Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Necesitamos hablar sobre la Facción del Ejército Rojo

En la película “Necesitamos hablar sobre Kevin”, la motivación detrás del comportamiento asesino del personaje epónimo sigue siendo misteriosa, encerrada en una patología privada y venenosa. Su madre lucha por entender, pero no le da la espalda a lo que sucedió.

 

Sean Sheehan

 

También es necesario llegar a comprender la Facción del Ejército Rojo (RAF) no ficticia. Películas, documentales, obras literarias y artísticas han preguntado y ofrecido respuestas a preguntas sobre lo ocurrido.

Este es el tema de un nuevo estudio cuidadosamente investigado, “Screening t Faction” (“Detección de la facción del Ejército Rojo”).

Lo que comparten la mayoría de las películas y otras obras es la conciencia de que la RAF no puede divorciarse de la naturaleza de la Alemania posfascista (occidental); etiquetarlos prolijamente como “terroristas”, evadiendo verdades inquietantes, es una forma miope de dar la espalda.

Los miembros de la RAF estaban trabajando en el pasado de la generación de sus padres, asumiendo su culpa y tratando de mitigarla.

La clase gobernante de Alemania en la década de 1970 estaba formada en gran parte por aquellos que coludieron, a diferentes niveles, en el régimen nazi y radicales como Gudrun Ensslin, que describieron la hegemonía a la que se opuso como ´la generación de Auschwitz’, estaban muy conscientes de esto.

En la escena entre el director de cine Fassbinder y su madre en “Germany in Autumn” (“Alemania en otoño”), ella le aconseja que no hable de los recientes acontecimientos de la RAF (que culminaron con los supuestos suicidios de tres miembros destacados en la cárcel).

Foto: Pixabay

La atmósfera de histeria, dice, le recuerda la era nazi cuando la gente optaba por permanecer en silencio.

La represión estatal y el control de los medios de comunicación por parte de la derecha a la que alude fue una parte muy importante de la Alemania que produjo la RAF.

En una secuencia de la película, se ve a un maestro de escuela escarbando en busca de historia alemana, metafórica y literalmente, con una pala en un bosque alemán.

En “Marianne and Juliane”, de Margarethe von Trotta, se ve a dos hermanas adolescentes (basadas en Christiane y Gudrun Ensslin) viendo “Night and Fog” (“Noche y niebla”, 1955) de Alain Resnais, uno de los primeros documentales sobre el Holocausto.

El título alemán de la película, “Die Bleirene Zeit”, se traduce como “Tiempo de entrega”, haciéndose eco de un poema de Hölderlin (“The path into the country”) -Hoy está oscuro y lúgubre, los caminos y las líneas duermen / Me me parece que fue como un plazo de entrega- que puede leerse como una referencia no solo a la década de 1970, sino al silencio autoimpuesto de la sociedad alemana sobre la era nazi en la década de 1950 de la posguerra. Marianne (Gudrun) está muy conmocionada al ver de qué fue responsable la generación de sus padres y su trauma personal está relacionada con el movimiento político que abraza.

Artista N.Kravchenko. Pintura “La revolución se acerca”. Foto de Wikipedia. CC BY-SA 4.0

Algunas películas sobre la RAF no indagan tan profundamente en la naturaleza de la sociedad que produjo a los militantes, el estado de vigilancia que los persiguió y la tortura virtual soportada por sus principales miembros en prisión. La leyenda de Rita -Legende es la palabra de la Stasi para una identidad pasada fabricada- se retira a Ostalgie (nostalgia por aspectos de la vida en la Alemania Oriental comunista).

Gerhardt nunca idealiza la RAF, pero su estudio de su memoria cultural ayudará a garantizar que lo que sucedió en Alemania en la década de 1970 siga siendo digno de mención.

“Screening the Red Army Faction” (“Detección de la facción del Ejército Rojo”), por Christina Gerhardt, es publicado por Bloomsbury.

(Traducido por Florencia Alvarez)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*