Cinema, Cultura, Globo, Mundo, Reino Unido

Yara Costa Pereira: Lleva bien tu legado, es lo que eres

Las versiones turbo del islam y el cristianismo están amenazando la pacífica coexistencia de las religiones en Mozambique. Siglos de migración, comercio y dominación colonial han producido sociedades multiculturales únicas. Sus películas son la manera de negociar su identidad en tiempos inciertos.

 

Graham Douglas

 

En su trabajo previo desarrolló la idea de contar las historias que no se suelen escuchar porque proceden de las experiencias de las minorías. Su primera película, “Why are they here – Chinese stories in Africa” (2011), se centra en las experiencias de varios inmigrantes chinos pobres en tres países diferentes de África y en qué manera fueron aceptados o no, qué decían las comunidades locales sobre ellos y a ellos y cómo se sentían por ello.

Las personas indígenas de África sufrieron el comercio de esclavos y después ‘la repartición de África’ llevada a cabo por los poderes coloniales en la década de los 80 del siglo XIX. En la década de los 60 del siglo pasado, el Movimiento de Países No Alineados retrocedió y la posterior intervención cubana en Angola en la década de los 70 ayudó a finalizar tanto la dominación portuguesa como el apartheid en Sudáfrica. Pero la liberación ha dado paso a influencias diplomáticas y económicas en lugar de intervenciones militares. Estos vientos de cambio también ondulan las superficies de las identidades multiculturales, y plantean algunas cuestiones: regresar a las raíces, adoptar la criollización, o dejarse atraer por las maquinarias puritanas que ambas religiones principales están instalando.

Hay grupos activos trabajando en el cine documental en Mozambique, aunque es difícil conseguir dinero.

Los conflictos de identidad en esta película son menos brutales que los que aparecen en su película sobre Haití y la República Dominicana, “The Crossing” (2014), pero difunde la intolerancia y la desigualdad económica.

Yara hablo con The Prisma sobre la religión en la Parte 1, pero la sexualidad es una cuestión relacionada, especialmente en el wahabismo.

Usted ha vivido en muchos países y su proyecto a largo plazo es contar las historias desconocidas, ¿cómo se ajusta esta película a ello?

Estoy interesada en aquello con lo que se identifica la gente (si es algo nacional, religioso o racial) y cómo hace que se comporten diferente. Los chinos no son del todo bienvenidos en África, mi película trataba principalmente sobre los chinos pobres y sobre un pequeño empresario de Accra. En Lesoto la gente se quejaba de que los chinos estaban quitándoles sus trabajos, pero la mayoría de ellos simplemente abrían pequeñas tiendas en pueblos donde no ocurría nada. Las cosas cambian dependiendo de los diferentes contextos, Lesoto es diferente de Accra o Johannesburgo. También estoy interesada en cómo la manera en la que vistes o rezas puede determinar si la gente te acepta o no. Karen lleva su religión, y eso determina la manera en la que la gente la ve. Hice otra película documental para Al-Jazeera cuando vivía en Haití, “The Crossing”, sobre un chico joven haitiano que cruza la frontera cada día para estudiar en la República Dominicana. Aunque los dos países compartan la misma isla, son muy diferentes en su identidad: los haitianos son de piel oscura debido a sus raíces africanas y hablan un idioma diferente. Aunque él no estuviera quitando nada de nadie, su identidad le causaba problemas.

Y la identidad puede cambiar en base a si la gente decide encajar o defender su propia identidad. Es una cuestión personal porque vengo de una familia de raza mixta.

¿Usted nació en la isla de Mozambique?

No, pero la familia de mi padre es de allí y tras empezar a ir, ¡decidí que era mi lugar de nacimiento! Solo tiene 3 km por 300 m y una población de 15.000 habitantes, con una historia realmente multicultural. Era originalmente un puerto árabe, después fue un puerto de esclavos, después vino el comercio de marfil y entonces llegaron los franceses y portugueses e iniciaron el comercio de esclavos a las Américas. Luego hubo indios y chinos.

¿Siente alguna tensión interracial?

Siempre me sentí cómoda en la isla, más que en Maputo, porque soy más clara de piel que la mayoría de los mozambiqueños. Crecí en los años 80 durante la revolución socialista y el eslogan era “tenemos que trabajar todos juntos para reconstruir el país”. Durante la primera década de este siglo el país era más capitalista con más desigualdad. Entonces comenzó el problema racial y yo empecé a tener que justificar cuánto tenía de mozambiqueña, especialmente porque estudiaba y trabajaba fuera. No era india, africana o europea, pero tengo de todo eso en mi familia, yo misma soy consecuencia del colonialismo. No puedes controlar tu pasado, pero puedes llevarlo contigo, especialmente cuando esa historia fue una de violencia y dominación y hay un desequilibrio económico y social.

Mi trabajo trata, en parte, de intentar encontrar mi propio lugar a través de las historias que cuento, sea en Mozambique o en Haití.

Hubo momentos en los que había temas polémicos, como la Sharía o las personas LBGTQ, pero Karen simplemente se quedaba callada: ¿alguna vez la retó usted a dar una opinión?

Únicamente se enteró después de que comenzáramos a gritar que algunos de sus amigos estaban organizando una asociación gay en la isla. Es una persona muy popular y no tenía problema con ellos, hasta que empezaron a decir que querían derechos para los gays. Creo que no ha aceptado el hecho de que está defendiendo la Sharía, la cual es intolerante con los derechos de los gays, defiende la amputación de los ladrones y reprime a las mujeres.

Intenta afirmar que la Sharía no trata solo de estas cosas, y solo tiene 21 años, así que será duro cuando necesite tomar una decisión acerca del matrimonio islámico y la familia.

Está estudiando una materia tradicionalmente masculina, la ingeniería.

Sí, es otra contradicción que le ocurre a mucha gente que va a estas iglesias y mezquitas: tienen dudas pero siguen acudiendo a ellas.

Me dio la sensación de que ella y sus amigas también se sentían algo intrigadas con las personas gays.

La gente con la que estaba cenando es su familia adoptiva, no se lleva bien con su padre. Pero lleva años viviendo con otro hombre y la gente se burla de ellos, dicen que son como marido y mujer, porque siempre se están llamando por teléfono el uno al otro. Entonces, existe el pensamiento: “¿Podría mi padre ser gay?” Se ha criado en un entorno intolerante y ahora está siguiendo una religión que dice que estas personas deberían ser censuradas y castigadas.

Si todos estos jóvenes wahabistas fueran como ella adaptarían la religión a su cultura, pero muchos de ellos quieren censurar la música, el baile y el alcohol.

Hubo una tormenta tropical muy mala aquí que mató a algunos de los familiares de los estudiantes, pero él escribió en Facebook: “¿Qué esperáis que pase después de todo el dinero que gastasteis para Año Nuevo?”. Esta es la actitud que me preocupa: “te mereces esto”.

¿Algún proyecto nuevo?

Estoy trabajando en una historia sobre dos personas que casualmente son, respectivamente, descendientes del último rey de Portugal y el último rey de Mozambique. El Rey de Portugal derrotó al rey de Mozambique y le llevó al exilio en las Azores en 1895. Ese acto simbólico permitió que las fronteras de esta colonia portuguesa se establecieran en Mozambique.

Avance rápido hasta el día de hoy: su nieta, de raza mixta, vive aquí y nunca ha estado en Mozambique, mientras que el nieto del rey de Portugal es un cazador de búfalos en Mozambique que nunca ha estado en Portugal.

¿Se cruzan sus vidas o les reúne usted?

Sabían el uno del otro. La película probablemente hará que se reúnan y la llevará a ella de vuelta adonde reclama su ancestro real; él quiere venir aquí y hacer un referéndum sobre el restablecimiento de la monarquía con leyes comunistas, lo que él llama una monarquía social. Comenzando por las consecuencias del periodo colonial, quiero centrarme en lo que significa ser negro hoy en día en Europa y blanco en África. Él ni siquiera ha estado en una ciudad, habla todos los idiomas locales, está casado con una mujer africana, tiene muchos hijos y caza búfalo para comer. Pero tiene este sueño de provenir de otro lugar donde podría haber sido rey.

He grabado algo de material de investigación, pero necesito recaudar fondos. Parece más fácil conseguir fondos para películas sobre abusos o sobre el islam que para una historia como esta, que tiene que ver con la identidad.

(Traducido por Iris María Blanco Gabás – Email:  irisbg7@gmail.com) Fotos suministradas por la entrevistada

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*