En Foco, Ojo de la Aguja, Opinión

Pluralismo liberal: ¿renacimiento del culto al emperador romano?

Afortunadamente a los noxii (condenados y personas nocivas para la sociedad) ya no son arrojados a los leones como un medio de entretenimiento y control social.

 

Nigel Pocock


Pero desafortunadamente ambos están entre nosotros…. Los periódicos provén el entretenimiento mientras que las ideas transportan con sutileza los ideales del emperador –ideales para todos nosotros…

El pluralismo liberal es en mayor o menor escala la ideología prevaleciente en los países de occidente en la actualidad ¿pero es verdaderamente tan liberal como se dice?

¿O es el la cubierta de una matizada y sutil tiranía condicional como el pluralismo de la antigua Roma, sobre un consentimiento a priori de rendir culto al emperador en su santuario? Yo creo que es precisamente eso.

¿Que es lo que está pasando entonces? Parece ser que dos cosas: la primera es  el dualismo de (1) valores y “elecciones personales” que son privadas y (2) hechos tomados como conocimiento científico y empírico que luego son aceptados como socialmente correctos y por ende permitidos en la esfera pública –el santuario del emperador-

De ese modo el dualismo lo trivializa todo en el ámbito privado al ser personalmente idiosincrático  en favor de un “liberalismo” público que dice ser pluralista.

Al hacerlo margina inevitablemente al verdadero pluralismo de la creativa fricción entre ideologías opuestas, reduciendo de ese modo la vida compartida en una monocultura.

En la misma manera que la sociedad medieval esperaba reducir la subversión, crear harmonía social y un poderoso y consensual gobierno. La monocultura con ese fin.

Al menos 95 tesis fueron clavadas en las puertas de una iglesia en Wittenburg, esta sociedad medieval no era pluralista en absoluto, y el pluralismo liberal anhela el retorno a esa monocultura, ayudada por una cama de Procuso por la cual todo lo que es supuestamente científico o empírico y no encaja con su intolerante liberalismo, es reajustado a fin de que  cuadre.

El dualismo y la ingeniería social se hacen con el fin de reducir la pluralidad,  esto puede ser visto especialmente en la manera en que los valores personales, la vida en familia, los estudios religiosos y la sexualidad se relacionan e informan mutuamente, estos son separados en forma artificial de  las ciencias duras como  biología,  física y  química en las escuelas.

Y aún así,  las más antiguas son tan susceptibles a los análisis científicos y empíricos como las ciencias más recientes, particularmente en campos emergentes como la epigenética (agregado a la genética) y la neurología (y sus muchas ramas como la socioneurología) donde los resultados de la elecciones del estilo de vida pueden ser medidas en términos patológicos, de dificultades y de bienestar dentro de comunidades específicas.

Una inmensa “facticidad” (por usar el término de Peter Berger) privilegia a la información que encaja con la ideología liberal, mientras que las que giran alrededor de una supuesta falsedad so etiquetadas como herejes y excluidas de los beneficios culturales y sociales. Pluralismo, ¡sí como no!

De ese modo, parece que un nuevo sutil, intolerante fundamentalismo liberal (no puedes enseñarme nada) ha surgido y  busca satisfacer el instinto consumista (yo primero) de la gente.

Esta es una monocultura sociopragmática diseñada para alimentar los instintos consumistas de tanta gente como sea posible y de esa manera se convierte en el equivalente moderno de “pan y circo”, en donde todos los noxii son devorados por poderosos leones. Mientras el emperador es adorado, todo es permitido, caso contrario se baja el pulgar y una espada penetra la clavícula y atraviesa el corazón.

 (Traducido por Pablo Bisbal – Email: kuky02@hotmail.com) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*