Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Latinos en el R.U: La pandemia triplica el dolor

La mitad de los latinoamericanos de Londres están sin trabajo como consecuencia de la pandemia y uno de cada 7 no está registrado en el médico de cabecera. La falta de acceso a la atención médica básica suscita preocupación por la difusión de la vacuna entre la comunidad.

 

Así lo revela el estudio The impact of Covid-19 on the lives of Latin American migrants, realizado por Indoamerican Refugee and Migrant Organisation (IRMO).

Según datos oficiales, incluido el censo más reciente,  en el Reino Unido viven existen algo menos de 250.000 latinoamericanos, de los cuales unos 145.000 viven en Londres. Esto incluye grupos regulares, irregulares y de segunda generación.

Se calcula que esta comunidad es la octava población no nacida en el Reino Unido en Londres y que es mayor que la comunidad china. En Londres, los latinoamericanos se concentran en el sur y el noreste, con poblaciones significativas en Lambeth, Southwark y Haringey.

Esta comunidad está bien educada, ya que la mitad tiene estudios universitarios. Sin embargo, muchos luchan contra la falta de inglés. De hecho, la barrera del idioma hace que muchos tengan dificultades para acceder a los servicios básicos a los que tienen derecho.

Antes de la pandemia, tenían tasas de empleo muy elevadas, aunque estaban sobrerrepresentados en sectores mal pagados, como la limpieza de oficinas y la hostelería.

Además, tres cuartas partes ganaban menos del salario mínimo de Londres y muchos viven en alojamientos privados de alquiler inadecuados y superpoblados.

Y como si ser inmigrante no fuera suficientemente duro, serlo en tiempos de pandemia triplica el dolor.

La investigación  revela las crisis cruzadas de aumento del desempleo, prácticas laborales abusivas, vivienda inadecuada y aumento de la pobreza alimentaria a las que se enfrenta la comunidad latinoamericana. Esto se ve agravado por la exclusión digital y la barrera del idioma, lo que significa que muchos tienen dificultades para acceder a la ayuda principal.

La investigación revela que el 49% está sin trabajo como resultado de la pandemia, que 1 de cada 7 no está registrado en un médico de cabecera, que el 60% tiene dificultades para pagar el alquiler, la mitad está pasando por dificultades financieras, un tercio se enfrenta a la pobreza alimentaria y que 4 de cada 10 no tienen Internet en casa y el 15% no tiene dispositivos.

Ahora, en un tercer cierre, el estudio demuestra las extremas dificultades a las que se enfrentan las comunidades de inmigrantes BAME.

Los latinoamericanos, que a menudo desconocen sus derechos laborales y tienen contratos de trabajo precarios, se ven privados de permisos y subsidios de enfermedad o son despedidos sin los procesos adecuados. Los propietarios sin escrúpulos han seguido acosando y desalojando a la gente durante el cierre.

“Los latinoamericanos vulnerables corren el riesgo de quedar excluidos de lo que concierne a la vacuna, debido a las barreras a las que se enfrentan para acceder a la asistencia sanitaria básica” dice  Lucía Vinzón, directora Indoamerican Refugee and Migrant Organisation (IRMO), organización benéfica que publicó el informe.

Por ello, señala, es “Es crucial que las autoridades nacionales y locales, incluidos los organismos de salud pública, reconozcan a esta comunidad como minoría étnica para hacer visibles los impactos de la pandemia y asegurar que la vacuna llegue a todos”.

Información suministrada por el IRMO – (Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*