En Foco, Globo, Mundo, Opinión

Nasobuco, discusión sobre la mesa en EEUU

Con más de 150. 500 muertos y cerca de 5 millones de enfermos con el Covid-19, Estados Unidos vive hoy una polémica en torno al uso del tapabocas de forma obligatoria, lo que a los ojos de expertos resulta inverosímil.

 

Cubrirse la cara está considerada una de las alternativas más directas y fáciles de prevenir la propagación del virus.

La policía de Miami, Florida, lo que los especialistas llaman el epicentro del nuevo coronavirus en la nación, emitió más de 300 citaciones en 10 días a individuos y empresas que no cumplen con la orden local de usar mascarillas.

“Seguimos los consejos de nuestros profesionales de la salud y los administradores de nuestros hospitales que instan a centrarse en la implementación del uso obligatorio de las mascarillas”, dijo el alcalde de Miami, Francis Suárez. El condado reporta más de 100 mil casos de Covid-19, más casos que todos menos 12 estados.

Si bien el gobernador de Florida no ha ordenado un mandato a nivel estatal, el condado de Miami-Dade anunció a principios de este mes que estaba endureciendo las restricciones en torno a su orden de cubrirse el rostro al castigar a los infractores con una multa de 100 dólares.

Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, destacó la importancia de cubrirse la cara durante una reciente visita a Kentucky.

“Ese tipo de medidas no debiera estar sujeta a discordias. Lo que hemos recomendado es que el 100% de las personas deben usar máscaras en cualquier espacio público interior”, indicó.

Birx precisó que el grupo de trabajo estaba observando 14 estados con un aumento significativo en los casos, incluida Florida, y sugirió que esas áreas consideren cerrar bares y limitar las reuniones en interiores a menos de 10 personas.

El patrón de infecciones que los funcionarios están viendo en estos estados, puntualizó, es que los jóvenes menores de 30 años generalmente son los primeros en contraer el virus y luego, sin saberlo, lo transmiten a sus padres, y así sucesivamente a otras personas mayores. Los estados de preocupación incluyen Alabama, Arizona, Florida, Georgia, Indiana, Kentucky, Luisiana, Mississippi, Nuevo México, Ohio, Carolina del Sur, Tennessee, Texas y Virginia, dijo Birx.

En Indiana, donde entró en vigencia una orden de usar mascarillas en todo el estado el lunes por la mañana, los sheriffs en al menos cuatro condados han dicho que no cumplirían la orden, según WXIN WXIN, afiliado de CNN.

En Ohio, donde el gobernador emitió una orden de usar mascarillas en todo el estado la semana pasada, autoridades policiales ya dijeron a principios de este mes que no cumplirían ningún tipo de mandato.

“Puedo decirles esto: no soy la policía de las máscaras. No voy a exigir el uso de máscaras. Esa no es mi responsabilidad. Ese no es mi trabajo. La gente debería poder tomar esas decisiones por sí mismas”, puntualizó el sheriff del condado de Butler, Richard Jones.

E incluso los principales minoristas, como Walmart, que llegaron a los titulares la semana pasada por los nuevos requisitos de máscaras para sus clientes, ahora dicen que a las personas que se nieguen a cubrirse no prohibirá que compren en sus tiendas.

Los expertos en salud pública destacan que si los estadounidenses usaran máscaras faciales y practicaran un distanciamiento social constante, los efectos podrían ser notorios.

Algunos de esos beneficios indican que los casos podrían comenzar a disminuir en cuestión de semanas y el impacto de ambas precauciones podría ser casi tan efectivo como otra ronda de confinamiento. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*