Globo, Latinoamerica, Reino Unido, Uncategorized @es

Contra la pandemia: médicos cubanos en tierra venezolana

Un equipo multidisciplinario compuesto por colaboradores de la misión médica cubana en Venezuela ocupa el primer frente de contención de la pandemia de Covid-19 en la frontera con Brasil, ante la afluencia de miles de migrantes repatriados desde ese país.

 

Dailyn Ruano Martínez

 

Los 21 especialistas de la primera brigada del contingente Ernesto Guevara mantienen sus labores desde hace más de un mes en el municipio Gran Sabana, lugar estratégico para la entrada al país de connacionales provenientes de territorio brasileño, considerado el epicentro de la pandemia en Sudamérica.

Médicos intensivistas, personal de enfermería y de laboratorio clínico, rayos X y electromedicina entregan cuerpo y alma a la misión de reforzar el blindaje sanitario en la línea limítrofe, en un escenario marcado por el retorno al país de alrededor de 55 mil venezolanos durante las últimas semanas.

La labor del personal cubano de la salud en la ciudad de Santa Helena de Uairén -a escasos kilómetros del vecino país-  ocurre en momentos donde el gobierno venezolano demanda estricto cumplimiento del protocolo epidemiológico en las fronteras, ante el aumento de las cifras de repatriados infectados con el coronavirus SARS-Cov-2 a su ingreso al    país.

Uno de ellos es el especialista en Medicina General Integral e Higiene y Epidemiología, Rafael Sosa,  que ha sido parte de cuatro misiones internacionales en: Guinea Ecuatorial, Pakistán y dos veces en Venezuela. Rafael Sosa le dijo a Prensa Latina que su tarea dentro de la brigada resulta la más exigente en todos sus años de experiencia laboral.

“La labor asignada acá, en la frontera con Brasil, demanda capacitación y superación continua para lograr una estricta vigilancia epidemiológica mediante la pesquisa activa de casos con pruebas rápidas, el control de focos de transmisión en comunidades y la detección oportuna de repatriados enfermos para evitar el contagio”, dice el galeno cubano.

El enfrentamiento cara a cara con pacientes de Covid-19 supone un doble reto para el doctor, además de evitar la propag

ación del nuevo coronavirus en la población venezolana, deben garantizar la salud del personal asistencial.

Desde 2006 Sosa integra el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, y trabaja 10 horas diarias sin descanso.

Tecnología sanitaria

En el caso del licenciado en Electromedicina Yasel Deliz, se garantiza el funcionamiento del equipamiento médico en la ciudad fronteriza de Santa Elena de Uairén, con el fin de brindar una atención óptima a los pacientes.

Responsabilidad y experiencia caracterizan la labor del especialista, quien respondió de inmediato a la propuesta de integrar el contingente Ernesto Guevara ante una solicitud de las autoridades gubernamentales del estado más extenso de Venezuela. “Como profesional de la salud cubana siento mucho orgullo por la confianza depositada en mí para poder representar a mi patria en esta hermana nación, sobretodo en momentos en los que enfrentamos a una peligrosa enfermedad como la Covid-19”, dice.

En declaraciones a Prensa Latina, el electromédico cubano precisó que además de procurar el pleno funcionamiento de la tecnología sanitaria, contribuye con la logística de los compañeros de la brigada.

Gracias a labor de los profesionales de electromedicina, el personal de salud puede brindar un servicio de excelencia a   la población al mantener el equipamiento en óptimas condiciones, para realizar estudios de confianza a los pacientes y ayudar al país a ahorrar numerosas sumas de dinero en cuanto a reparación y piezas de repuesto.

En tal sentido, Deliz, tuvo la oportunidad de poner en marcha equipos médicos que no contaban con piezas sustitutas y mantener la disponibilidad técnica en más del 97,6%.

Como un tiempo de aprendizaje y conocimiento dentro de una nueva, agrega que el actual desafío, “dejará huellas imborrables en mi vida personal y mi carrera profesional”.

De Gibara a Santa Helena

Por su parte, la enfermera cubana María Nela Bermúdez Saumell, es la jefa de grupo de trabajo en el contingente ‘Ernesto Guevara’. Ha entregado tres años de su vida al trabajo en Venezuela y dice que es “un trabajo en equipo, consolidado con esfuerzo en uno de los tantos ejemplos de solidaridad y amor que los miembros de la misión médica cubana  regalamos a los hermanos venezolanos”.

Entre la nostalgia de los abrazos familiares y de su ciudad natal, Gibara, en la costa nororiental de Cuba, María Nela se emociona al recordar la satisfacción de los migrantes venezolanos al recibir atención gratuita y de calidad por parte de los cubanos.

Los atienden a todos por igual, sean simpatizantes del gobierno o no, religiosos o ateos. “Nuestro deber como colaboradores –dice- es garantizar la salud de los enfermos y que lleguen bien a su lugar de destino”. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*