En Foco, Notas desde el borde, Opinión

Psicología del poder en elecciones estadounidenses

Después de las elecciones estadounidenses, estamos esperando la transferencia del poder. Pero Trump no parece dispuesto a ceder. En cambio, está buscando motivos falsos para impugnar la votación legal.

 

Steve Latham

 

Esto parece típico de su inmadurez emocional, lo que su sobrina, una psicoterapeuta, denomina su “personalidad narcisista”, centrada en salirse con la suya.

El alcalde de Filadelfia también comentó que el presidente tenía que “ponerse los pantalones de niño grande” y admitir la derrota.

Parece que Trump es como un niño, tirando sus juguetes del cochecito, en una rabieta, porque se siente frustrado de que el mundo externo no se doble a su voluntad: un clásico tropo freudiano. Sus acusaciones de fraude electoral parecen no tener fundamento. Entonces, ¿por qué los persigue? Presumiblemente para enturbiar las aguas de la democracia, deslegitimar a Biden y allanar el camino para una segunda carrera en 2024.

¿Pero sus generales creen estas acusaciones? ¿O están apoyando cínicamente a Trump en sus maniobras políticas?

Tal vez no crean en las acusaciones reales, pero pueden pensar que si las siguen, se pueden lograr los objetivos más amplios de desestabilización.

Entonces, ¿qué pasa con sus seguidores, sus leales soldados de infantería? Al ver entrevistas con ellos en la televisión, parecen ser verdaderos creyentes.

Porque es como observar a los seguidores de una secta, cuyo líder ha hecho una predicción visiblemente falsa.

El estudio clásico de Leon Festinger sobre la “disonancia cognitiva”, When Prophecy Fails, muestra cómo los seguidores religiosos se adaptan a las expectativas fallidas.

De hecho, continúan afirmando sus creencias, frente a la evidencia empírica; de hecho, la experiencia puede hacer que su fe sea aún más fuerte y extrema.

Esta negación de la realidad entre los partidarios de Trump es evidente, por su respaldo a otras teorías de conspiración además de la manipulación de votos: por ejemplo, QAnon, anti-vacunas y negación del cambio climático.

Además, corre el riesgo de alimentar más a la derecha, quizás provocando el uso de la violencia, como se vio cuando dos hombres armados fueron arrestados peligrosamente cerca de una mesa de votación en Pensilvania.

Las milicias están listas y preparadas para la acción; y no importa cuán agresivos sean los grupos de Antifa, estos no suelen portar armas.

Aunque los medios de comunicación están convocando la elección de Biden, la revolución conservadora desconfía de los principales medios de comunicación; lo que ellos llaman (usando terminología nazi) el lűgenpresse: la “prensa mentirosa”.

Dentro de la Casa Blanca, la atmósfera parece febril, que recuerda al búnker de Hitler en los últimos días del Reich.

Sus ayudantes no parecen dispuestos a confrontarlo con la verdad: “esas divisiones blindadas en el mapa son ilusiones”, “esas papeletas fraudulentas no existen”.

El resto se coludió con su locura, por sus propias razones personales: delirios de grandeza, ambición política.

Lo que falta es un sentido de realidad común, una verdad acordada, un proceso de consenso. Biden, condenado por débiles elogios, es percibido como un “buen hombre”, pero ¿podrá traer la paz a una nación fracturada?

Su política ha sido la de la élite neoliberal que provocó la reacción populista que impulsó a Trump al poder. ¿Podemos esperar que surja algún cambio significativo de esta fuente política contaminada?

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*