Cinema, Cultura, Globo, Latinoamérica, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

“Monos”: La guerra, la condición humana, la condición animal

El ocio es parte del día a día de la guerra, sobre todo cuando son chicos y chicas los que están ahí en la línea de fuego. Un grupo de adolescentes ante un conflicto bélico.  Santiago Zapata es el productor de esta película seleccionada como candidata a representar a Colombia en los Premios Óscar 2020.

 

Foto cortesía de Picturehouse Entertainment

Juanjo Andrés Cuervo

 

“La película ‘Monos’ es un esfuerzo internacional de corazón y alma colombianos”, explica Santiago Zapata, productor de la película.

Dirigida por Alejandro Landes, explora la relación que va creciendo entre un grupo de jóvenes compartiendo un objetivo común, y en el que tienen que ir superando obstáculos ante la batalla que se avecina.

Teniendo en cuenta el contexto de las guerrillas latinoamericanos y el clima de violencia que aún existe, se establece un claro paralelismo con la realidad del continente.

Sin embargo, Santiago Zapata asegura que “la inspiración de los grupos subversivos no fue exclusivamente colombiana”.

Productor, Santiago A. Zapata (L) y director, Alejandro Landes. (Foto de Lia Toby/Getty Images para BFI)

“Analizamos diferentes conflictos alrededor del mundo y la historia, como los de Vietnam y Siria, o la incursión de Rusia en Crimea”.

Pero dice que aunque en la película se muestre un conflicto armado, “no está enfocado expresamente en ninguno en particular”.

Al enfrentar diversas situaciones límites, los protagonistas muestran su lado humano en el cual es difícil distinguir entre el bien y el mal.

Se trata, “de plantar una dinámica de juegos de poder, de querer pertenecer y ser amado”. Sencillamente, “una alegoría de la condición humana”, admite.

Santiago Zapata, que habló para The Prisma sobre la creación de “Monos”, nació en Estados Unidos y es hijo de padres colombianos. Y aunque ha vivido en muchos países, asegura que Colombia es donde tiene las auténticas raíces.

Tras triunfar en Sundance y ganar el premio a la Mejor Película en el London Film Festival, Santiago Zapata desea que “Monos” sirva de impulso al cine de su país.

Foto cortesía de Picturehouse Entertainment

¿Cómo surge la idea de crear “Monos”?

Surgió cuando el director Alejandro Landes se encontraba visitando el Ministerio de Defensa colombiano para confirmar detalles acerca de la participación de Porfirio Ramírez en su anterior película “Porfirio”.

Allí se encontraban varios grupos de adolescentes quienes alguna vez habían sido parte de grupos guerrilleros y paramilitares en el país.

Después de hacer “Porfirio”, Alejandro terminó de idear la historia y la escribió junto con el director argentino Alexis Dos Santos.

¿Qué importancia ha tenido la conjunción de culturas para el desarrollo de la película?

Alejandro Landes nació en Brasil, su padre es ecuatoriano y su madre colombiana. Yo nací en Estados Unidos, mi padre y madre son colombianos y he vivido en muchos países durante mi vida. Pero Colombia es el único lugar donde ambos tenemos verdaderas raíces.

En el equipo de trabajo encontramos gente de diversas nacionalidades.

Foto cortesía de Picturehouse Entertainment

Tenemos una actriz principal norteamericana (Julianne Nicholson), un co-escritor argentino (Alexis Dos Santos), un productor uruguayo (Fernando Epstein), un director de fotografía holandés (Jasper Wolf) y una diseñadora de producción mexicana (Daniela Schneider), entre otros.

Además de esto, “Monos” fue posible gracias a los diversos co-productores internacionales que participan en la película, además de Colombia (Argentina, Alemania, Holanda, Uruguay, Dinamarca y Suecia).

“Monos” es un esfuerzo internacional de corazón y alma colombianos.

¿Piensa que, cómo se explica en “Monos” la vida se trata de una batalla constante por buscar el equilibro entre nuestra parte buena y la mala?

En la película mostramos esa realidad y rechazamos cualquier concepto binario o de extremos en el mundo. Paraíso e infierno, bien y mal, hombre y mujer, o blanco y negro, exploramos los matices de gris que tenemos todos.

Foto cortesía de Picturehouse Entertainment

Filmaron a 4,000 metros de altura, en medio de la selva y con drásticos cambios climáticos. ¿Ayudaron estas condiciones a la calidad de las interpretaciones?

La combinación de tener actores no-profesionales (algunos nunca habían estado frente a una cámara), los extremos escenarios y difíciles condiciones en las que grabamos generaron una especie de energía colectiva mágica.

Todos estábamos convencidos que hacíamos algo maravilloso e importante, incluso los que estábamos detrás de la cámara. Y eso se ha traducido en la pantalla.

“Monos” ha sido seleccionada como la candidata de Colombia en la categoría “Mejor Película Internacional” en los Premios Óscar 2020, y representará al país en los Premios Goya. ¿Cree que servirá para dar un impulso al cine colombiano?

Esperamos que así sea, especialmente teniendo en cuenta que la película fue escogida por la academia local para representar al país.

Somos conscientes que estamos representando a la cinematografía nacional y esperamos que nuestros logros sean compartidos y celebrados para el beneficio de todos los cineastas colombianos.

Foto cortesía de Picturehouse Entertainment

En la historia se cuenta cómo un grupo de jóvenes disfrutan de momentos de ocio, pese a estár inmersos en un conflicto. ¿Existe una analogía con esa realidad y las guerras que tienen lugar en América Latina y a nivel global, dónde los gobernantes parecen no tomarse en serio la gravedad de los problemas que suceden?

El ocio es una parte del ser humano y la guerra es una condición que los humanos padecemos al ser animales sociales y políticos. Así es cómo, aunque la gente lo pase por alto, el ocio es parte del día a día de la guerra, sobre todo cuando son chicos y chicas los que están ahí en la línea de fuego. La toma de rehenes, por ejemplo, es algo que los altos mandos negocian, pero comúnmente son los rangos más bajos quienes se encargan de la cotidianidad de estos.

Por lo tanto, es común ver dinámicas que podrían suceder en el patio de cualquier colegio: amores y desamores, tensión sexual, disgustos, diversión y todas las emociones que surgen de nosotros al ser adolescentes.

Teniendo en cuenta que la película es colombiana, ¿se ha inspirado en las guerrillas nacionales para realizar esta película?

La inspiración de los grupos subversivos no fue exclusivamente colombiana. Estudiamos referentes de diferentes conflictos irregulares alrededor del mundo y la historia.

Foto cortesía de Picturehouse Entertainment

El movimiento rebelde Rastafari, por ejemplo, la incursión de rusa en Crimea o el conflicto en Siria y Vietnam.

Según un informe de Indepaz, entre 2016 y mayo de 2019, se cometieron 837 homicidios a líderes sociales en Colombia. ¿Cree que su película puede ayudar a que países extranjeros entiendan la situación de violencia que se vive en Latinoamérica?

“Monos” no busca dejar enseñanzas o moralejas, más bien busca cuestionar. Mostramos la guerra, si, pero no la guerra colombiana ni la de ningún lugar específico. No nos pasamos cuatro años haciendo una película acerca de obviedades, como lo son la importancia del entendimiento de la violencia en Latinoamérica o que los niños no deberían estar en la guerra.

Lo hicimos más bien para plantar una dinámica de juegos de poder, de querer pertenecer y ser amado. Una alegoría de la condición humana. No contar algo ajeno sin algo con lo que en realidad todos nos podamos sentir identificados de una manera u otra.

(Fotos suministradas por Sofia Serbin Celluloid Circus Limited)

 

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*