Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

La historia es lo que usted no ve

Hay una fotografía de una mujer leyendo una carta en una ciudad bombardeada y plagada de batallas que ilustra el mensaje central de “Potential history: unlearning imperialism” de Ariella Aïsha Azoulay. Fue tomada por un fotoperiodista alemán en Berlín en los días posteriores a la rendición nazi  y el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

 

Sean Sheehan

 

En su libro, Aïsha Azoulay mira fotografías de Berlín en 1945 como un ejemplo del uso de imágenes. Si esta fotografía recientemente publicada, de Berlin Mai 1945, le hubiera sido conocida, es muy probable que la hubiera utilizado para respaldar su argumento.

La fotografía invita a especular sobre el contenido de la carta y quién la escribió.

La imagen es conmovedora y también invita a la empatía: esta desconocida berlinesa, en medio de un abrumador colapso social e ideológico, tiene un momento privado cuya importancia solo se puede adivinar por la expresión de su rostro.

Hay muchas fotografías, así como documentales y películas, que dan testimonio de Berlín después de la rendición, pero la evidencia visual evita cualquier evidencia, incluso referencias, a las violaciones sistemáticas que tuvieron lugar allí; es probable que 100,000 sea una estimación conservadora de los números involucrados, y hubieran estado sucediendo mientras esta mujer leía su carta.

La “Historia potencial” es un llamado político a las armas que argumenta la necesidad de un examen crítico del material de archivo que en la superficie muestra cómo era una situación histórica pero que oculta hechos importantes. Hay una necesidad, dice ella, de “decodificarlos fuera de las epistemologías imperiales”.

Benin Bronzes at the British Museum. Wikimedia. Foto by Mike Peel (www.mikepeel.net). Licencia Creative Commons

Otro de sus estudios de caso es el uso de fotografías relacionadas con la expulsión de cientos de miles de palestinos de su tierra natal en 1948-9.

La soberanía, como ella dice, “está asociada con el cierre territorial” y en los ocho años posteriores a la creación de Israel, entre 2.700 y 5.000 palestinos, en su mayoría desarmados y que regresaron por razones económicas o personales, fueron asesinados.

El obturador de la cámara, que cierra la luz para capturar una imagen, se convierte en una metáfora para el control y uso de imágenes.

La resistencia a esto es un proceso de “desaprender el imperialismo”, a activar los “obturadores imperiales” y exponer perspectivas ideológicas.

Por esta razón, Aïsha Azoulay rechaza el posicionamiento de las obras de arte puramente en términos de estética debido a la forma en que divide el pasado del presente.

Las líneas de tiempo lineales como “historia del arte” también actúan como persianas, ocluyendo preguntas sobre quién tiene derecho a exhibir objetos tomados de otros países (como los bronces de Benin, los mármoles del Partenón y mucho más en el Museo Británico).

Foto ©Arthur Bondar de Berlin’s terrible Reckoning

Potential history: unlearning imperialism(Historia potencial: desaprender el imperialismo) ocupa más de 600 páginas, por lo que hay mucho que digerir y su escritura es provocativa y estimulante.

A veces la prosa se repite y raya en lo detallado, pero la urgencia de su agenda triunfa, lo que lo convierte en un libro importante.

“Potential history: unlearning imperialism”, por Ariella Aïsha Azoulay, es publicado por Verso Books

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín)

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*