En Foco, Latinoamerica, Opinión

Espiral ascendente de asesinatos de mujeres

México sumó 3.462 mujeres asesinadas de enero a noviembre de 2021, un promedio de más de 10 al día,  y en este año la cifra llega a las 1.320, lo cual arroja un promedio de 11 asesinatos diarios, la cifra más alta del mundo en feminicidios.

 

Luis Manuel Arce Isaac

 

Las estadísticas son macabras en el caso de feminicidios de niñas y adolescentes. En el primer bimestre de 2015 a 2017 fueron 11 asesinatos. En 2018 hubo 13; en 2019 se reportaron 20; en 2020 sumaron 25; en 2021 fueron ocho, y este año en cuatro meses ya van 19 niñas violadas y asesinadas, algunas de seis años.

Esas cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública son aterradoras, y lo que preocupa a organizaciones femeninas y a la población en general, es que, a pesar de las medidas que el gobierno está tomando para acabar o disminuir la violencia en el país, en lo que concierne al feminicidio los resultados son negativos.

El asesinato de la joven regiomontana de 18 años Debanhi Escobar, raptada, violada y golpeada hasta la muerte, fue el detonante de las marchas y manifestaciones en casi todos los estados del país.

Fuentes del gobierno admiten que en los últimos ocho años los feminicidios aumentaron de forma constante, sólo la pandemia por Covid-19 logró reducirlos ligera y momentáneamente.

Datos de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, recuerdan que desde el primer bimestre de 2015 a la fecha, el registro de los feminicidios se incrementa en el país año tras año.

Revela que en ese lapso, en 2015 fueron 63; en 2016 hubo 95; en 2017 se contabilizaron 120; en 2018 el registro fue de 139; en 2019 se reportaron 142; en 2020 fueron 167; en 2021 sumaron 154, y este año en apenas cuatro meses ya van por 157.

Son cifras imposibles de digerir y de aceptar, señalan líderes de esas organizaciones, por eso es justo exigirle al gobierno que haga mucho más para que esa brutal espiral pare y le devuelva a las mujeres la tranquilidad y acabe el sufrimiento de la familia.

El gobierno ha reforzado la vigilancia y presencia militar en casi todos los estados, principalmente donde más asesinatos se reportan, como es el caso de Nuevo León y su capital Monterrey, donde se vive en estos momentos una increíble ola de secuestros criminales, y aunque aparecieron muchas mujeres con vida, otras muchas fueron asesinadas como el caso de Debanhi.

Sobre el caso de Debanhi, las manifestantes han rechazado hipótesis como la de que la joven cayó por accidente en una profunda cisterna abandonada de un motel, llena de agua y con cuatro metros de profundidad.

La autopsia demostró que fue violada, ultrajada y golpeada en todo su cuerpo, con una herida mortal en el cráneo, lo que ha enardecido a la población del estado de Nuevo León.

Lo más importante, destacan las mujeres organizadas, es que hasta el momento la política para intentar disminuir la violencia y la inseguridad social, si bien ha dado resultado para algunos homicidios dolosos, no lo es para los feminicidios. Exigen el análisis de lo resuelto hasta ahora y del aumento de los asesinatos, y nuevos planes o programas para frenar esta brutal ola de crímenes que justifican la rebelión de las mujeres. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*