Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Troya: mitos y realidades

La exposición que se muestra actualmente en el Museo Británico se llama Troya: Mito y realidad, pero se podrían haber utilizado los plurales. Múltiples mitos y realidades, algunos de tipo contemporáneo urgente, han creado más de una Troya.

 

Foto de Hugh Warwick – @hedgehoghugh. Foto autorizada por el autor. 

Sean Sheehan

 

Una antigua ciudad cercana a la costa noroeste de Turquía es la posible localización de la icónica Troya que Homero inmortalizó en la “Ilíada”.

Su historia narra los diez años de asedio de la ciudad por parte de una combinación de fuerza griega, catástrofes climáticas y la muerte del noble guerrero troyano Héctor a manos del poderoso Aquiles.

La arqueología revela más de una Troya, desde la Edad del Hierro hasta los tiempos helénicos, y esto es solo la Edad de Bronce, la Troya hitita en la que pensamos podríamos reconocer a Homero. Los visitantes de las ruinas de la ciudad hoy poco tienen que ver más allá de los muros que se desmoronan y un caballo de madera gigante, pero ello no debilita la mística que Homero, que escribió probablemente en el siglo VIII a.C., transmitió desde la tradición oral que se remonta a siglos atrás.

La exposición celebra tanto la materialidad de la ciudad de la Edad del Bronce como la Troya homérica que fascinó a los griegos antiguos. Ellos sabían que Homero era un narrador y les encantaba la verdad de su ficción, a sabiendas de que no todo lo que decía sobre Troya ocurrió realmente.

No es tan diferente para nosotros: las primeras obras literarias en el mundo occidental, la “Ilíada” y la “Odisea”, mantienen un aura a la que sucumbió Hollywood cuando Brad Pitt interpretó a Aquiles en su épica superproducción.

La exposición del Museo Británico celebra la polivalencia de Troya con una riqueza de material, tanto antiguo como moderno. Los jarrones atenienses del siglo V, que representan escenas de la Troya de Homero, se encuentran expuestos junto a hallazgos de las excavaciones de Schilemann en Troya, vistos aquí por primera vez desde que se exhibieran en Londres en la década de 1870. Las realidades de Troya no se limitan a la historia antigua y la arqueología. “Reinas de Siria”, una película que trata sobre las mujeres refugiadas de Siria, también se exhibe en la exposición.

Las mujeres, forzadas al exilio en Jordania, crearon y realizaron su versión de “Las Troyanas”, una obra teatral de Eurípides que trata sobre la difícil situación de las mujeres desoladas por el saqueo de Troya.

Otra realidad moderna tiene una presencia no invitada, a pesar de ser una de las creaciones del Museo Británico y que surge del patrocinio que recibe de BP: la multinacional de petróleo y gas. Un actor de “Reinas de Siria” y su director se han opuesto a que su película se utilice para promocionar de forma estética a BP. Además, varios activistas del cambio climático han puesto un caballo de Troya de madera de 4 metros en los jardines del museo para protestar contra el patrocinio.

Foto: Pixabay

La forma de protesta está inspirada: cuando un caballo de madera apareció a las puertas de Troya se pensó que era un regalo de los griegos que se marchaban, pero estaba lleno de soldados enemigos que salieron de él por la noche y abrieron las puertas de la ciudad. La aparente generosidad era un disfraz para la muerte y la destrucción: una ineludible metáfora de BP.

Troy: myth and reality   se encuentra en el Museo Británico hasta el 8 de marzo de 2020.

(Traducido por Iris María Blanco Gabás – Email: irisbg7@gmail.com)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*