Cinema, Cultura, Globo, Los nuestros, Multicultura, Reino Unido

Enrico Masi y como hacer documentales políticamente coherentes

A su película “Shelter”, sobre un inmigrante musulmán transgénero, le está yendo bien en lod festivales de cine, pero ¿cómo llegar a un público más amplio? Masi es muy consciente de los problemas políticos y éticos al hacer documentales honestos. La música es esencial para sus películas y habla sobre el poder de la radio, el medio ciego.

 

Graham Douglas

Nuestra conversación relajada con The Prisma continúa mientras bromea sobre los contrastes culturales entre norte y sur de Europa, y luego pasa a temas relacionados con la realización de películas con conciencia social. ¿Cómo llegar a un público más allá de los festivales de cine, sin verse comprometido por la necesidad de recaudar fondos y cumplir con los estándares de la industria comercial?

Y el personaje principal es una persona vulnerable, entre mundos. Pepsi es un nombre que eligió para sí misma, no solo para la película, y Masi dice: “Para fines dramatúrgicos es perfecto que no esté usando su nombre real. Nos ocupamos de ocultar su verdadera identidad, tenemos su identidad de refugiado. Y Pepsi como apodo es una marca global. Creo que esto está conectado con el destino”.

Masi se refiere a la historia de Juana de Arco en relación con Pepsi, y aunque Juana era antimusulmana, claramente Pepsi también simboliza a una mujer, o en este caso una transgénero, guerrera. Y uno de los cargos en el juicio de Joan fue travestismo.

La preparación de Masi en antropología visual también crea un conflicto entre la objetividad y la narración empática. Y describe los orígenes del colectivo cinematográfico Caucaso que cofundó, y la importancia de la música en su trabajo.

Una pregunta cínica: ¿está seguro de que no lo está usando para este nuevo viaje?

No, en absoluto. Bueno, tal vez estoy siendo ingenuo, pero está bien. Ella está haciendo todo lo posible para tener éxito, y con 500 euros al mes en Francia es difícil. Pero la misión de Pepsi va más allá de eso, quiere ver a su familia, hacer un viaje alrededor del mundo, ¡incluso dijo que a la Luna! – va más allá del papel del refugiado, a algo representativo del destino humano universal, incluso como la supervivencia.

Este viaje es una reproducción de una relación que es imposible para ella debido a problemas de género o problemas de refugiados, o debido a su condición militar.

Porque si vives una vida militar durante 20 años, siempre estará en ti, estás formado por ella. Pero esto va más allá de estas cosas, así que, incluso si ella me está usando, está bien.

Ella se sintió más libre en Libia. ¿Le gusta Europa?

Ella quiere ser rica, vivir una vida occidental. A la gente de Filipinas le gusta servir, ayudar, tal vez tenga que ver con ser colonizado por tres países. Le gustaba Italia porque es muy limpia.

Excepto cuando no recogen la basura…

Sí, pero tal vez estamos sucios por fuera, pero por dentro estamos muy limpios, eso es lo opuesto al norte, muy limpio por fuera y muy sucio por dentro.

Jejeje!

Es cierto, para nosotros el baño en Francia o el Reino Unido, es la marca de una sociedad incivilizada. Vemos el baño, como el lugar donde te encuentras, es un templo, y esto es de la cultura bizantina, la cultura del Medio Oriente, es una gran diferencia al interior de Europa.
En Bosnia es increíble, la majestuosidad de la casa, y no solo para los ricos, sino que afuera hay caos, guerra.

Pepsi quiere ser parte del mundo occidental, pero al mismo tiempo hay una especie de alienación, tal vez causada por traumas durante la experiencia Moro. Ella necesita ayuda para ingresar a la sociedad, y tal vez es un poco disléxica.

Ella es mejor que la mayoría de nosotros en la supervivencia, pero vivimos en una sociedad burocrática, tal vez desde la época romana y griega. Y hay otras sociedades que están más apegadas a las cosas simples, que al final no son tan simples, que ahora estamos redescubriendo para el futuro.

¿Cómo qué?

Descrecimiento, por ejemplo. En Occidente estamos comenzando a enfrentar la decadencia que creamos, por lo que primero necesitamos reducir el crecimiento.

La sostenibilidad es primitiva, algo que Pepsi nos muestra desde la forma militar de supervivencia.

Estoy interesado en el flujo de personas del sur al norte de Libia – Italia – Francia / Alemania, en relación con un nuevo proyecto que está más conectado con la economía verde. Vengo de una formación artística más libre, pero tuve una gran lección de Carlo Ginzburg, este profesor de microhistoria que tiene 80 años, y me presentó a Shelter en otro festival. Y dijo que la antropología no se trata de empatía, es anticuaria, es filología.

Pero, ¿cómo puedes ser tan moderado hacia otra persona? Si eres empático con otra persona, que se convierte en un sujeto, luego un estudio de caso, luego una obra de teatro y luego una película, es una relación muy complicada, y tal vez por eso deberíamos tratar de ser filólogos. Ser muy escuetos, como el enfoque marxista del estudio de la historia, entendemos el contexto, entonces podemos entrar en el tema.

A veces te dejas llevar por la empatía: la empatía con Pepsi fue muy fuerte, y creo que también para ella. Creo que Shelter de alguna manera sigue abierto, no inacabado sino conectado a la vida de varias personas, y estoy orgulloso de eso.

¿Se ve Pepsi trabajando en la industria del cine?

Diría que sí. Me siento un poco posesivo con las personas que he descubierto, pero al mismo tiempo estaría muy feliz. Está muy conectado con la explotación del cuerpo.

Alguien en la sesión de preguntas dijo: “Ella te dio una película, ¿qué has hecho por ella?”

La hemos ayudado de diversas maneras, también con documentos. Somos amigos de una manera muy profunda, tal vez estoy equivocado, pero así es como lo siento. Cuando tenemos un momento difícil, compartimos mensajes.

Usted fundó Caucaso en 2004

Tenía solo 21 años, y salió del período en Bolonia entre la escuela secundaria y la universidad. Las batallas en Génova en 2001 fueron un momento muy poderoso para nosotros, como nuestro 1968, así que con este movimiento de música, cine y política nos reunimos y emprendimos un viaje salvaje por el Cáucaso. Recuerdo el momento en que atravesábamos una  montaña en la frontera entre Georgia y Osetia, y decidimos llamarnos Caucaso. Desde entonces se ha desarrollado mucho, es una filial del Alma Mater Studiorum de la Universidad de Bolonia, El ayuntamiento y el Ministerio de Economía nos están apoyando, y hacemos muchas visitas de intercambio y educación, mucho trabajo con grandes instituciones y comisiones científicas.

Es un sueño que cumplimos con mucho trabajo. Los documentales son lo principal, pero también es una especie de boutique de lujo para nuestras películas, porque podemos hacer el tipo de cintas que queremos mostrar, sin tener que ser comerciales, por lo que nuestros proyectos siempre están conectados a problemas sociales.

¿Qué papel juega la música en el documental?

La música fue compuesta por un importante músico de jazz siciliano. Trabajamos con él durante semanas en la mezcla final de la música en la película, y creo que puedes cerrar los ojos y apreciar el poder del sonido en la película.

Empecé en la música cuando tenía cinco años, con un maestro ciego, y el editor de sonido de la película también es ciego. Hicimos la banda sonora con él para la película anterior en Brasil, y este era otro sueño que tuve cuando era niño, el de hacer una película con un hombre extraordinario, Teresio Testa.

También colaboramos con su hijo Giacomo. Sus lecciones cambiaron por completo mi educación; él y un profesor de clarinete. Me dieron una educación, y desde entonces pasé mucho tiempo en la escena musical clandestina.

La música no nos daba para vivir, así que la incorporamos a la realización de películas, pero siempre mantuvo su papel para sonido y partitura. Quiero poner el arte a disposición de todos, no solo de la élite. La radio es probablemente el sistema de transmisión más público que tenemos, y en Europa hay muchas estaciones interesantes que aún funcionan desde los años 70.

La radio permite que tu imaginación trabaje más.

Sí, el cine trata sobre la epistemología del medio, diferentes niveles. Creo que el canto, y también el dibujo, son los medios de expresión más elevados. Fellini dibuja, es un ilustrador. El movimiento de una mano para hacer un dibujo frágil, como lo hizo Leonardo, esa es la forma máxima de arte, y también lo es usar la voz. El cine está muy atrapado en una jerarquía, explota a las personas a través de imágenes. Pero cuando tienes fondos, el cine puede permitirte llegar a una audiencia muy grande. El cine está conectado a muchas cosas.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín)Fotos de Enrico Masi, suministradas por Masi a The Prisma)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*