Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Un amor tan hermoso

Roy Orbison, en canciones inigualables como “Un amor tan hermoso”, evoca la conmoción de una sociedad recordada, pero toma las cartas entre dos jóvenes alemanes, escritas entre finales de 1944 y principios de 1945, para fundamentar la ternura penetrante en una relación demasiado real.

 

Sean Sheehan

 

Cuando los nazis llegaron al poder en 1933, Helmuth y Freya eran estudiantes de derecho recién casados ​​en Berlín. Su resistencia a Hitler se volvió activa en 1940 cuando comenzaron a reunirse en secreto con conocidos de ideas afines. Discutieron los programas políticos y económicos para una Alemania europea que podría surgir cuando el nazismo fuera derrotado.

Cuando Helmuth fue arrestado cuatro años después, Freya tenía treinta y tres años y era madre de sus dos hijos pequeños.

Helmuth tenía treinta y siete años y fue  atrapado por la Gestapo después de haber advertido a un colega que la policía secreta sabía de reuniones en las que participaban personas críticas con el régimen.

Fue enviado al campo de concentración de Ravensbrück y podría haber esperado su eventual liberación, pero meses más tarde hubo un atentado contra la vida de Hitler.

La Gestapo intensificó la búsqueda de personas que consideraba disidentes (esto es parte de los antecedentes de la final de Berlín de Heinz Rein) y uno de los involucrados en el complot de la bomba contra Hitler era un amigo cercano de Helmuth. Los conspiradores de la bomba fueron ejecutados y Helmuth fue trasladado a la prisión de Tegel en Berlín para esperar el juicio.

En esta etapa, el derrotismo solo era un crimen que podía resultar en una sentencia de muerte.

El intercambio de cartas entre Freya y Helmuth comienza en septiembre de 1944, después de su llegada a la prisión de Tegel.

Se escriben casi a diario, ofreciéndose apoyo mutuo junto con una notable franqueza en cuanto al resultado probable para Helmuth: “Manténte firme y decidido, incluso cuando ya no esté aquí”, escribe el 6 de octubre.

Ambos se dan cuenta de que es probable que Helmuth sea ejecutado, pero, como explica a fines de octubre, una vez que “finalmente estás totalmente listo y preparado para morir, no puedes hacer de ello un estado permanente… La carne no juega un papel en todo ello. Así que vuelves a la vida, quizás solo un poco”.

Para noviembre, con el juicio inminente, aumentan las ansiedades y se aferran a un hilo de esperanza de que pueda defenderse con éxito. La fe religiosa ofrece consuelo frente a la sombría realidad de que las ejecuciones pueden tener lugar en cuestión de días, incluso horas, de la sentencia.

Cuando se anuncia la fecha del juicio, Helmuth tiene dificultades para arreglar una última despedida. A principios de enero, se ven por última vez.

Estas cartas son un testimonio trágico de un amor duradero y honesto entre dos personas.

Levantaron la cabeza por encima del muro cuando muchos otros adolecían de coraje. Cuando Freya murió en 2010, la carta final de Helmuth estaba en su mesita de noche.

“Last letters: the prison correspondence 1944-1945”,  por Helmuth James Von Moltke y Freya Von Moltke, es publicado por New York Review Books.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*