Debido a las protestas públicas, el proyecto de convertir la plaza en un espacio comercial fue suspendido por el Ayuntamiento. El problema es que, mientras tanto, ellos han dejado el área abandonada, permitiendo su degradación como una manera de justificar un nuevo proyecto exclusivo para la plaza. Esta es una estrategia común: los ciudadanos son forzados a elegir entre la gentrificación y el abandono, ignorando las propuestas de los ciudadanos, que incluyen un jardín público.

¿Algo más que añadir?

Por supuesto, no es sólo Portugal, esto está ocurriendo en todas partes, con variantes que dependen de la política y de la cultura local. Las características comunes son la corrupción y los gobiernos que no están dispuestos a redistribuir su riqueza en beneficio de todo un país. Además, se necesita gestión, puesto que el turismo cambia. Ya está disminuyendo en Lisboa, en términos de reservas de hotel.

La legislación no está cambiando para mantenerse al día con los eventos, los alquileres y los precios han aumentado, pero el salario mínimo sólo se ha incrementado un poco. La especulación se está expandiendo. Los bairros más baratos en las afueras de Lisboa fueron construidos por inmigrantes de antiguas colonias, pero algunos de estos están siendo ahora eliminados para dar lugar a nuevas viviendas para personas que trabajan en el centro, pero que ahora no pueden permitirse alquileres allí.

(Traducción de Lidia Pintos Medina) – Fotos suministradas por Left Hand Rotation

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*