En Foco, Ojo de la Aguja, Opinión

Trauma y redención

Lo primero que impresiona, incluso al visitante más casual (a Antigua) que tiene alguna conciencia, es la gran disparidad entre las riquezas nouveau con sus casas ostentosas y llamativas, rodeadas de medidas de seguridad, y las chozas (a menudo decoradas con colores) de los pobres, al igual que las casetasde playas en el Reino Unido.

 

Nigel Pocock

 

Viajando desde la capital, St. John’s, donde apenas se ve una cara blanca, hasta la esquina noroeste de la isla, se pueden observar cambios sutiles.

No hay chozas y, en segundo lugar, cada automóvil tiene un conductor blanco; muy diferente de cualquier otra parte de la isla, excepto quizás English Harbour, con sus turistas blancos.

Por lo tanto, hay grandes divisiones sociales que se pueden ver claramente y que, además, infelizmente tienen un componente racial.

Esto parece profundamente irónico. Los objetivos de los plantadores era ganar dinero, y la mayor cantidad posible, mediante la humillación planificada de las personas de origen africano.

Creo que esta sensación de humillación está siempre presente y es muy profunda. Las chozas personifican esto; no son más grandes que las chozas donde vivían los esclavos. Al menos a este respecto, los descendientes de los esclavos no se han mudado.

Luego están los hechos básicos sobre la sociedad caribeña, que difieren poco entre varias islas y regiones, a saber, la muy alta incidencia de enfermedades mentales (encontradas después en un estudio académico) y la tasa de ilegitimidad (alrededor del 72% en todo el Caribe, incluyendo Antigua).

¿Cómo se puede conciliar ese número con la cifra igualmente impresionante de alrededor del 83% de asistencia a la iglesia?

A esto se agrega la cuestión del estilo de crianza: no solo los padres ausentes, sino también las madres ausentes, con abuelos (y presumiblemente otros) que actúan como cuidadores.

Un principio característico de la esclavitud caribeña fue la fragilidad de la familia.

No hubo matrimonio legalmente reconocido, y llegó a ser visto como un “ritual del hombre blanco”. Las madres pueden separarse de sus hijos en cualquier momento, ya sea por muerte o por ser vendidas.

La teoría del apego en psicología ha demostrado que esta ruptura en el vínculo madre-hijo causa un trauma profundo tanto para la madre como para el niño, afectando profundamente el desarrollo cerebral continuo del niño. Mientras más tenga el niño inestabilidad y múltiples cuidadores, más profundo será el trauma.

Después de un período de dolor intenso (marcado por gritos y llantos, buscando a la madre ausente, que puede durar muchas semanas), el niño entra en un dolor silencioso, que se malinterpreta como recuperación. No es recuperación. Incluso si la madre ahora regresa, el vínculo de apego se pierde. El niño ve a la madre no como una figura profundamente amada, sino como un portador de regalos u otras cosas. Luego, el niño crece incapaz de establecer relaciones familiares estables.

Cuanto antes el padre se vaya de casa, antes comenzará la hija aventuras sexuales, perpetuando así a la familia inestable. El trauma del apego se convierte no solo en una característica de un cerebro cambiado, sino que está representado por una estructura social que perpetúa estos cambios cerebrales traumáticos.

Y esto no es lo único que forma parte de este estilo de vida que provoca traumas. Es cada vez más evidente que la “ansiedad de estado” y la autopercepción como “perdedor” son parte de esto, que es exactamente lo que los plantadores también querían.

Al catalogar a los africanos encarcelados como “naturalmente inferiores” y, por tanto, perdedores “por naturaleza”, literalmente no había nada que pudieran hacer esas personas encarceladas. Eran los perdedores pre-programados de la naturaleza. “Lo que escribió la mañana de la creación / se leerá en el día del juicio final”. . . Pero, ¿es esto cierto o es una mitología demasiado conveniente, formada en la plantocracia y, paradójicamente, creída por la mayoría de la gente, incluso hoy? ¿Es el potencial humano realmente tan “fijo”?

Los psicólogos y neurólogos ahora saben que ese etiquetado de “perdedor” es una profecía autocumplida, del tipo más pernicioso.

Las cosas más pequeñas pueden promoverlo, como una marca en un formulario, que indica si una persona es negra, femenina o vieja, lo que lleva a caídas inmediatas en el rendimiento.

Dado que la actitud de que la habilidad tiende a ser natural se asume tan fácilmente, las culturas enteras son propensas a adoptar esta actitud, lo que refuerza la opinión de que ese potencial está limitado por la composición cerebral heredada y natural.

Pero esto simplemente no es verdad. La actitud lleva a la acción, y la acción a la actitud, en un círculo vicioso, destructivo, o a la inversa, como podemos ver.

Los psicólogos denominan este ciclo destructivo como una “mentalidad fija”, y las personas (y culturas) con esa actitud (y las acciones correspondientes) tienden a ser inseguras, defensivas, agresivas, hipersensibles a las críticas y temen a los riesgos.

Como el cerebro cambia constantemente y nunca está estático (ser estático significa retroceder), todo esto está representado a nivel neurológico. Esta es la clave de lo que sugiero que se debe realizar en lo que respecta a la recuperación de individuos y culturas traumatizados.

Finalmente, con respecto al trauma, hay un nuevo campo de evidencia, conocido como “epigenética” (“agregado a la genética”).

Los altos niveles de estrés, incluso cuando las personas intentan escalar el polo grasiento de realizar su potencial, liberan químicos (especialmente metilina) que se adhiere a la estructura genética (presente en cada célula del cuerpo y que programa las células para un funcionamiento saludable).

Estas estructuras químicas adjuntas afectan la expresión de los genes, lo que lleva a enfermedades mentales, como enfermedades bipolares, esquizofrenia y depresión (así como enfermedades físicas).

Estas enfermedades son mucho más altas en las poblaciones caribeñas que en las poblaciones blancas correspondientes (por ejemplo, en el Reino Unido).

A través de todas estas cosas, la plantocracia y los que están en la cima de la pila social con mayor responsabilidad, agravaron el trauma en el Caribe, con todos sus efectos socialmente destructivos y angustiantes, biológica, psicológica y neurológicamente.

Redención

¿Qué sucede entonces con la “redención”? Esto significa “volver a comprar”. Sugiere que no son solo los problemas de salud y educación los que deben abordarse, sino los de justicia y, sobre todo (al menos con los gobiernos occidentales) el asunto de las reparaciones. Cualquier cambio radical (base, raíz) deberá ser de largo alcance y aplicable a toda la sociedad, en este caso, Antigua. A su vez, esto no puede implementarse a bajo costo, pero tampoco puede ser tan costoso que arruinaría (digamos) la economía británica.

Matar al ganso que pone el huevo de oro no tiene sentido, ya que es contraproducente. Los £7,5 billones calculados por el doctor. Robert Beckford y el profesor David Richardson bien pueden ser correctos, pero nunca serán acordados por ningún gobierno británico. Sin embargo, se podrían lograr pasos más pequeños, como parte de un proceso de resolución de conflictos. Esto requiere voluntad política y visión.

Los aspectos básicos de la curación redentora a largo plazo sin duda serían ayudados a través de los programas Mindworks y Brainology de la Dra. Carol Dweck. Al igual que con muchos de los mejores conceptos, la excelencia del modelo del profesor Dweck radica en su simplicidad.

Todas las personas caen en algún lugar en un continuo entre una mentalidad “fija” y “de crecimiento”.

Las “mentalidades fijas” se basan en el sentido de que las personas no pueden progresar más allá de lo que son actualmente. Las “mentalidades de crecimiento” ven a las personas (y sus cerebros) como llenas de potencial, ya que ahora se sabe que el cerebro está cambiando infinitamente con cada esfuerzo que emprende. “Todo es flujo, nada se detiene”. Todo lo que se requiere es resiliencia y compromiso.

Esto, literalmente, cambia la estructura del cerebro y sus conexiones neuronales, a medida que se desarrollan nuevas habilidades.

Pero requiere autoconfianza, no como perdedores (como la plantocracia quería que los africanos creyeran), sino como personas que pueden crear un nuevo futuro basado en el éxito. El genio no nace. Está hecho. Por lo tanto, en los diversos desarrollos de los Mindset Programmes (Programas de mentalidad), la Dra. Dweck y sus colegas comienzan enseñando a los estudiantes (incluso a los más jóvenes) cómo funciona el cerebro y cómo pueden mejorar sus cerebros para mejor.

Por lo tanto, recomiendo que las escuelas en Antigua (y el Caribe) vinculen los esfuerzos de Sir Hilary Beckles y CARICOM hacia las reparaciones con el Mindset Programme (Programa de mentalidad) del Dr. Dweck, y logren que se implemente en todas las escuelas primarias y luego en las escuelas secundarias de Antigua, con soporte del Reino Unido.

(Traducido por Florencia Alvarez) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*