Cultura, En Foco, Migrantes, Multicultura, Opinión, Reseña libros

Fotografiando la experiencia de refugiados y migrantes

En “The Castle”, Richard Mosse despliega cámaras termográficas de alta tecnología del tipo asociado con la vigilancia sigilosa por parte de militares. Utiliza la tecnología para registrar momentos de la vida en campos de refugiados y cruces fronterizos a lo largo de las rutas de migración hacia Europa desde los continentes vecinos.

 

“The Castle”, de Richard Mosse, publicada por MACK Tempelhof Berlín

Sean Sheehan

 

El sitio para un refugio de emergencia, un aeropuerto en desuso en Berlín, adquiere una resonancia inquietante.

El aeropuerto de Tempelhof fue diseñado por Ernst Sagebiel y construido en 1934 como parte del plan visionario de Hitler para la nueva Germania nazi que surgiría después de la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

La estricta geometría del diseño interior del aeropuerto, visible en la fotografía de Mosse y tomada en 2016, captura la disposición igualmente simétrica de las ‘casas’ temporales para refugiados.

Invita al espectador a mirar voyeurísticamente en los cubículos numerados y abiertos. Vemos figuras humanas que se dedican a sus asuntos frugales y sus pertenencias atadas en bolsas de plástico.

“The Castle”, de Richard Mosse, publicada por MACK Moira en la nieve

Otra fotografía, del campamento de Moira en Lesbos en Grecia, fue tomada en enero de 2017 cuando cayó la temperatura y descendió la nieve. Mosse señala lo difícil que fue para quienes vivían allí en tiendas de campaña y que tres hombres murieron mientras dormían. Sus muertes fueron relacionadas con el envenenamiento por monóxido de carbono de los calentadores improvisados.

A lo lejos se puede ver la costa de Turquía desde donde los traficantes de personas acorralan a los grupos de refugiados antes de lanzarlos de forma encubierta a través del Mar Egeo para llegar a las costas europeas. En una parte de la fotografía, que se muestra aquí, vemos una larga fila de ellos haciendo cola, con capucha, su única protección contra el frío.

Las fotografías en sus representaciones fantasmales de impotencia no permiten ninguna empatía edificante. Se puede suponer y atribuir la identidad de su procesión inmóvil, pero los refugiados son anónimos.

Están tan externalizados, desprovistos de interioridad, como los personajes de un drama de Brecht; tan desheredado y desposeído como las figuras de un texto de Beckett. Aquí no hay consuelo para el humanista. Mire más de cerca las caras de los que hacen cola en Moira y se verá confrontado con su reducción a lo espectral. El campamento ahora está abarrotado y las condiciones allí son extremas.

Nobukho Nqaba, nacida en Sudáfrica cuando el apartheid estaba llegando a su fin, creció en la región del Cabo Oriental mientras su madre trabajaba a casi mil millas de distancia en Ciudad del Cabo.

“Africa state of mind”. Foto de Nobuko Nqaba. Sin título, 2019

Cuando era posible, su madre hacía el largo viaje a casa llevando esas bolsas de malla de plástico con estampado de cheques hechas en China que significan el viajero de bajos ingresos.

En las vacaciones escolares, con tiempo para visitar a su madre, su padre usaría este tipo de bolsa para empacar lo que Nqaba necesitaba. Las bolsas, llamadas ‘unomgcana’ en el idioma Xhosa, se convirtieron no solo en un marcador de migración sino también para Nqaaba “mi compañero durante toda mi vida y mis viajes infantiles. Ha sido mi comodidad y mi hogar”. Algunas de sus fotografías están incluidas en un nuevo y emocionante álbum de fotos, ““Africa state of mind”.

“The Castle”, de Richard Mosse es publicado por MACK“Africa state of mind”, editado por Ekow Eshun, es publicado por Thames and Hudson.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Fotos suministradas por la editorial

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*