Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Griego antiguo: idioma ingenioso

“The ingenious language: nine epic reasons to love Greek” (El idioma ingenioso: nueve razones épicas para amar el idioma griego) es un libro hábil, atractivo y educacional.

 

Sean Sheehan

 

Consiste en menos de 200 páginas y el estilo general es ingenioso y está salpicado agradablemente con un tono chistoso. Esto ayuda a hacer la lectura fácil a pesar de su tema erudito: un idioma muerto que es entendido por una pequeña minoría de la población de un país (y esto incluye griego moderno).

La primera de las nueve razones es la forma aorista de los verbos. Esta es la categoría gramatical llamada aspecto.

Es el aspecto más intrigante intelectualmente del idioma antiguo griego, principalmente porque no hay equivalente exacto en inglés o un número de otras lenguas modernas.

El aspecto no es una oración. Desafía la suposición común que la gramática está basada alrededor de distinciones temporales: pasado→presente→futuro. El aspecto se refiere, sin embargo, a la cualidad de la acción y hace referencia a un proceso que no está anclado a ninguna medida basada en el tiempo. Las oraciones aluden al tiempo de una acción, pero el aspecto indica algo intrínsecamente irrepetible y, en un sentido, sin consecuencias. Puede corresponder solamente al pasado simple del modo indicativo.

“Hay algo espectacular y

angustioso acerca de la forma aorista: la certeza de haber perdido algo para siempre y un arrepentimiento borroso

por ese modo de ser.”

La lengua griega antigua, que nos ha dado a Homero, Esquilo, Sófocles y Eurípides, es ahora un idioma silenciado.

No podemos saber con certeza cómo sonaba, no podemos oírlo como era hablado algunos miles de años atrás. Pero hay claves para lingüistas y etiquetarlo como silencioso es un poco retórico de parte de la autora.

El tercer género, el neutral, ha desaparecido de todas las lenguas romances derivadas del latín. No del griego: es utilizado para algunos conceptos abstractos y partes del cuerpo y esto tiene algún sentido. Los árboles son femeninos, y esto está bien también, pero las frutas son neutras.

Los diminutivos de palabras masculinas y femeninas son neutros; un varón es masculino, pero un niño pequeño es neutro. La palabra griega “praxis”, la práctica de hacer, es femenina pero el resultado de esa práctica –‘algo realizado’- es neutro.

El griego antiguo es un idioma profundamente influenciado y, contrario al inglés, el orden de las palabras en una oración escasamente importa. Los cinco casos griegos son explicados y los lectores sin conocimiento del idioma comprenderán su importancia.

El aprendizaje formal del antiguo griego, al menos en el Reino Unido, está largamente confinado a escuelas privadas y escuelas de gramática del tipo exclusivamente elegante.

No sorprendentemente, entonces, muchos clasicistas son reaccionarios políticos, pero excepciones honorables, como John Gould y Edith Hall, cuentan como las voces más significativas en su campo.

Aprender a leer griego antiguo está ahora abierto para todos a través de The Open University, y una búsqueda online arrojará otras varias opciones. Como un temprano estímulo para cualquiera interesado en idiomas o Grecia antigua “The ingenious language: nine epic reasons to love Greek”  es la manera para realizarlo.

“The ingenious language: nine epic reasons to love Greek” de Andrea Marcolongo es publicado por Europa Editions.

 (Traducido por Florencia Alvarez) – Fotos: Pixabay

 

 

 

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*