Globo, Jóvenes, Reino Unido, Vida de hoy

Enseñando en casa: revolución en las aulas

Surgió en medio del enfrentamiento a la Covid-19 para no detener la enseñanza en República Dominicana, donde el estudiante y su familia son el centro del proceso docente-educativo.

 

Edilberto F. Méndez

 

Se trata de una estrategia diseñada por el Ministerio de Educación con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y de otras agencias nacionales e internacionales.

Se denomina “Aprendemos en casa” y es un reto el llevarla a la práctica para el curso escolar 2020-2021, en medio de un gran escepticismo de la sociedad.

Tiene tres componentes principales, que explica la representante de Unicef en el país, Rosa Elcarte: el docente, los cuadernillos y los recursos multimedia difundidos por televisión, radio y plataformas digitales.

Dominicana destinará 50 mil millones de pesos (862 millones de dólares) para llevar adelante el año escolar, incluidos en esa cifra la compra de computadoras, el acceso a internet, la capacitación de los docentes y la adecuación escolar, algo nada fácil para cualquier economía.

Según el ministro de Educación, Roberto Fulcar, el Gobierno hace un extraordinario esfuerzo para llevar adelante la docencia pues “perder un año escolar sería una tremenda tragedia nacional”.

Y agregó: “Sentarnos a esperar que el Covid-19 se fuera cuando quisiera y entonces comenzamos con la educación, es una posición pesimista”.

Sin embargo, existen grandes dudas en cuanto a la garantía que este esfuerzo llegue a los tres millones de niños y jóvenes distribuidos a lo largo y ancho del territorio.

Pero Fulcar dijo que el país ha hecho de todo por aunar esfuerzos para que donde haya un niño, sea la montaña o la ciudad, llegue la docencia de una u otra forma.

Por eso hizo un llamado a la unidad nacional para asumir la educación como un compromiso colectivo, de nación y sin importar clases sociales.

La primera semana del curso es de inducción para explicarle a las familias cómo será el proceso y además, se entregará a profesores y padres o tutores los cuadernillos o guías explicativas con los pasos a seguir porque todos deben recibir entrenamiento.

Las clases se transmitirán por radio, televisión e internet, y contarán con el soporte de más de 100 emisoras y todos los canales televisivos para dar cobertura al 100 por ciento del territorio nacional.

Habrá un canal para cada grado y las clases se van a repetir dos o tres veces al día.

En el caso de los estudiantes de bachillerato, recibirán tres horas de clases y los demás, alrededor de hora y media “porque los niños no se pueden saturar”.

Los estudiantes serán evaluados a través del seguimiento que le darán los profesores por WhatsApp, o ellos o sus padres podrán entregar los trabajos personalmente.

Asimismo, indicó que la estrategia Aprendiendo en Casa busca que no haya excusa para no estudiar, inclusive aun sin internet ni electricidad. También se busca garantizar los materiales para niños con discapacidades visuales y auditivas y con autismo.

No obstante, deben enfrentar una realidad: sólo 24,5% de niños y adolescentes cuenta con un aparato electrónico y solo el 55,5% tiene acceso a internet. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*