Globo, Latinoamerica, Reino Unido

Falacias neoliberales tumbadas por la pandemia

Muchos paradigmas se han derrumbado en medio de esta crisis mundial que de prolongarse demasiado acabará con otros esquemas prediseñados para que creamos que habitamos en una burbuja de cristal, que comienza hoy a despedazarse.

 

Yadira Cruz Valera

 

Si algo marcó el panorama venezolano en los últimos 20 años fueron los diversos paradigmas y matrices de opinión construidos desde las grandes transnacionales de la comunicación, esencialmente, para desprestigiar el proceso bolivariano.

Algunos, tan peligrosos como absurdos, sostenidos durante años y usados para alimentar desde dentro y fuera del país el rechazo a un proyecto popular que convirtió al ser humano en el centro de sus atenciones, el cual sobrevive en medio del intenso bloqueo de Estados Unidos y sus aliados. Sin embargo, algunos meses del azote del Covid-19 bastaron para que muchos de ellos se desmoronaran.

Prensa Latina conversó con el sociólogo venezolano Franklin González, estudioso del tema, quien aseguró que si algo puso en evidencia el nuevo coronavirus fue el derrumbe del determinismo absoluto.

Para González, uno de los paradigmas que sufrió la más estrepitosa caída es aquel que sostenía que sólo los “mejores” sistemas de salud, ubicados en Estados Unidos o Europa, podrían enfrentar exitosamente la pandemia, mientras en Venezuela sería el caos y vería colapsar su sistema sanitario.

El 28 de enero de 2020, un informe elaborado por Global Health Security en El Comercio establecía una tipología de países capaces de enfrentar la crisis, que entonces apenas se preveía.

Según dicho informe los más preparados eran el Reino Unido y los Países Bajos, mientras que Venezuela aparecía como la menos capacitada para ello.

Al respecto señaló que “desde adentro y desde afuera, se aseguraba que Venezuela, que atraviesa por  muchas dificultades debido bloqueo de Estados Unidos, no aguantaría, que ni siquiera habría tapabocas ni muchos menos centros hospitalarios para atender los miles de casos y tampoco médicos, porque la inmensa mayoría se había ido del país’”

Para quienes aseguraban eso, puntualizó el sociólogo a esta agencia, fue una bofetada ver las estadísticas oficiales y comprobar que el epicentro de la enfermedad es la poderosa nación del norte, cuyas cifras de contagios y muertes superan con creces las de Venezuela.

Otro paradigma conocido y malintencionado construido durante años, no sólo contra Venezuela, sino también contra Cuba, fue negar el carácter científico de su medicina.

Se demeritó a los médicos formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), denominándolos ‘brujos con bata blanca’ y asegurando que no estaban calificados para ejercer la profesión.

“Pues resulta que el país donde se formaron esos ‘brujos’ es el creador de medicamentos como el Interferón Alfa 2B recombinante, que está siendo aplicado a pacientes contagiados y como si no bastara sus galenos formados en sus propias universidades médicas colaboran en más de medio centenar de países combatiendo la pandemia”, explica a González a Prensa Latina.

Dice que Cuba es el único país que ha demostrado un internacionalismo genuino, cuyos profesionales de la salud practican la solidaridad más allá de las ideologías y las concepciones políticas.

‘Pero los que de esto no entienden nada, porque sus intereses son más importantes, salen ahora con el cuento de la violación a los derechos humanos que ‘practica el régimen cubano’ contra esos médicos de la solidaridad. Nunca se había visto tamaño despropósito’, expresó el investigador.

Para el sociólogo venezolano, la pandemia es además antidemocrática y puso a relieve los problemas sociales, los fallos y las diferencias de cada sociedad.

Según el investigador, este mortal virus va al unísono con la sociedad de clase y es profundamente desigual, porque no es sólo un asunto médico, sino también y sobre todo, un problema de índole social.

“Es claro que no es una condición genética lo que hace a los afroamericanos más vulnerables ante el virus, sino una serie de factores sociales que los ponen en desventaja (…) Es una amenaza para los negros, inmigrantes y los más vulnerables socialmente y también, por cierto, para la inmensa  mayoría de los pueblos latinoamericanos y caribeños”.

De acuerdo con sus análisis, sustentados en investigaciones sobre el tema, este estudioso de las Ciencias Sociales aseguró que, en otro orden, las palabras que más suenan en estos tiempos de pandemia en el mundo son crisis y decadencia, aludiendo a la economía y el orden capitalista aún prevaleciente. Para González es evidente que la geopolítica actual se derrumbará y Estados Unidos dejará de ser el centro, y otros actores globales como Rusia y China marcarán su presencia e inclinarán la balanza hacia otras regiones. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*