Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Niños, las víctimas ocultas del Covid-19

En tan solo unos meses, esta pandemia dio un vuelco a la vida de los infantes de todo el mundo: su protección frente a la enfermedad y sus consecuencias generan  gran preocupación en la Organización de Naciones Unidas (ONU).

 

Ibis Frade

 

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha lanzado una alerta sobre los peligros que enfrentan los menores de edad, a quienes considera “las víctimas ocultas” del  brote.

Según advirtió la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, debido al peligro de propagación del nuevo coronavirus, en al menos 120 países las escuelas cerraron y ya más de la mitad de los estudiantes del orbe están alejados de las aulas. Además,  muchos de los padres y los cuidadores de los niños han perdido sus trabajos y medios de subsistencia.

Fore manifestó que “Nos preocupa su falta de acceso al agua y a los servicios de higiene. Como saben, lavarse las manos con jabón es fundamental en la lucha contra la Covid-19. Y sin embargo, el 40% de la población mundial -o sea tres mil millones de personas- no tiene en su casa una instalación para lavarse las manos con agua y jabón.”

Los cierres de las escuelas no sólo limitan el acceso al aprendizaje, sino también a la nutrición escolar, los programas de salud, el agua potable y la información precisa.

“La experiencia señala que para los niños vulnerables, cuanto más tiempo estén fuera de la escuela, menos probable es que regresen”, dijo.

Unicef trabaja con los ministerios de educación de todo el mundo para identificar oportunidades alternativas de aprendizaje, ya sean clases en línea o a través de programas de radio y televisión.

Según la Unicef, en América Latina y el Caribe, más de 154 millones de niños y niñas están temporalmente fuera de la escuela debido a la pandemia. Por ello, la entidad promueve una campaña regional a través de sus canales digitales para proporcionar a las familias y a los educadores de la región herramientas educativas y de entretenimiento gratuitas, así como consejos y ejemplos de buenas prácticas de salud e higiene.

Unicef asignó recursos adicionales para acelerar el trabajo con Gobiernos y socios internacionales en más de 145 países de ingresos bajos y medios.

La Unesco  anunció el lanzamiento de esa coalición mundial a favor de la educación, iniciativa destinada a lidiar con el severo impacto en el sector de la pandemia del coronavirus SARS-Cov-2.

Los otros riesgos

El cierre de comedores escolares debido a la pandemia de Covid-19 también supone un desafío para los gobiernos de América Latina y el Caribe, pues millones de niños dependen de alimentos distribuidos en esos centros. Así lo explican reportes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Esos informes detallan cómo los programas de alimentación escolar benefician actualmente a 85 millones de niñas y niños en esa región. Para cerca de 10 millones de esos menores de edad, los comedores escolares constituyen una de las principales fuentes de alimentación segura que reciben al día.

Ante tal panorama, la FAO recomiendan distribuir alimentos y dinero a las familias más vulnerables en América Latina y el Caribe, además de la exoneración de impuestos a los alimentos de primera necesidad para familias con hijos en edad escolar.

Por otro lado, para millones de niños que se desplazan o viven en conflictos, las consecuencias de esta pandemia serán diferentes a las que hemos visto nunca, ha dicho la directora ejecutiva de Unicef.

Junto a sus familias, observó, esos niños viven en condiciones de hacinamiento, a menudo en zonas de guerra activa, con un acceso limitado o inexistente a la atención sanitaria.

“Una familia de seis, ocho, 10 o 12 personas puede vivir en una habitación. El autoaislamiento y el lavado de manos con jabón no será fácil en tales ambientes.”

Asimismo, la experiencia de anteriores emergencias sanitarias señala que los niños corren mayor riesgo de explotación, violencia y abuso cuando se cierran las escuelas, se pierden empleos y se restringe la circulación. Precisamente, una de las principales preocupaciones de la Unicef está relacionado con el acceso de los niños y adolescentes a los servicios básicos de salud, incluyendo la inmunización y el tratamiento de enfermedades infantiles.

Igualmente es importante mantenerse al tanto de la salud mental de los menores de edad: la actual situación mundial ante la pandemia de Covid-19 aumenta la ansiedad y puede causar cambios en el comportamiento de los menores. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*