En Foco, Multicultura, Opinión, Perfiles

Adolfo y Gelsomina: de Venezuela a Londres

Una pareja de venezolanos cuenta su experiencia de vida en el país británico, su trato con la comunidad inglesa y latina, además de los cambios que han visto desde que el Brexit se votó en 2016.

 

Nicolás Romero

 

La pareja, de origen caraqueño, emprendió una aventura hace cinco años, al ver muchas oportunidades en el Reino Unido y testimonios de residentes, tomaron el riesgo de atravesar el océano Atlántico con destino a Londres.

La falta de comunicación y las dificultades en la búsqueda laboral llevaron a la pareja Pérez a vivir momentos de angustia.

Pese a ello, dicen que desde el principio de su estadía en el país británico nunca hubo algún tipo de racismo o rechazo por parte de los nativos.  Al contrario, se han sentido muy apoyados y atendidos por la comunidad británica.

La pareja recuerda un momento especial al mudarse a su primer apartamento: “Llegamos a este pequeño apartamento vacío, sin amueblar ni utensilios para la cocina, decidimos ir a una conocida tienda de muebles para comprar lo necesario para nuestro nuevo hogar y una pareja de pastores cristianos, pastoral decidió acompañarnos a hacer las compras. Cuando llegó la hora de pagar los productos, la pareja de pastores decidió pagar todo lo que habíamos recolectado en la tienda, además de transportarnos desde la tienda hasta nuestro apartamento”.

Adolfo comparara las dos culturas explicando que “a nosotros, los latinos, nos gustan las afecciones físicas y emocionales, le estamos preguntando continuamente a nuestro círculo de amigos su estado de ánimo y compartimos muchos eventos juntos. Cuando llegamos a Londres no era lo mismo, sin embargo, los británicos que conocimos nos han apoyado con acciones”.

La pareja venezolana manifiesta que es lamentable que algunos latinos en el país británico no se ayudan entre ellos y hay un sentimiento ventajista sobre los que acaban de llegar al país, la pareja se siente más apoyada por los ciudadanos ingleses que por la comunidad latina.

Después de vivir tres años pagando arriendo a unos venezolanos a los que conocían desde hacía algún tiempo, estos les pidieron desalojar la propiedad sin motivo aparente: “Siempre fuimos muy puntuales con nuestro arriendo y no hubo ninguna queja de parte de vecinos, pero de un día a otro recibimos un mensaje del dueño diciendo indirectamente que necesitaba el apartamento, sin explicación alguna”.

La razón aun la desconocen, solo recuerdan que Gelsomina añade: “Cuando los dueños pasaban a recoger artículos al depósito que quedaba junto a nuestro apartamento, nunca hubo un saludo ni atención de parte de ellos. Aunque nos conocíamos desde hace tiempo y éramos del mismo país, la relación era muy distante”.

Por otro lado, la pareja confiesa que no ven una estadía a largo plazo en el país. Piensan marcharse, sobre todo irse por cuestiones de crianza de sus hijos, pues han sabido que los jóvenes –según lo han visto con aquellos con los que han podido interactuar- dicen que su estilo de vida es muy solitario.

Otro motivo para irse es la nostalgia que sienten por su país después de cinco años se manifiesta en ellos.

Aunque no están muy seguros sobre su futuro, hay tranquilidad y tiempo para pensar su próxima decisión. Gelsomina tiene un pasaporte europeo y cuando su pareja llegó al país en 2015 aplicó a la residencia, la cual obtuvo un año después.

Por lo tanto el Brexit, que se hizo efectivo el pasado primero de febrero, no les afectará gracias a que Adolfo y Gelsomina son residentes y están trabajando en diferentes empresas.

Sin embargo, la pareja que ha vivido el antes y el después del proceso del Brexit, expresa que hubo un cambio notable en la sociedad.

“Mientras el Brexit se desarrollaba –afirman- se sentía un ambiente de rechazo al extranjero. Conocemos a personas que han tenido experiencias con comentarios racistas y de discriminación, casos que se están volviendo más comunes desde que el Brexit apareció en la comunidad. No obstante, nosotros nunca experimentamos un ambiente incómodo”.

Adolfo y Gelsomina tuvieron su primer hijo el año pasado y están a la espera de su segundo hijo. Aunque no ven un futuro en el Reino Unido, esperan que nazca acá.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*