Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Ordenando palabras

El desorden puede tener mucho sentido: se dice que el hogar promedio de los Estados Unidos contiene unos 300,000 artículos, pero se ha convertido en una nueva ortodoxia y, al hacerlo, irónicamente se ha agregado la basura en nuestras vidas.

 

Sean Sheehan

 

La vida se vuelve más ordenada cuando no compras productos de Marie Kondo y te obsesionas con lo que puedes tirar.

Pero tratar con lo superfluo plantea un enigma interesante cuando se trata de literatura. Leopoldo Bloom recorre Dublín en una novela constantemente clasificada como una de las mejores obras de ficción, pero gran parte de lo que sucede en su cabeza es aleatorio y no esencial para el negocio de la vida. ¿O es eso? Los lectores se identifican con él porque sus pensamientos sin rumbo tocan una fibra sensible, recordándonos que los pensamientos triviales y desechables son, de alguna manera, el pan de cada día de la conciencia ordinaria.

“Absence of clutter” (Ausencia de desorden) es un estudio muy original de escritura minimalista, definido como texto artístico o poesía que es característicamente más corto que una oración. Aparece en varios medios; no solo libros y en línea, sino también fotografías, graffitis, bolsos, tarjetas o remeras. En teoría, los mensajes de texto y el microblogueo podrían agregarse a dicha lista.

El minimalismo puede parecer la base de un estilo de vida atractivo y anti-consumista, pero, tal es la aspereza del capitalismo que ha sido cooptado por la industria del marketing.

Aunque son menos costosas y hay buenas alternativas disponibles, las personas compran iPhones caros porque compran el mantra minimalista de Apple. Piense en el comentario de David Antim: “Un poema es un comercial que no vende nada”.

La experimentación del arte y la poesía con los elementos más pequeños de la escritura encuentran una resonancia con la escala minimalista de la física cuántica y la codificación genética, donde la ausencia de desorden sería una forma de describir las formas exploradas por la ciencia.

La frase en sí, el título del libro, es el texto completo de un poema de Robert Grenier y el autor Paul Stephens dedica un capítulo a sus creaciones poéticas.

Stephens proporciona amplias ilustraciones de su tema y la mayoría de los lectores se encontrarán con ellos por primera vez en este estudio exhaustivo. De todos sus ejemplos, me encontré regresando al libro de Ezra Pound, “In a station of the metro” (En una estación del metro), que cita al principio del libro:

“La aparición de estas caras en la multitud:

Pétalos en una rama húmeda y negra”

En una playa, una sola piedra redonda desgastada por innumerables milenios puede decir algo sobre el tiempo, pero poner esto en demasiadas palabras sonará trillado y superfluo. La escritura minimalista tiene como objetivo mostrar un tipo similar de calidad preciosa.

“Absence of clutter” es un recordatorio oportuno de que las palabras simples y sin adornos pueden ser cargadas con importancia, dotadas de respeto, como cuando, en estos tiempos precarios, preguntamos “¿Cómo e

stás?” O decimos “Espero que usted este bien”. A veces, como con el ruido de manos, ollas y sartenes que expresan gratitud a los trabajadores de servicios de salud, las palabras en sí son superfluas.

“Absence of clutter” por Paul Stephens es publicado por The MIT Press.

(Traducido por Florencia Alvarez)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*