Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

De rareza a mercancía

La profundidad de la escritura de James Joyce proporciona material de referencia para los académicos y los buitres de la cultura de todo el mundo, pero aunque el número de libros sobre Joyce es de proporciones oceánicas, los que merecen permanecer en una estantería son desproporcionadamente pequeños en comparación.

 

James Joyce. Foto de Cityswift / Flickr. Creative Commons License.

Sean Sheehan

 

Me vienen a la mente «La venganza de Joyce» y «El espíritu fuerte», de Andrew Gibson, junto con «Los años de Bloom», de John McCourt. Ahora, McCourt ha escrito un nuevo libro, «Consuming Joyce».

La llegada de los primeros ejemplares impresos de «Ulises» se esperaba con ansiedad en París el 2 de febrero de 1922.

Sylvia Beach, la editora, estaba en la estación de tren de Lyon para recibir los primeros ejemplares de la imprenta de Dijon y uno de ellos, colocado en el escaparate de su librería, atrajo la atención durante todo el día. En Irlanda, la publicación del libro pasó desapercibida.

«Consumir a Joyce» trata de la recepción de «Ulises» a partir de este comienzo poco propicio.

Ezra Pound, uno de los primeros defensores de Joyce, proporcionó un marco para apreciar su importancia en términos de modernismo europeo y no de nativismo irlandés.

Las primeras décadas de Irlanda como un frágil nuevo Estado no eran propicias para alguien como Joyce; y cómo emergió del silencio y la hostilidad, de la rareza a la mercancía, es el viaje que McCourt traza.

La década de 1920 es una crónica lamentable de los ataques católicos a la novela por parte de personas que nunca vieron un ejemplar de «Ulises», y mucho menos leyeron ninguna de sus páginas. En la década siguiente, Irlanda trató de aislarse, cultural y económicamente, del resto del mundo.

Se ignoró la creciente prominencia que Joyce estaba atrayendo a escala mundial y la autocensura hizo que el libro nunca tuviera que ser prohibido en Irlanda.

Cuando Joyce murió en 1941, los funcionarios irlandeses se preocuparon principalmente por si había muerto como católico; su escritura constituía un pecado intelectual difícil de perdonar.

En 1950, la fama de Joyce hizo que el gobierno irlandés esperara que el manuscrito de «Finnegans wake» fuera donado a la Biblioteca Nacional de Irlanda, pero la esposa de Joyce, Nora, bloqueó tal medida. En el quincuagésimo aniversario del Bloomsday, en 1954, un pequeño grupo de fans de Joyce celebró en Dublín un acontecimiento que ya se ha hecho un hueco en el calendario turístico dublinés, y las celebraciones del centenario serán este año mayores de lo habitual.

La industria turística irlandesa tardó en explotar el «Ulises» y, todavía en 1980, la casa de la dirección de Leopold Bloom apenas conservaba su puerta principal; pronto sería demolida por una orden religiosa propietaria.

Ulysses. Foto de Catherinecronin / Flickr. Creative Commons License.

Un eco de aquellos días filisteos puede oírse en la decisión de 2021 de no oponerse a la venta a inversores de la casa dublinesa que tanto protagonismo tiene en el relato corto de Joyce «Los muertos». La preciosa arquitectura exterior e interior de la casa será demolida para dar paso a un alojamiento turístico.

«Consumir a Joyce» es un estudio exhaustivo, escrito de una manera suave que permite al autor, sin llamar la atención sobre las muchas limitaciones del famoso libro de Richard Ellman, informar suavemente a los lectores de la necesidad de una nueva biografía de Joyce.

«Consuming Joyce: 100 Years of Ulysses in Ireland», de John McCourt, ha sido publicado por Bloomsbury.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe) – Fotos suministrdas por la editorial.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*