Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

La mancomunidad secreta de Pullman

Nietzsche narra la historia de un loco que enciende una linterna a plena luz del día y corre al mercado a gritar: “Estoy buscando a Dios”.

 

Sean Sheehan

 

Los no creyentes se burlan cuando les dice: “Lo hemos matado. Usted y yo. Somos todos sus asesinos… ¿Qué estábamos haciendo cuando desencadenamos esta tierra del sol? ¿A dónde se mueve ahora?” El loco lanza su linterna al suelo. Se da cuenta de que ha llegado demasiado pronto. Las personas no han encontrado la manera de vivir sin Dios.

La primera trilogía de Pullman, “His dark materials” (La materia oscura), narra la heroica historia de cómo Dios es asesinado. Pero la organización teocrática, El Magisterium, no se destruye. The book of dust” (El libro de la oscuridad) es la continuación de la trilogía y su segundo volumen,

“The secret Commonwealth” (La mancomunidad secreta) se establece tras los acontecimientos de “His dark materials”.

La heroína de todos los libros, Lyra Belacqua, es ahora una joven y El Magisterium le teme. No acepta la muerte de Dios y trata de recuperar el poder mediante el control de los jardines de rosas en Asia central. Las rosas son un elemento clave para resolver el misterio de la oscuridad.

El Polvo es el nombre atribuido a las partículas elementales que están atraídas a la conciencia debido a que estas también son autoconscientes. El Magisterium opresor quiere eliminar el Polvo, asociándolo con el pecado original. El Polvo está asociado con el extraño vínculo que une a una persona con su demonio. Metafóricamente, es la solidaridad humana y la empatía.

En The secret Commonwealth” el demonio de Lyra la ha abandonado y la historia narra cómo ella lucha para encontrarlo.

Le lleva a Anatolia, donde tienen lugar siniestros acontecimientos alrededor de la fuente de las rosas que las compañías farmacéuticas y el Magisterium, al mismo tiempo, están tratando de controlar.

Lyra tiene que volver a conectar con la commonwealth secreta, olvidando que es parte de lo que ella en su momento comprendió de manera intuitiva. Ahora que ha dejado de ser una adolescente, ha caído presa del cebo de un racionalismo que, a su manera, es tan cercano a la realidad existencial como la religión. El precio de la felicidad terrenal y la justicia para un paraíso en el cielo requiere un alto coste: ilusión, falsas esperanzas y culpabilidad.

Un racionalismo tan concreto es también estrecho de miras: cierra parcialmente las puertas de la percepción mediante un escepticismo que se reduce la experiencia a lo empírico.

La commonwealth secreta es “un mundo de cosas ocultas y relaciones ocultas”. Es la razón por la que nada existe solo por sí mismo”. Alguien le explica a Lyra que la mejor forma de verlo es mirándolo de forma transversal, “más allá de los límites de tu mente”. Requiere imaginación, que es lo que el demonio de Lyra, Pantalaimon, le dejó cuando se dio cuenta de que ella ha perdido este aspecto vital de la experiencia.

Pullman está haciendo lo que Walter Benjamin luchó por conseguir: “preparar una estrategia que alcance dos objetivos paralelos: uno político y otro místico”.

“The secret Commonwealth” es tanto político, por las luchas de poder, el fundamentalismo o la violencia masculina que aparecen en la historia, como místico, en su retrato de lo que no puede ser reducido al racionalismo.

“The secret Commonwealth”, de Philip Pullman, publicado por Penguin Random House.

(Traducido por Iris María Blanco Gabás – Email: irisbg7@gmail.com) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*