Cultura, Los nuestros, Migrantes, Multicultura, Plástica

Ascanio Cuba: muralista e inmigrante

Tiene 32 años de edad y desde que dejó su país lleva una misión muy personal: la de plasmarlo en sus obras y crear un puente artístico entre su tierra natal y su tierra de acogida.

 

Frank González

 

Una docena de murales realizados en solitario o con otros pintores, forman parte de la obra de este joven cubano, entre ellos los dedicados al conductor y productor de televisión Paolo Limiti, al cantautor Enzo Jannacci y al crítico de cine Morando Morandini.

Otros como “Colores del Parque Adriano”, consagrado a Franca Rame, esposa de Darío Fo, “El muro del viaje”, en la estación de metro Forlanini y “Castellamare, el arte de calle y el muro de Ascanio”, reflejan realidades recreadas con brocha y pincel, en línea con la mejor tradición del muralismo mexicano.

Ascanio vive en Italia, en Milan, y trabaja también la serigrafía en su taller “Serigrafía Experience Lab”, inaugurado con apoyo de la Asociación Artepasante, al cual acuden estudiantes y gente interesada en conocer los secretos de esa técnica.

Nacido en Santiago de Cuba y graduado de pintura y diseño en la Academia de Artes Plásticas José Joaquín Tejada, en esa ciudad,  inició su vida laboral en el Laboratorio de Serigrafía René Portocarrero, en La Habana.

Entonces se llamaba Danis Montero, como su padre, Danis Montero Ortega, renombrado pintor y profesor en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Oriente, a quien se siente muy unido por el vínculo filial y por la formación personal y profesional.

En entrevista con Prensa Latina, explicó que asumió como nombre artístico el apellido de su abuelo materno, a quien quería mucho y a quien decidió honrar de esa manera.

Al llegar a Italia le agregó el nombre de Cuba, su país, al cual se siente ligado con un fuerte sentido de pertenencia y vocación patriótica que manifiesta a través de su participación en las actividades de la Coordinadora Nacional de Cubanos Residentes en Italia (Conaci).

En ese contexto, donó dos cuadros a la nueva sede del consulado de Cuba en Milán, además de otro a la brigada médica que ayudó a enfrentar la Covid-19 en la ciudad de Crema, y realizó una sesión de pintura en vivo en un espacio creado por Conaci, transmitido por internet, durante el aislamiento social debido a la Covid-19.

Se refiere a Cuba con emoción y mucha nostalgia y como fuente permanente de inspiración, como el lugar donde están sus raíces y cuya cultura representa aunque esté lejos geográficamente.

“Escalando al futuro” es una de sus líneas principales de trabajo desde hace algunos años, representada en sus obras por la silueta de una persona “proyectada en ascenso hacia adelante”, buscando mostrar la decisión del ser humano de superar cualquier obstáculo para alcanzar objetivos.

En esa serie insertó “Diarios”, colección de 10 pinturas inéditas en serigrafía sobre papel, realizadas y autenticadas en el Laboratorio René Portocarrero sobre la figura del comandante Ernesto Ché Guevara, con una tirada limitada de 50 ejemplares cada una, para lo cual contó con el apoyo de la Asociación Cubeart.

Ascanio se reconoce en esa figura (la silueta), presente en sus obras como sello de autoría, en un entorno muy competitivo en el cual va construyendo poco a poco su propio espacio mediante el arte callejero y la presencia en muestras individuales y colectivas.

Fue con “Mi primera cena en Milán”, el cuadro con el cual debutó como pintor en enero de 2015 en Italia, donde aparece el artista inmerso “en un momento histórico contemporáneo”, acompañado por inmigrantes como él, en lugar de apóstoles representados en  “La última cena”, de Leonardo Da Vinci.

Para él esas “personas eran inmigrantes al igual que yo, que hablaban lenguas diferentes. (…) Fue muy interesante porque ubiqué el hecho en la estación central de ferrocarril de Milán, la cual quise destacar como puerta  de entrada y salida de la ciudad, un lugar de encuentro, diálogo e intercambio social”.

Desde el punto de vista técnico trabaja  mucho el acrílico sobre lienzo, aunque “a veces pongo cosas que son de carboncillo, el trabajo con espátula, recursos que a veces  te ayudan a enriquecer la obra”. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*