Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Inmigrantes en tiempos de Covid: Trabajando por otros

Belgica Guaña tiene miedo por su familia que vive en un país donde el gobierno eligió priorizar la economía sobre la vida. Además, el distrito de Newham, del cual es concejala, ha tenido hasta ahora 1.500 muertes por coronavirus y la pobreza no ayuda a enfrentar la pandemia. A pesar de esto, la pandemia no ha afectado su salud mental.

 

Belgica Guaña

Nathan Raia

 

Esta inmigrante, que mantiene una actitud positiva a pesar de las adversidades, llegó a Londres en 1997 procedente de Ecuador y, como madre soltera y marginada por su propia comunidad por ello, tuvo que trabajar muy duro para construir su carrera.

Esa mujer, que allá en su país era contadora, cruzó el Atlántico para poder mantener a sus dos hijos y se puso a trabajar en el sector de la limpieza.

Le costó grandes sacrificios llegar donde está hoy. Sabe lo que significa levantarse temprano en la mañana, limpiar casas, trabajar en hoteles y cuidar a los hijos de otras personas.

Así pasaron varios años en los que dedicaba dos días a la semana a estudiar. El resto del tiempo era trabajando.

Durante ese tiempo, Belgica logró tomar alrededor de 20 cursos y, con la ayuda de su director de curso, logró cambiar su trayectoria profesional e inscribirse en la universidad para estudiar contabilidad y finanzas.

En el pasado, nunca podría haber imaginado lo diferentes que habrían sido las cosas, y hoy es concejal del distrito de Newham.

Durante la pandemia, no ha tenido parientes cercanos a ella y tuvo que lidiar sola con el virus y el consiguiente encierro.

Como es de esperar, la pandemia ha cambiado sus hábitos y rutinas. Por un lado ha aumentado la cantidad de trabajo, obligándola a tener reuniones a cualquier hora del día.

Pero, por otro, puede pasar más tiempo con sus dos hijos. “Creo que estamos más unidos que antes, hablamos más a menudo y tenemos largas conversaciones”.

Además, ha sido un cambio positivo tener mucho más tiempo disponible, pues le ha permitido dar espacio a sus curiosidades y leer mucho en esta época de coronavirus: al día hoy ha leído 15 libros sobre política latinoamericana y muchos otros sobre desarrollo personal.

Lamentablemente, su tranquilidad se ve alterada cuando piensa en su país natal, pues este se encuentra en una muy mala situación respecto a la pandemia. Se preocupa por en Ecuador reside su familia y, por ende, teme por su seguridad. Afortunadamente, ninguna de los suyos ha contraído el virus y todos están bien de salud. A todos ellos, Belgica no solo les envía todas sus «mejores energías», sino también ayuda económica, tanto como le sea posible.

Hasta el momento de escribir esta nota, Ecuador registra más de 110 mil casos. Este país fue uno de los primeros y más afectados de América del Sur. Por si fuera poco, el Gobierno, como afirma Belgica, decidió darle mayor importancia a la economía, optando por pagar la deuda externa, en lugar de priorizar y apoyar a la población.

Todo lo contrario ha ocurrido en el municipio de Newham donde se ha tratado de incrementar todas las medidas de apoyo a las personas en mayor riesgo, centrando sus esfuerzos en las personas mayores, hogares de ancianos, personas sin hogar y en, general, todas las personas en situación de vulnerabilidad.

Por ejemplo, Newham ha intentado ofrecer alojamiento temporal a la mayoría de las personas sin hogar, aunque algunas de ellas no quisieron ser reubicadas porque quieren sentirse libres día y noche, y en alojamientos temporales existen reglas estrictas por la noche.

Pero, por otro lado, todos esos esfuerzos podrían no haber sido suficientes. De hecho, a nivel nacional, Londres tiene la tasa de mortalidad más alta, con 85,7 muertes por cada 100.000 personas afectadas por Covid-19 y solo Newham puede contabilizar más de 1.500 muertes. “El alcalde trabaja muy duro tratando de ayudar en cualquier área a los residentes, pero no es simple”, dijo Belgica.

Además, Newham  es uno de los ayuntamientos más pobres de Inglaterra y, al mismo tiempo, el que posee una de las comunidades más diversas, con muchas lenguas y culturas diferentes, y una población que crece año tras año. Todos esos factores hacen que sea más difícil llegar a todos los sectores de la población y, por estas razones, no saben exactamente cuántas de las víctimas del coronavirus son inmigrantes.

Si bien el gobierno central ha establecido el esquema de licencias, ayudando a la mayoría de las personas con el 80% de su salario y bloqueando los desalojos, ella cree que el Reino Unido, habiendo tenido el ejemplo de otros países del mundo, debería preparar mejores medidas y enfocar su esfuerzos en áreas de mayor necesidad, como hospitales, aeropuertos y el sector laboral.

Recapitulando esta experiencia, Bélgica piensa que hay varias lecciones que aprender de esta pandemia, y la más importante está en el lado humano de las personas, “algunas llenas de bondad y amor y otras llenas de egoísmo y locura”.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*