En Foco, Opinión

Bolivia se recupera

Desde la campaña electoral de 2020, Luis Arce prometió a los bolivianos que trabajaría para reconstruir la economía, enfrentar la pandemia y recuperar la democracia. Y cumplió, pese al impacto delCovid-19, de las campañas y hechos violentos perpetrados por la ultraderecha y hasta intentos de magnicidio.

 

Luis Arce. Foto de Casa de America / Flickr. Creative Commons License.

Así lo muestran las previsiones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) sobre el 5%, cifra mayor al 4,4% proyectado inicialmente por la cartera de Economía.

Bajo el gobierno golpista de Jeanine Áñez (2019-2020), el PIB se contrajo 8,8% y registró la primera cifra negativa en más de cinco décadas.

La caída de este indicador estuvo marcada por la pandemia, pero profundizada por los malos manejos de la gestión de facto tras el golpe de Estado propinado al entonces presidente Evo Morales, dijo Arce.

Otros impactos negativos generados por la administración de Áñez incluyen el cese de la inversión pública, la privatización de sectores estratégicos, la corrupción, el robo a las arcas del Estado y el endeudamiento del país con organismos financieros internacionales, entre otros males.

En el empeño de revertir tal situación, el actual Gobierno de Bolivia destinó

sumas millonarias a la inversión pública, en especial a la creación de infraestructura, que como valor agregado contempla la creación de miles de puestos de trabajo. Asimismo, se incentivó la explotación del litio, el país incrementó exponencialmente sus reservas internacionales y estimuló la producción nacional de calidad para fomentar las exportaciones y sustituir importaciones.

El repunte económico principal de los primeros meses se dio en el área de la construcción con un crecimiento en mayo pasado de un 32%, con aumento de la importación de hierro y de la producción de cemento, según el reporte del ministerio del ramo.

De enero a abril la actividad económica creció un 5,3%, gracias al incremento de la minería con un 34,2%; la construcción (17,9), hidrocarburos (10) y las manufacturas (9,6), entre los principales sectores.

Igualmente crecieron las ventas en restaurantes, hoteles, supermercados y el flujo aéreo de pasajeros, que en igual periodo del 2020 estuvieron paralizadas debido a cuarentena rígida impuesta por el azote de la Covid-19.

También las inscripciones de nuevas empresas crecieron de enero a junio en un 71% y la inversión pública aumentó en un 111% comparado con igual periodo del año anterior, según el ministro de Economía, Marcelo Montenegro.

Otros aspectos que sobresalen en este repunte económico es el pago de créditos reprogramados por la pandemia, que hasta fines de junio llegó a los 3.941 millones de dólares.

En el primer semestre de 2021 el país afrontó otros dos picos de contagio de la Covid-19, en los que el Gobierno optó por mantener la dinámica de la economía, evitó restricciones y aceleró la vacunación para reactivar el crecimiento.

Igualmente generó medidas de oferta y demanda para incentivar el sector como el Bono Contra el Hambre, el crédito SíBolivia y el Régimen de Reintegro en Efectivo del Impuesto al Valor Agregado.

Casi al cierre de diciembre el crecimiento económico se refleja en sectores como el minero (53%), transporte y almacenamiento (35,4%), construcción (35,3%), hidrocarburos (17,2%), electricidad, gas y agua (9,9%), comercio (9,7%), e industria y manufactura (9,0%).

Hasta octubre el saldo comercial boliviano registró un superávit acumulado de 1.584 millones de dólares, contrario a similar período de 2020, cuando se presentó un déficit de menos 159 millones de dólares, según informó el Instituto Nacional de Estadística.

Las exportaciones totales ese mes registraron un incremento de 64% y alcanzaron 9.108 millones.

Hasta el décimo mes de este año la inflación acumulada en el país fue de 0,54%, la más baja entre los países de América Latina, de acuerdo con datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior. Desde el principio de su gestión en noviembre de 2020, y ante la necesidad de aumentar las reservas hidrocarburíferas, el Ejecutivo se trazó un intenso plan de exploración orientado a reactivar numerosos proyectos demorados con gran prospectividad y que ahora se encuentran en plena ejecución. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*