Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Los necesitamos más que ellos a nosotros

“Si nosotros y el resto de los animales con huesos traseros desapareciéramos de la noche a la mañana, el resto del mundo se las arreglaría bastante bien. Pero si los invertebrados desaparecieran, el ecosistema mundial se colapsaría”.

 

“Insectos y fruta”. Foto Rijksmuseum en Unsplash. Public Domain.

Sean Sheehan

 

La sorprendente declaración de David Attenborough es citada por el autor de una nueva guía de diseño superlativo, “Britain’s insects: a field guide to the insects of Great Britain and Ireland (Los insectos de Gran Bretaña: una guía de campo de los insectos de Gran Bretaña e Irlanda), que se gana un lugar en la biblioteca de todo el mundo.

Los insectos polinizan las plantas y los cultivos, descomponen los residuos y ayudan a alimentar a otros animales y aves.

Hay unas 25.000 especies de insectos registradas en Gran Bretaña e Irlanda -una fracción de los 1,07 millones de especies que hay en el mundo (el 80% de todos los animales)- y una guía de campo que les da sentido de forma accesible e interesante para los no expertos es un logro notable.

Hay dos claves para el éxito del libro. Una es la meticulosa disposición de la información, dividida por secciones en 25 grandes órdenes de insectos.

Cada sección va desde la información general y una guía de las familias, presentada útilmente en forma de diagrama, hasta las especies individuales, que están tabuladas y acompañadas por un mapa que muestra su distribución en Gran Bretaña e Irlanda y una clasificación por colores de su situación, que va de común a rara.

Esto contribuye en gran medida a limitar el enfoque y a hacer más segura la identificación. El otro factor clave es el generoso despliegue de 2.600 fotografías en color, una ayuda vital para el aficionado a la naturaleza o el jardinero cuando trata de precisar la identidad de un determinado insecto.

El precio de esta guía de campo la hace asombrosamente económica. Podría utilizarse con un niño como introducción a la intrincada variedad de insectos que se encuentran al acecho o moviéndose lentamente entre las flores y la vegetación de un jardín, un parque o una ribera.

Dentro de la misma serie Wild Guides, acaba de publicarse una edición actualizada de “Britain’s mammals”.

Hay 122 especies diferentes de mamíferos en Gran Bretaña e Irlanda, pero es poco probable que se vean más de unas pocas, a menos que se sigan algunos de los consejos del libro sobre técnicas de observación de mamíferos.

Los signos, los hábitats, la alimentación, los sonidos y el comportamiento reproductivo se tabulan para cada especie y, al igual que en su volumen complementario, las fotografías son magníficas.

Una nemotecnia útil para la taxonomía de los organismos -reino, filo, clase, orden, familia, género y especie- es Kieran Please Come Over for Gay Sex. Los mamíferos son una clase propia y de sus 29 órdenes se han registrado 10 en Gran Bretaña e Irlanda.

El enfoque del libro se centra menos en la clasificación y la taxonomía que en la identificación, y los contenidos siguen un sistema de fácil lectura.

A las secciones sobre ardillas y pequeños mamíferos les siguen otras sobre murciélagos, carnívoros terrestres, cerdos, ciervos y algunas criaturas más raras como el ualabí de cuello rojo.

“Britain’s insects: a field guide to the insects of Great Britain and Ireland, de Paul D. Brock, y “Britain’s mammals: A field guide to the mammals of Britain and Ireland, de Dominic Couzens, Andy Swash, Robert Still and Jon Dunn, son publicados por Princeton University Press.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marín)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*