Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

Escribir sobre la guerra

“Warriors for the working day”(Guerreros por la jornada laboral) es un apasionante relato sobre la guerra de tanques en Francia tras el desembarco de Normandía en 1944.

 

Sean Sheehan

 

 

Aunque es ficticia, la historia se basa en las experiencias del autor, Peter Elstob, que luchó por los republicanos en la Guerra Civil española antes de unirse al ejército británico al estallar la Segunda Guerra Mundial.

La novela comienza de forma inocua con una descripción de cómo se prepara el té dentro del espacio reducido de un tanque, antes de pasar a relatar una «misión de búsqueda» de la tripulación, que recorre una granja francesa abandonada en busca de cualquier cosa de valor. Elstob fue ascendido al mando de un tanque y su libro cuenta la historia de un personaje que, como él, es puesto inesperadamente al mando de un tanque.

La muerte y el sufrimiento se describen con naturalidad y no hay ningún tipo de glamour en lo que ocurrió después del desembarco de Normandía, cuando los tanques y sus tripulaciones se abrieron paso por el noroeste de Europa y avanzaron hacia Alemania.

Los tanques son máquinas pesadas con una ontología propia y Elstob describe con precisión en qué consiste: «La preocupación por la defensa recorrió a la tropa como un escalofrío y les recordó que estaban encerrados en grandes cajas de acero que se movían lentamente, llenas de explosivos y galones de gasolina fácilmente inflamable.

La tripulación siente un gran temor existencial cuando un tanque atraviesa una ciudad en la que el enemigo acecha sin ser visto con bazucas.

“Patrol” (Patrulla), de Fred Majdalany, también se basa en la propia experiencia bélica del autor, pero el escenario de la guerra es el desierto del norte de África y, en particular, una patrulla nocturna a pie de un pequeño grupo de soldados.

El personaje central, Sheldon, sólo tiene veinticuatro años, pero sus experiencias le hacen sentirse considerablemente mayor y le llama la atención la camaradería que se desarrolla entre personas que en otras circunstancias tendrían poco en común: «Esperaba no encontrarlo nunca después de la guerra», comenta de alguien cuya compañía disfruta, «sabía que no le gustaría».

El tercer libro de esta excelente serie de clásicos reeditados por el Museo Imperial de la Guerra es “Trial by battle”, de David Piper. Uno de los mejores escritores de la Segunda Guerra Mundial, Piper estaba sirviendo en Malaya cuando fue capturado por los japoneses en 1942.

Sobrevivió más de tres años como prisionero de guerra y llegó a escribir de forma memorable sus experiencias.

“Trial by battle” es un relato de ficción sobre la guerra en la selva del sudeste asiático y cómo su protagonista, Alan Mart, se enfrenta al racismo del Imperio y a una cobardía que reconoce en su propia alma. Es uno de los mejores libros surgidos de un conflicto mundial que produjo menos obras literarias de las que cabría esperar.

“Warriors for the working day”, “Patrol” y “Trial by battle” están publicados por Imperial War Museum.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marin)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*