Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

¿Qué le cuenta un mapa?

Heródoto cuenta un relato en “Historias” (5.49-54) sobre Aristágoras, líder de una rebelión contra el poderoso Imperio Persa, cuando este visita Esparta para solicitar apoyo militar. Su argumento de venta se complementa con una ayuda visual, un mapa del mundo grabado en una placa de bronce.

 

Sean Sheehan

 

Aristágoras utiliza el mapa para exponer su irrebatible argumento acerca de las recompensas materiales para derrocar el Imperio Persa: “el oro primero, la plata y el bronce también, prendas ricamente bordadas, bestias de carga y esclavos”.

Los territorios están indicados en el mapa cerca uno del otro, como si el viaje de una región a otra fuera sencillo.

El rey espartano pregunta cuánto tiempo llevará el viaje, y cuando le dijeron que 3 meses, Aristágoras fue despedido y enviado a embalar.

La imagen, que estaba ideada para obligarle a enviar un ejército, no estaba dibujada a escala, pero el espartano tuvo el “Nous” de pedir información vital que no estaba representada en el mapa.

Hay diferentes maneras de representar el espacio geográfico y Heródoto continuó describiendo el viaje de tres meses en palabras.

Su relato no visual lo desglosa en etapas itinerantes, concentrándose en la medición de distancias y algunos de los desafíos físicos implicados: en un punto específico hay una “gran fortaleza” que debe ser atravesada; en otro lugar, cuatro ríos ‘deben ser atravesados con barcos’.

El espacio es también histórico, y el mejor tipo de atlas histórico combina la representación cartográfica del espacio, del tipo empleado por Aristágoras, y la representación textual ofrecida por Heródoto. Un término que une las temporalidades y las espacialidades es ‘hodología’.

Es el estudio de los caminos en la geografía, pero también puede referirse a las conexiones en partes del cerebro.

El tipo de atlas con una dimensión hodológica unirá lo físico con lo cerebral y lo cultural: seguirá caminos que son geográficos -siguiendo una historia como se sigue un rastro- , narrativos e históricos. Dicho atlas combina dos formas de pensar acerca del espacio: la sinóptica o perspectiva de vista aérea que es asunto de la cartografía, y la perspectiva de duración transmitida en la narrativa discursiva.

Esto es lo que el “Atlas histórico de Europa Central” consigue hacer. Contiene más de 60 mapas de Europa central, dibujados en una variedad de escalas, cada uno acompañado por páginas de textos relativos al asunto del mapa. Por ejemplo, hay una sección relativa a Polonia, Danzig y Lituania en el siglo XX. Tres mapas y páginas de texto encapsulan y resumen los diversos cambios en las fronteras nacionales que implicaron que una familia que vivía en el mismo lugar necesitara más de un cambio de pasaporte.

La lectura de mapas se ha visto reducida por muchos al seguimiento de flechas en los teléfonos inteligentes a expensas de la alfabetización cartográfica, lo cual hace que una publicación como “Historical Atlas of Central Europe: third revised and expanded edition” (Atlas histórico de Europa Central: tercera edición revisada y aumentada) sea más importante que nunca.

“Historical Atlas of Central Europe: third revised and expanded edition”, por Robert Magocsi, publicado por University of Toronto Press

(Traducido por Iris María Blanco Gabás – Email: irisbg7@gmail.com) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*