Migrantes, Multicultura

Michael Borodin, la tienda que enmascara la esclavitud

El colapso de la URSS provocó una enorme desigualdad social y la emigración desde las antiguas repúblicas soviéticas de personas desesperadas por encontrar trabajo. La situación se agrava debido a una policía corrupta y a un sistema judicial que apenas funciona. La explotación de los inmigrantes hace que proliferen todas las formas de esclavitud.

 

Graham Douglas

 

La esperanza de vida masculina en Rusia ha subido y bajado en función de las condiciones económicas, pero tras más de una década de recuperación gracias a las exportaciones de petróleo y gas sigue siendo unos 10 años menor que en Europa Occidental.

Una de las consecuencias de la incertidumbre económica ha sido el aumento de la emigración desde las antiguas repúblicas soviéticas hacia Moscú y la Rusia europea. La película de Michael Borodin, de título irónico, The convenience store, es un docu-drama basado en la historia de los esclavos de Golyanovo, que también aprovecha la oportunidad para cubrir otros tipos de esclavitud y tráfico en la Rusia actual.

Organizaciones como el Comité de Asistencia Cívica luchan por ayudar a los inmigrantes en estas circunstancias desesperadas, pero se ven obstaculizadas por la corrupción e ineficacia de la policía, y también por la Ley de Agentes Extranjeros, que acaba de ser declarada ilegal por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Hablé con el director para The Prisma, después de que su película se proyectara en el festival de cine de Indielisboa.

La película está sujeta a la censura en Uzbekistán, pero en Rusia fue patrocinada por el Ministerio de Cultura.

La censura y los consejos artísticos se mantienen en Uzbekistán desde la época soviética.

Conseguir el permiso de rodaje fue difícil, y nos pidieron que cambiáramos el guion, pero rodamos donde quisimos en la pequeña ciudad donde crecí.

Conseguir un permiso de alquiler es más difícil, pero si nos dan permiso este año, intentaremos proyectarla en Uzbekistán, o en algunas salas independientes o en cineclubes.

En Rusia, la película cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura y del fondo privado Kinoprime. Presentamos el guión al Ministerio de Cultura y nos dieron dinero. Por los impuestos que pago, recibo atención médica gratuita, y voy al Ministerio de Cultura y «recibo» este servicio.

Este dinero se gasta en Rusia para mantener a la gente que trabaja en la industria. Antes de la invasión de Ucrania, yo no tenía ningún conflicto interior por recibir dinero del Ministerio de Cultura, pero ahora no acepto dinero del Estado ruso.

La policía es corrupta, ¿qué poderes tienen las ONG para ayudar a los inmigrantes como Mukhabbat?

El Comité de Asistencia Cívica es una organización sin ánimo de lucro que existe hace muchos años y ayuda a los refugiados y migrantes en Rusia: realizan una enorme labor humanitaria. En Rusia son un agente extranjero y no depende del Estado. Prestan toda la ayuda legal posible, presentando documentos, acudiendo a los tribunales, haciendo denuncias a la policía y presentando casos al TEDH.

Zhanna es rusa y no tiene hijos. ¿Qué más se sabe de la persona real?

La verdadera Zhanna no es rusa, se llama Zhanar. En la película no tiene hijos, pero en la realidad se trata de una familia numerosa, y todos están involucrados en este supuesto negocio. Las personas que estuvieron en su cautiverio dicen que es una desequilibrada, una maníaca que podría matarlos. Ella tomó a estos niños y desaparecieron.

Se quedó con algunos para ella, a pesar de que tiene sus propios hijos. Explicar esta situación era una tarea difícil, que necesita una historia más larga, así que la retratamos como sin hijos.

Director Michael Borodin

El caso va a parar al TEDH. ¿Significa eso que los tribunales rusos no lo van a conocer?

Los casos relacionados con la esclavitud y la restricción de la libertad prácticamente no se mueven. La policía a menudo no acepta las quejas, diciendo que no hay una restricción real de la libertad – la tienda estaba abierta, la gente eligió libremente trabajar allí.

El Comité de Asistencia Cívica presentó declaraciones a la policía unas ocho veces. Y cada vez se les negó la iniciación de un proceso penal.

Cuando se deniega la apertura de un proceso penal alegando que no se ha cometido ningún delito, no queda más remedio que acudir a los tribunales superiores. El TEDH se puso en contacto con el organismo oficial en Rusia, que respondió: «No, no se cometió ningún delito, la Federación Rusa no tiene la culpa de nada».

Esta respuesta nos permitió seguir adelante y pedir al TEDH que lo escuchara. Después del 24 de febrero, no sé si el TEDH seguirá considerando este caso, y los abogados dicen que sólo hay una pequeña posibilidad de que exija a Rusia el pago de una indemnización.

Las sentencias del TEDH no significan nada para el tribunal ruso. La gente lleva muchos años en la esclavitud sin que se haga justicia: esta tienda sigue abierta.

¿Sucedió realmente la extrema violencia que se muestra en la película? ¿Ha habido otros casos?

Sí, incluidos los asesinatos. Incluso de los relatos de las mujeres que estaban en esta tienda. Había una mujer con las piernas cubiertas de venas sangrantes.

La verdadera Bakiya tiene las manos y la cara lisiadas, necesita inyectarse una droga especial para reducir su tic. Tenía todos los dientes arrancados.

Ella y su hijo, que nació allí, tienen grandes problemas de salud. Decidimos concentrar todo esto en una o dos escenas de la película. No puedo entender cómo la gente sobrevivió a tanta crueldad.

Había niñas negras en la ONG.

Esta organización rescata a personas de la esclavitud de todo tipo: laboral, mendicidad forzada, sexual.

Resulta paradójico que el número de personas que salen de Rusia para ser sometidas a esclavitud sexual y el número de personas que son traídas a Rusia para ser sometidas a esclavitud sexual sean aproximadamente los mismos.

A las chicas africanas se les promete trabajo en Rusia, pero se las encierra en un piso y se las obliga a mantener relaciones sexuales. Durante el Mundial de 2018 se simplificó la entrada para los aficionados extranjeros, y muchas mujeres africanas fueron introducidas utilizando este visado para trabajar como esclavas sexuales, son rehenes no prostitutas. Esta pequeñísima organización trata de ayudarlas. Organizaciones más grandes, como el Comité de Asistencia Civil, ayudan a redactar los documentos, lo que es muy difícil.

Zhanna confía mucho en que Mukhabbat vuelva con ella y poder encontrar a su hijo, porque además sabe de la impunidad que existe.

Sí, porque en todos estos años, excepto en 2012, a pesar del trabajo de los periodistas, no le ha pasado nada a ella ni a su negocio. Está absolutamente segura de que no sufrirá ningún castigo.

Me metí en esta historia en parte porque trataba de entender cómo se permite a la gente hacer cosas tan horribles. Es la misma historia de impunidad y poder ilimitado que vemos en Rusia a nivel estatal.

¿Existía esta explotación de los inmigrantes antes del fin de la URSS?

Probablemente no, porque la URSS era todavía un estado bastante social. Pero con el colapso de la URSS y la situación económica que siguió, la gente viajó a donde pudo para ganar dinero. En la década de 2000, comenzó la recuperación económica en Rusia a partir de la venta de petróleo y gas, por lo que la gente de Uzbekistán comenzó a marcharse a lugares donde pudiera ganar algo para alimentar a sus familias en su tierra natal.

Hay algunos momentos simbólicos en la película: un hombre montado en un burro entra en la tienda, la bandada de gansos que va detrás del inspector, la escena final.

Estas escenas surgieron de la necesidad de captar el horror de la violencia y la esclavitud en la tienda y traducirlo en una imagen artística.

Parecía importante dar un indicio de justicia en la película: que Mukhabbat estará con su hijo, que la tienda se derrumbará y quedará sólo en la historia, pero no podía haber un final feliz.

Estas imágenes fantásticas existen sólo porque el impulso interior de la heroína es encontrar la justicia. Utilicé los cuentos de hadas y los trasladé a un plano simbólico, en el que todos estos elementos parecen llevarla a casa y de vuelta a lo que ella buscaba. La elevación de la tienda en una grúa simboliza el hecho de que sigue funcionando y parece que se cierne sobre la ciudad. La historia es real, pero era demasiado cruel para mostrarla como un puro documental. Intentamos mostrar la raíz de las circunstancias en las que la gente cayó con fantasías, con sueños, con el horror que se vive dentro, y hay alguna salida, aunque sea extraña.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin) – Fotos facilitada con la amable autorización de Metrafilms

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*