Europa, Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Relato de un solicitante de asilo obligado a volver a casa

E. pidió a Alarm Phone compartir un relato personal de un retorno forzado que vivió en la frontera greco-turca y que se constituye en una las muchas violaciones de derechos humanos que se cometen a diario en las fronteras de Europa.

 

«A pesar de que dijimos a la policía griega que ‘si nos hacían devolver, nos detendrán en Turquía’, nos devolvieron, violando la prohibición internacional de devolución».

Eso dijo E* (nombre ficticio por razones de seguridad) , y he aqui su testimonio:

«Me llamo E. Como vivo en Turquía, no puedo revelar mi identidad. Soy ciudadana de Turquía.

Me pusieron bajo custodia acusada de terrorismo contra los disidentes del régimen de Erdoğan mientras hacía un máster y también daba clases en Turquía, y he estado investigada durante seis años.

Mi marido es ingeniero químico y se refugió en Alemania hace cuatro años. Mis dos hijos pequeños se fueron a Alemania hace un año para vivir con su padre y estudiar allí.

Como no se me levantó la prohibición de salir al extranjero a pesar de todas mis solicitudes, me arriesgué a pasar el río Maritsa ((Río Evros en griego) para poder reunirme con mi familia en Alemania en mayo de 2022.

Tras un largo y difícil viaje, pedí asilo en Grecia. Le expliqué mi situación al policía que encontré, pero nos entregó a mí y a otros dos ciudadanos turcos que se refugiaban conmigo a personas no identificadas con máscaras, sin ni siquiera llevarnos a la comisaría.

Nos metieron en un vehículo que no permitía respirar a una persona junto con 15-20 refugiados afganos y nos dieron un bote.

Fue en ese momento cuando nos dimos cuenta de que nos iban a devolver.

Nos llevaron a la frontera, nos quitaron los teléfonos y los tiraron al río, y cruzamos el río con más gente de la que podía llevar una barca.

Así que nos devolvieron forzosamente a Turquía. Aunque dijimos a la policía griega que «si nos devuelven , nos detendrán en Turquía», nos enviaron de vuelta con un grupo de 15-20 refugiados afganos, violando la prohibición internacional de devolución.

Por desgracia, nos detuvieron en Turquía. Estuve detenida una noche. Los dos profesores que estaban a mi lado fueron detenidos y enviados a prisión. Permanecerán en prisión como presos políticos durante los próximos seis años.

Perdí mi única esperanza de ir a ver a mis dos hijos que me están esperando.

Me gustaría agradecerles de antemano su sensibilidad frente a los retornos obligatorios que se dan en la frontera entre Turquía y Grecia y ayudar a que se escuche nuestra voz con respecto a esta cuestión crucial.»

E. es una de las muchas personas que intentan encontrar seguridad en Europa, reunirse con sus seres queridos o encontrar una vida más pacífica, y cuyas esperanzas y sueños son aplastados una y otra vez por los violentos guardias fronterizos de la Fortaleza Europa.

Seguiremos denunciando estas violaciones de los derechos humanos y seguiremos solidarizándonos con E. y con todas las personas que se desplazan, por el derecho a la libertad de circulacion.

Artículo publicado por AlarmPhone.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*