Globo, Mundo, Reino Unido

Democracia: cuando la oposición son los medios

Ha estado sucediendo en varias naciones. Pero Ecuador es un buen ejemplo de cómo la ley puede destruir la libertad. En este país latinoamericano, varios políticos progresistas han enfrentado numerosas acusaciones falsas y, en consecuencia, se han visto obligados a huir del país para evitar la detención preventiva, por lo que ahora viven en el exilio. Pero la gente se está cansando de esta “farsa” y las cosas pueden cambiar.

 

Nathan Raia

 

Se abrió otro caso judicial contra el ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa. La élite, con la ayuda de los medios corporativos, está tratando de ponerlo tras las rejas. Además, el ejecutivo ha creado un consejo para controlar el poder judicial, demostrando que no hay un proceso imparcial para las víctimas de la ley.

Guillaume Long, ex ministro de Relaciones Exteriores en Ecuador yuna de las personas más cercanas a Correa habló exclusivamente con The Prisma, describiendo la guerra judicial contra Correa y Ricardo Patiño, miembro de su movimiento político, Alianza PAIS (Patiño ahora vive en México a causa del lawfare: se enfrenta a una orden de detención preventiva en su contra).

En nuestra edición anterior, Long habló sobre Lawfare (guerra judicial), o cómo perseguir la democracia. Ahora habla sobre el impacto que esta persecución política tiene en sus vidas. “Es tan torpe y se basa en premisas tan falsas que eventualmente tendrá un efecto boomerang”, dijo, con la visión optimista de que el período actual de control de la derecha será un ciclo corto.

Guillaume Long. Foto de Carolina Garetol and Alex Molina

Usted vio  de cerca la guerra judicial contra Rafael Correa. ¿Hay alguna base para las acusaciones contra él?

Se han iniciado 25 procesos judiciales diferentes contra él. Entonces, cada vez que un proceso judicial conduce a un callejón sin salida, y todos lo hacen porque todos son falsos, prueban uno nuevo. Están buscando impedir que se postule como candidato. Cada vez que han abierto un nuevo caso, buscando condenarlo, fallan porque no hay evidencia. No es verdad. Se basa en testimonios falsos.

En el último, todo el asiento de su acusación se basó en este pequeño cuaderno escrito por su antiguo asesor. El cuaderno fue escrito como si estuviera escrito en 2013, hace 6 años, diciendo: “Hoy recibí tantos miles de dólares que son para la campaña. Hoy el presidente me dijo que lo gastara aquí, hoy recibí esto”.

Intentaban argumentar que hemos estado recibiendo (y que el presidente tenía conocimiento de esto) dinero de campaña que no fue declarado. Se comprobó, científicamente, que el cuaderno se imprimió en 2018. ¿Qué dijo el testigo? Dijeron: “sí, lo escribí en 2018, pero fue de memoria”.

Cambiaron su historia. El cuaderno dice “hoy recibí esto”, hasta el centavo. Entonces esa persona tiene muy buena memoria, número uno. Y número dos, no dices hoy si estás escribiendo cinco años después.

Abrir tantos casos judiciales demuestra que no hay un debido proceso imparcial o un sistema de justicia, porque el poder ejecutivo logró, a través de un referéndum, tomar el control del poder judicial en 2018.

¿De qué se trataba el referéndum?

Crearon un consejo ad hoc nombrado por el presidente, [Lenin Moreno], para hacer una revisión de una serie de temas, incluido el poder judicial. En ese momento hubo muchas acusaciones de corrupción, y argumentaron que era necesario abordarla, para que la gente votara sí. No se ha hecho nada de eso. Se evalúa el sistema tradicional de cambiar el juez, cambiar el equilibrio de poder en el poder judicial para poder perseguir a los opositores políticos.
Hoy perdería el referéndum que celebró el gobierno poco después de ser elegido. Este referéndum les permitió “purgar” y perseguirnos. Este es un caso clásico de derecho, toda una ingeniería institucional que persigue judicialmente a los opositores políticos. Es la clásica definición de libro de texto de la judicialización de la política.

¿Cómo puede explicar que, incluso si todo es falso, algunas personas no tiengan una buena opinión sobre Correa? ¿Es por el lawfare o por la realidad?
En la política democrática siempre hay personas a favor y personas en contra, eso es una parte esencial de la democracia. A algunas personas no les gustaba, algunas personas no entendían lo que estábamos haciendo, y algunas personas estaban ferozmente en contra de él porque afecta sus intereses.

América Latina, históricamente, ha sido el continente más desigual del mundo. En promedio, América Latina es la clase media del mundo, si calculamos el promedio del PIB (Producto Interno Bruto), el PIB per cápita, América Latina no es tan rica como Europa Occidental o los Estados Unidos. Pero es mucho más rico que la mayoría del África subsahariana. Pero el PIB per cápita esconde un gran problema estructural en América Latina, que es la desigualdad.

Una cosa que estos gobiernos [de izquierda] (elegidos en los años 2009 y 2010) tienen en común  que redistribuyen la riqueza, asignan recursos para ayudar a los pobres y reducen la desigualdad, radicalmente en el caso de Ecuador. Fuimos uno de los campeones mundiales de la reducción de la desigualdad.

En el Sur global, hay muchas trabajadoras domésticas y muchas familias de clase media o alta que necesitan trabajadoras domésticas. En Ecuador, por ejemplo, a algunos de ellas no se les pagaba ningún salario, solo se les daba de comer y se les daba una habitación. Ninguna tenía salario mínimo. Nuestro gobierno les dio un salario mínimo, seguridad social, vacaciones pagadas, 40 horas a la semana, Servicio Nacional de Salud gratuito. Muchas personas que eran pobres, repentinamente se convirtieron en dueñas de propiedades, sus hijos fueron a la escuela con uniforme, libros y desayuno gratuitos. Eso creó resistencia de élite.

¿Quiénes son los enemigos? ¿Por qué se han convertido en enemigos?

Cuando el sistema bancario financiero está regulado y evita que las personas evadan impuestos o pongan todo su dinero en paraísos fiscales extraterritoriales, se crean muchos enemigos.

Cuando se toman medidas enérgicas contra la mafia que está involucrada en el contrabando, se crean muchos ganadores y perdedores. Algunos de los perdedores también fueron personas propietarias de medios corporativos.

Cuando regulamos el sistema financiero, para que el capital especulativo no saliera del país, estábamos regulando a los accionistas de los medios en Ecuador.

Tiene otros tipos de medios, pero en general, la mayor parte de los medios corporativos fue nuestra oposición.

De hecho, nuestra mayor oposición fueron los medios, no fue el partido de la oposición porque eran muy débiles. Ganamos 13 elecciones en 10 años, la oposición no estaba bien, pero la verdadera oposición fueron los medios. ¿Por qué? Porque eran los grandes capitalistas corporativos del Ecuador.

¿Eso significa que la derecha está consolidando su posición?
Creo que este ciclo de derecha que estamos viviendo en América Latina en este momento será corto. Será un ciclo corto de derecha si es un ciclo democrático. Tienen mucha oposición porque no tiene un gran partido o una mayoría parlamentaria. No tienen índices de aprobación muy altos. Algunos de ellos vinieron porque los partidos de izquierda han estado en el poder durante demasiado tiempo, por lo que la gente quería un cambio y eso está bien. Eso es legítimo, pero nunca tuvieron una gran hegemonía.

Sin embargo, si el ciclo es autoritario, puede ser un ciclo mucho más largo. Y por autoritario, no me refiero a la dictadura de los años 60 y 70, eso ya no va a suceder. Es el lawfare.
El nuevo autoritarismo en América Latina, es la guerra judicial, las diferentes formas de penetrar en el poder judicial y asegurarse de que sus oponentes no puedan competir.

¿Cree que va a ser un ciclo largo?

Creo que dependerá de la reacción de la gente. Por ejemplo, en Argentina será un ciclo corto, lo veremos el próximo mes. Probaron el lawfare, pero no lograron encerrarlos. La izquierda está compitiendo en las elecciones y va a ganar.

Entonces ese es un ciclo corto, ¿por qué? Porque, a pesar de algunos serios problemas democráticos en Argentina durante el gobierno [Mauricio] Macri, al final del día fue elegido y será elegido. Ese es un buen resultado.

En Brasil la situación es diferente. Lula no pudo competir, y él habría ganado. Ahora tendremos que ver cuánto durará esta situación. Puede tener tensiones autoritarias, pero aún tener resultados democráticos. Puede que no funcione, puede que la Corte Suprema de Brasil de repente piense que esto es insostenible y que algún juez cambiará toda la situación. Podría haber una gran manifestación en las calles de Brasil, la gente podría darse cuenta de que este gobierno loco está incendiando el Amazonas y podría haber reacciones populares o la pérdida de apoyo internacional.

¿Hay alguna esperanza para un cambio?

Si las condiciones cambian, tienen que ceder a la voluntad del pueblo, que es esencialmente la definición de democracia.

Las cosas pueden cambiar. Soy mucho más optimista que hace unos meses, creo que el ciclo de la derecha tiene muchas más posibilidades de ser corto que largo, creo que la gente puede ser engañada por un tiempo, pero a largo plazo, habrá reacciones contra la ley y contra el autoritarismo.

Argentina y México son la segunda y la tercera economías más grandes de América Latina después de Brasil, y habrá cierta presión internacional por la democratización y contra la guerra judicial. Hay un equilibrio de poder y Estados Unidos ha sido crucial para apoyar el lawfare, pero hay un equilibrio de poder que podría cambiar y conducir a resultados democráticos.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Fotos: Pixabay

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*