Europa, Globo, Latinoamerica, Reino Unido, Uncategorized @es

El confinamiento le abrió la puerta a la violencia

Muchos de los abusos contra las mujeres no se denuncian y, por ende, no hay cifras exactas. En los países más pobres la violencia afecta hasta a la mitad de las mujeres y en el mundo una de cada tres ha sido objeto de violencia física o sexual. La enfermedad obligó a las víctimas a convivir con sus agresores. En Panamá el feminicidio es alarmante.

 

Así lo reporta un informe conjunto de ONU Mujeres y la Organización Mundial de la Salud (OMS), y señala que la mayor parte de ese maltrato proviene de sus propias parejas íntimas y se produce dentro de sus hogares.

Según ONU Mujeres y la OMS, esas agresiones tienen consecuencias a nivel físico, mental, de salud sexual y reproductiva, y se asocia con un mayor riesgo de contraer el VIH en algunos entornos.

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, ha dicho que se trata de “’la violación a los derechos humanos más persistente y generalizada, no se lleva ante la justicia y es común en cualquier parte del mundo”. El alto costo en la salud mental de tales maltratos no es sólo sobre la víctima, sino que afecta a toda su familia.

Frente a este problema, ONU Mujeres y la OMS pidió a los países aumentar y cumplir sus compromisos para fortalecer la voluntad y el liderazgo políticos, con el fin de enfrentar todas las formas de violencia contra ellas.

Ambas agencias de ONU recalcaron que hacen falta, entre otros aspectos, leyes sólidas que transformen las relaciones de género y abarquen desde el cuidado de los niños hasta la igualdad salarial.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, diversos reportes de Naciones Unidas alertan que las mujeres enfrentan, en el contexto de esta crisis sanitaria, un aumento de la violencia doméstica, las tareas de cuidado no remuneradas, el desempleo y la pobreza.

Feminicido en Panama

Junto al desempleo y la desigualdad, la violencia contra las mujeres -enquistada en Panamá hace décadas- se ha acrecentado.

Los prolongados confinamientos obligaron a las mujeres a convivir con sus agresores sin certeza del castigo, pues la justicia también estuvo en pausa durante varios meses.

La secretaria ejecutiva del Consejo Consultivo de Género y del Observatorio Panameño contra la Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo, Nancy Quintero, ve con zozobra el número de muertes violentas contra las mujeres durante los dos primeros meses del actual año. “Estamos muy preocupados por la cantidad de femicidios a inicios del 2021, somos conscientes que 2020 fue un año difícil a nivel nacional e internacional, sin embargo, consideramos que producto del aislamiento por la cuarentena, las víctimas de agresión o violencia en sus hogares no han podido presentar sus quejas”, indica Quintero.

Según cifras oficiales, hasta la fecha se reportan seis femicidios, por lo cual agrupaciones feministas propusieron crear un plan estratégico nacional contra este delito, que el pasado año registró 31, la cifra más alta en el país durante los últimos seis años.

Según la socióloga y miembro del colectivo Espacio de Encuentro de Mujeres, Eusebia Solis, el incremento de los casos es una consecuencia del abandono institucional y social de las mujeres, quienes viven en la incertidumbre ante la amenaza creciente de la violencia doméstica y machista.

De acuerdo con Telemetro Reporta, el 30%  de los femicidios ocurridos en 2020 fueron contra niñas de cero a nueve años y adolescentes, mientras la comarca Ngäbe Buglé y las provincias de Colón, Panamá y Panamá Oeste registraron el mayor número.

Pero la violencia en el hogar no es la única. También está la sexual, que en la mayoría de los casos ocurren en niñas y adolescentes, dijo Solis.

Hay una gran población infantil víctima de la violación doblemente agravada, de la cual se habla muy poco, pero 2020 finalizó con unos 300 casos denunciados en Panamá. Además, el vacío legal impuesto por la Covid-19 tras las medidas de restricciones y cierres dejó desamparada a las víctimas de la violencia y a las embarazadas con contratos suspendidos, trabajadoras informales o desempleadas. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*