En Foco, Ojo de la Aguja, Opinión

Corona virus: ‘¿cruel necesidad?

La la actual pandemia de coronavirus puede afrontarse mucho mejor si hay un sistema de significado “desde arriba”, en lugar de simplemente “desde abajo”.

 

Nigel Pocock

 

La máxima expresión de hombres y mujeres son sus mentes. La paradoja es que tenemos que desempeñar el papel de Dios (o un “dios”) y, al mismo tiempo, negar este papel.

Hay dos formas de abordar un dilema o desastre humano. Dependiendo de la respuesta a esto, hay dos posibles respuestas: Una, si la crisis se considera manejable, se debe intentar una respuesta activa, que aborde las causas y los efectos externos. La otra es que si la crisis no puede manejarse con respuestas activas y conductuales, entonces una respuesta interna, cognitiva y orientada a las creencias podría ser más útil.

Idealmente, ambas estrategias podrían producir las estrategias más fructíferas para abordar un desastre social o personal, como una pandemia.

Algunas creencias y estrategias activas pueden resultar delirantes y disfuncionales, y, en este caso, un “absolutismo débil” podría ser la mejor respuesta. Es el caso donde una propuesta se presenta como si fuera absoluta, pero está abierta a pruebas críticas y enmiendas y, por ende, al desarrollo.

Respecto al coronavirus, se deben adoptar estrategias activas, conductuales e internas, cognitivas y basadas en creencias. Mucho depende del inventario de herramientas, científicas y espirituales, que estén disponibles.

Puede ser que las tiranías soberbias, vanas e inseguras con grandes egos puedan forzar bloqueos de manera más eficiente, pero son más vulnerables al secretismo y la falta de divulgación prosocial de información para prevenir tanto la aparición como la propagación de un virus.

Las democracias pueden ser más lentas para reaccionar, pero tienen mejores respuestas a largo plazo, a medida que el flujo de información y la cooperación comienzan a surtir efecto, y el periodismo de investigación ejerce presión en laboratorios secretos.

Los occidentales modernos miran hacia abajo hacia la creación. En el pasado, las personas encontraron su habilidad para mirar ‘hacia arriba’ a Dios.

Esto, por supuesto, plantea la cuestión de la naturaleza de esta creencia, ya que algunas creencias son altamente disfuncionales en términos de salud, mientras que otras mejoran la vida y la salud.

Para la mayoría de las personas, enfrentar la realidad mejora su capacidad de adaptación y resolución de problemas.

Las excepciones pueden ser las que enfrentan enfermedades graves, donde el engaño puede mejorar su capacidad de afrontamiento.

El proverbio de 3.000 años de antigüedad, de que el “hombre simple cree todo, mientras que el prudente mira hacia a dónde va”, es cierto, como lo demuestran los estudios de longevidad.

Desde el punto de vista cristiano, hay dos teologías con interpretaciones muy diferentes y, por tanto, que facilitan estrategias de afrontamiento completamente diferentes. Estas perspectivas determinarán cómo se manejará el coronavirus.

El enfoque más dominante es el calvinismo, que entiende que cada evento que ocurre en el universo está directamente bajo el poder soberano de Dios, incluso los poderes demoníacos. Si esto no fuera así, Dios no es Dios.

Los cristianos “arminianos” adoptan una visión muy diferente. El arminianismo y su descendencia moderna, la Teología de la apertura, entienden que Dios es amor, no actúa con amor. Él es amor. Esta es la esencia de quién es Dios, no su “poder soberano”.

El calvinismo, y su progenitor, el agustinianismo, por lo tanto, debe hacer frente al explicar que el coronavirus, como todo mal, es en realidad “bueno”, porque es parte de la Divina Voluntad. No es difícil ver que la esclavitud en el Caribe, los nazis y Pol Pot y todos los demás genocidios en masa son el resultado de la voluntad de Dios.

La perspectiva de arminiana y la abierta sostiene que el futuro está abierto y no determinado, al menos por Dios, y ciertamente no directamente.

Dios comenzó el proceso en el acto original de la creación; después de eso, en las famosas palabras de Sartre, “el hombre está condenado a ser libre”, que no hay “realidad excepto en acción”, y que “la acción precede a la esencia”.

De hecho, existe un flujo dinámico bien conocido entre la acción y la actitud. En relación con la autocomprensión individual y colectiva, las personas son responsables de sus acciones y de la identidad (“esencia”) que crean para sí mismas.

En la medida en que tengamos comprensión y capacidad física, las personas tienen responsabilidad.

La cruel aleatoriedad dentro de una pandemia puede contribuir a nivelar el campo de juego hasta cierto punto.

El coronavirus muestra una propagación de víctimas, lo que sugiere factores genéticos, ya que una concentración en las comunidades de minorías étnicas y negras sugiere que la epigenética (sustancias químicas que se unen a la célula y liberan o inhiben la expresión del gen) bien podría estar involucrada, derivada de la historia pasada y presente de trauma, abuso y pobreza.

El teólogo Paul Tillich escribió que toda ansiedad está enraizada en la ansiedad sobre el significado.

La sociedad siempre se ha preocupado por crear un “dosel sagrado”, como ha dicho Peter Berger, como una expresión colectiva de esto, y por lo tanto necesita un constante consuelo a través de sus ‘estructuras de plausibilidad’.

La forma en que se entiende el coronavirus y la enorme ansiedad a nivel individual y colectivo que genera esta pandemia, por lo tanto, se relaciona con la reserva de significados que facilitan el afrontamiento, ya sea en forma de negación o directamente frente a la enfermedad potencialmente mortal, reconociendo su patologías y abordarlas.

Sartre escribió que el hombre está “condenado a ser libre” y que está “en consecuencia desamparado”. Tanto Camus como Sartre vieron al hombre como un héroe, un Sísifo, rodando una piedra arriba y abajo de una colina, para siempre, triunfando heroicamente sobre la falta de sentido de la vida.

¿Es la batalla contra el coronavirus una batalla así, o es parte de una lucha cósmica, mucho más grande de lo que podemos imaginar o entender? ¿Podría ser que hay una mejor respuesta a la ‘cruel necesidad’ del coronavirus?

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Fotos: Pixabay

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*