Cinema, Cultura, Globo

Filmando la vida LGBTQ+ detrás del telón rosa de Rusia

Paul Rice y su pareja Liam viajaron a través de Rusia en el tren transiberiano, estableciendo contacto con grupos LGBTQ+ a lo largo de la ruta. A pesar de su falta de experiencia cinematográfica y su necesidad de aparecer como simples turistas, consiguieron un documental extraordinario: “A worm in the heart”, el cual revela la magnitud de la represión en la Rusia actual.

 

Graham Douglas

 

Antes del siglo XVII Rusia era considerada como un lugar relativamente tolerante en comparación con Europa Occidental, y a pesar de la introducción de leyes relacionadas en su mayoría con la fuerza armada, la seria represión durante el comunismo apenas comenzó con Stalin en 1933.

Estas leyes fueron derogadas posteriormente, y Yeltsin apoyó la libertad sexual, como hizo Putin en un discurso de 2007.

Hubo eventos del Orgullo Gay en 2006 y posteriormente, pero bajo la presión de la derecha religiosa, fue aprobada la ley contra la propaganda homosexual (GPL por sus siglas en inglés) en 2013 por una mayoría de 488:1. La ley no penaliza a homosexuales, pero prohíbe muestras de afecto en público. Y desde entonces ha incrementado la violen cia contra la comunidad LGBTQ+, afectando sobre todo a las personas transgénero y a los jóvenes.

Como ha explicado recientemente Mark Gevisser, la situación puede ser vista como una guerra cultural, en la cual la actitud de las personas hacia los LGBTQ+ está siendo cooptada por grupos de ambos lados del espectro político, faltando poco para la penalización de las personas LGBTQ+.

De este modo, en Rusia, Polonia y Hungría la narrativa opresiva afirma que el reconocimiento de los derechos de LGBTQ+ supuso otra rendición a la difusión de los valores “occidentales”.

Paul Rice

En los Países Bajos se jugó al revés al afirmar que deben mantenerse los derechos de LGBTQ+ para frenar la marea del represivo Islam y de la inmigración en general.
Paul Rice respondió por email a las preguntas de The Prisma acerca de su extraordinaria película “A worm in the heart”, debido a las restricciones del Covid-19, lo que también significó que el festival Visions du Reel se celebró en línea este año.

Mucha gente reconoce la situación de represión de los LGBTQ+, pero la mayoría no decide viajar a través de Rusia para realizar una película.

La comunidad LGBT+ tiene la terrible historia de perder a sus héroes; muchos de los que han luchado por mayores libertades y se opusieron a las injusticias sociales murieron a causa de asesinatos, violencia o SIDA. Yo quería conocer y documentar a activistas homosexuales en Rusia que luchan actualmente por su propio derecho a existir. Muy a menudo, sus luchas se pierden en oleadas de violencia.

¿Hay un componente religioso en la ley GPL?
Por supuesto. La extrema derecha religiosa en Rusia ha inculcado astutamente la idea de que ellos están alineados con los valores rusos, y afirma ser la “voz verdadera” de Rusia. Por lo tanto, todo lo que vaya en contra de la extrema derecha religiosa en Rusia es visto como una amenaza a los valores rusos.

La película afirma que la ideología anti-gay y la retórica fueron tomadas de los EE.UU.

Es muy importante reconocer los fracasos de los países occidentales para con las comunidades LGBT+. En Reino Unido se aplicó el artículo 28 hasta comienzos de la década del 2000, el cual prohibía estrictamente considerar cualquier discusión sobre homosexualidad como algo normal o aceptable en los organismos gubernamentales, incluyendo escuelas y ayuntamientos. La Primera Ministra británica Margaret Thatcher afirmó de manera ilustre que “A los niños se les enseña que tienen el derecho inalienable de ser homosexuales. A todos esos niños se les está privando de buen comienzo en la vida”. Hay paralelismos directos con la ley contra la propaganda homosexual de Rusia, sin embargo, esta ha ido más allá en cuanto a medida perjudiciales. Numerosos estados de EE.UU. tienen una legislación anti LGBT de la que Rusia también tomó nota.

El abuso doméstico es ilegal, sin embargo la ley contra la propaganda homosexual (GPL) bloquea la ayuda a adolescentes LGBTQ+ que están siendo abusados, ¿pueden intervenir las ONG?

Mientras estábamos en Rusia, la Duma rusa votó casi unánimemente para descriminalizar el abuso doméstico. Esto hace aún más difícil para el estado o la policía intervenir en situaciones en las que los jóvenes LGBT+ pueden estar siendo abusados por su familia. Las organizaciones LGBT+ no pueden asistir a los menores directamente debido a la ley contra la propaganda homosexual. En el mejor de los casos, las ONG LGBT+ ofrecen apoyo jurídico y ponen a los menores en contacto con abogados. El gobierno ruso se lo ha puesto extremadamente difícil a la comunidad LGBT+ para protegerse a sí misma, en especial a sus miembros más vulnerables: los menores.

La ley contra la propaganda homosexual no penaliza el ser homosexual, pero prohíbe las más sencillas muestras de afecto en público. ¿Por qué adoptaron esta perspectiva?
Prohibir cualquier muestra de orientación LGBT+ en público envía un mensaje a la población en general de que este grupo de personas (LGBT+) es peligroso y que asociarse con ellos es inapropiado. Las autoridades rusas sostienen que, si los menores ven la homosexualidad, la percibirán como una orientación sexual aceptable y de alguna manera se “convertirán” en LGBT+. Este es un cuento ridículo, pero sirve a otro propósito: infunde la idea de que las personas LGBT+ están relacionadas de alguna manera con la pedofilia y que son, por lo tanto, peligrosas.

Yael es una persona muy fuerte, ¿cómo se involucró? La situación parece mucho más extrema que en Europa, ¿cómo se las arregla la mayoría?

Yael es una figura muy importante en la comunidad LGBT+ de Rusia. Tras la caída de la URSS, Yael fue responsable de traducir al ruso información médica sobre transexualismo, haciendo que gran parte de esta literatura estuviera disponible al público por primera vez en Rusia. Yael también organizó el primer grupo de apoyo a transexuales en Rusia, otras personas transexuales viajaron miles de kilómetros desde toda Rusia hasta su apartamento en Moscú para esas reuniones. Fue increíble para mí y para mi pareja, Liam, conocerla y convertirnos en amigos íntimos de ella.

La comunidad rusa de LGBT+ hace frente a la situación increíblemente desagradable de muchas maneras diferentes. Los rusos son resistentes y los rusos LGBT+ no son diferentes, muchos simplemente permanecen fuertes y continúan con sus vidas lo mejor que pueden. Otros, ponen sus vidas en riesgo y protestan públicamente, enfrentando a menudo una fuerte violencia. Es comprensible que algunos de la comunidad LGBT+ permanezcan en el armario y solo salgan “fuera” con un pequeño círculo de amigos.

¿Se sintieron en peligro? y ¿cómo se protegieron?

Liam y yo nos sentimos en un inmenso peligro viajando a través de Rusia. Tomamos muchas precauciones, ya que lo que hacíamos era ilegal y podríamos haber sido arrestados fácilmente. Decidimos fingir que éramos cuñados turistas (yo fingí estar casado con su hermana). Cambiamos nuestros nombres en todos nuestros perfiles de nuestras redes sociales y borramos las aplicaciones de nuestros teléfonos, en caso de que estos fueran confiscados.

¿Cómo encontraron a un traductor dispuesto a asumir riesgos?

Como nos hacíamos pasar por turistas, no pudimos llevar a un traductor con nosotros, en su lugar, preguntamos a todos los que entrevistamos si tenían algún amigo que supiera algo de inglés y pudiera traducir en líneas generales para nosotros. En los casos en los que la persona no tenía ningún amigo con conocimientos de inglés o sentía que era demasiado peligroso, llevamos a cabo la entrevista usando aplicaciones de traducción de nuestros teléfonos; fue muy difícil, pero por nuestra seguridad y la de ellos, teníamos que mantener un perfil bajo.

¿Qué espera que pueda lograr la película que no puedan las noticias?

Las noticias sobre la situación de los LGBT+ en Rusia son muy importantes, pero a menudo pueden carecer de un aspecto emocional y personal, así que espero que esta película posicione a la humanidad en primer plano. A Worm in the Heart da voz a aquellos que fueron lo suficientemente valientes para abrirnos sus vidas y sus hogares, que sin temor alguno compartieron sus emociones e historias personales con la horrible persecución de LGBT+ en Rusia como telón de fondo. Espero que todos los que vean esta película se identifiquen con la temática como personas, y estén lo suficientemente motivados para continuar amplificando las voces de la comunidad LGBT+ rusa.

La represión en Chechenia es especialmente brutal. ¿Qué está pasando en el caso de Igor Kotchekov?

Igor Kochetkov es el presidente de la Red LGBT en Rusia nominado al Premio Nobel de la Paz, que ha trabajado incansablemente por los derechos de los LGBT+ en toda Rusia durante años y tuvo un encuentro con el presidente Obama por el asunto de los derechos humanos en Rusia. Fue un honor reunirnos con él para la película, y, además, continúa siendo un pilar básico para la comunidad LGBT+ de Rusia y de más allá. Tanto él como la Red LGBT han realizado una inmensa labor para la población LGBT+ de Chechenia y su labor continúa, a pesar de mantenerse en secreto por motivos de seguridad.

¿Tiene planeado algún otro proyecto? ¿Cómo pueden contribuir los lectores?

Tengo algunos proyectos futuros en marcha, sin embargo, debido al COVID-19, la mayoría están a la espera. Animaría a todos aquellos que vean A worm in the heart” y lean esta entrevista a que hicieran una donación a la Red LGBT de Rusia. Son una de las pocas ONG que pueden aceptar públicamente donaciones desde el extranjero.

Traducción de Lidia Pintos Medina) – Fotos suministradas por Peculiar Productions LLC

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*