En Foco, Opinión, Reseña libros

Releyendo “Dubliners” de Joyce

Esta excelente colección de once ensayos sobre los dublineses de James Joyce cumple la tan necesaria tarea de salvar a los relatos breves de los clichés que han ensombrecido sus interpretaciones.

 

Foto: Pixabay

Sean Sheehan

 

Ellos desafían las interpretaciones convencionales que los etiquetan como anatomías de las parálisis moral, psicológica y política de Dublín en los años previos al levantamiento de Dublín en 1916.
El comentario más citado de Joyce a este respecto proviene de una carta que escribió, indicando su intención de revelar ‘el alma de aquella hemiplejia o parálisis que muchos consideran ciudad’.

La historia de apertura, ‘The Sisters’, presenta a un viejo sacerdote que sufre un infarto, con la palabra parálisis en la primera página, y temas de estancamiento y debilidad trazados asiduamente a lo largo de las páginas de todas las otras historias. El contexto histórico- el trauma de la Hambruna-, proporciona un marco patológico sombrío: mutismo e incomprensión ante la catástrofe da lugar a lo que Andrew Gibson denomina en “The strong spirit: history, politics and aesthetics in the writings of James Joyce 1898-1915”. ‘un episodio de psicosis histórica’, con las historias que exponen ‘los continuos temblores sísmicos de la Hambruna’.

Los dos editores de Rethinkin Joyce’s Dubliners no niegan nada de esto, sino que actúan en contra de las iteraciones arraigadas que han producido su propia parálisis.
Existe una estasis literaria que amenaza con atenuar la experiencia de los lectores acorralándolos dentro de un conjunto de expectativas fijas y juicios preestablecidos.

‘The Dead’, el más perfecto de los relatos breves, pone fin a Dubliners y concluye con Gabriel- cuyo ego es minado durante la cena de Navidad y destruido finalmente por la revelación de sus esposa-, mirando por la ventana de la habitación de su hotel y observando la nieve caer sobre Irlanda.

Él es detenido por los acontecimientos, pero no reducido a parálisis, ‘llenan sus ojos lágrimas generosas’, y se deja sin finalizar cómo él cambiaría como resultado de lo sucedido.

Los editores quieren dar libertad a la variedad de respuestas imaginativas de los lectores sobre las historias, animándolos con posibilidades en lugar de presentar una serie de vidas inmóviles.

Ellos lo hacen con lecturas nuevas que enfatizan la dinámica afirmativa y los nuevos comienzos, reflejando la propia receptividad de Joyce a las corrientes políticas que condujeron al Levantamiento de Pascua. Joyce había abandonado Irlanda en 1904, pero tal como demuestra Andrew Gibson, siguió activamente lo que sucedía desde Trieste, su lugar de exilio.

Joyce también escribió oponiéndose a los intentos de su editor de interferir con la disposición de los relatos, los cuales: ‘lucho por retenerlos porque creo que componiendo el capítulo de historia moral tal como lo he hecho, he dado mi primer paso hacia la liberación espiritual de mi país’.

El precio de este libro es elevado, pero vale la pena obtener una copia en la librería antes de leer o releer Dubliners.
“Rethinking Joyce’s Dubliners”, editado por Claire A. Culleton y Ellen Scheible, es una publicación de Palgrave Mcmillan.

(Traducción de Lidia Pintos Medina)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*