Derechos Humanos, Globo, Política, Reino Unido

Jayne Ozanne: Terapia de conversión gay aún no ha sido prohibida en el RU

Después de tres años de estancamiento, el gobierno se ve obligado a enfrentar a su inacción en materia de igualdad LGBTQ. Las personas LGBTQ y BAME deben ser aceptadas. Los transexuales sufren más prejuicios que los homosexuales y la mayoría silenciosa siempre se pone del lado del agresor, no de la víctima. «Tenemos que defender todos los derechos, no sólo los que nos interesan».

 

Jayne Ozanne, photo by Susan Forsburg

Graham Douglas

 

Su dimisión, de gran repercusión, de una comisión asesora de la Oficina de Igualdad del Gobierno, designada para supervisar el Plan de Acción LGBT del Gobierno británico de 2018, ha conseguido atraer la atención de los medios de comunicación hacia un tema que lleva tres años estancado.

Como dice Jayne: “Cada día que se demoran más vidas se ven afectadas e incluso se pierden”.

Jayne ha participado activamente en la Iglesia de Inglaterra para pedir la prohibición de la terapia de conversión, y esto fue considerado por muchos como el punto de acción más importante del plan. La profesión médica acordó un código de conducta que ellos no le ofrecerían, pero no es ilegal.

Identifica a las iglesias evangélicas – a las que pertenece–  como una de las principales fuentes de presión sobre las personas LGBTQ para la terapia de conversión, que, como describe en su libro, “casi me mata”.

Afirma que su falta de arrepentimiento por este sufrimiento “es impía y anticristiana”, pero tiene la esperanza de que las cosas estén cambiando.

También hay muchos estereotipos de la comunidad transexual, que sufre muchos más prejuicios. “Veo el miedo al Otro, y esto pronto conduce al odio”, dice Jayne, quien habló con The Prisma.

¿Cómo es que tres miembros de la Comisión Consultiva consideraron que debían dimitir? Usted estaba asombrada por la ignorancia de los ministros.

El Plan de Acción LGBT se presentó bajo el mandato de Teresa May, después de la mayor encuesta realizada a personas LGBT en el Reino Unido, a la que respondieron 108.000 personas que hablaron de sus experiencias, sus miedos y sus deseos, y fue acogido como un verdadero avance.

Hubo 75 puntos de acción y para supervisar la aplicación se creó un grupo consultivo creado por Penny Mordaunt al cual se me invitó a formar parte.

Pero tras el cambio de gobierno, el nuevo secretario de Estado no ha mencionado el plan de acción, y los trabajos sobre la prohibición prácticamente se han detenido.

Desde julio de 2020 no ha respondido a ninguno de los grupos que han pedido una reunión. El 8 de marzo hubo un debate en la Cámara de los Comunes, resultado de una petición pública, no de una iniciativa del gobierno.

Muchos diputados de todos los partidos hablaron apasionadamente de la necesidad de una prohibición, pero la ministra pronunció un discurso muy frío, sin ninguna referencia a los consejos que le hemos dado. Me quedé horrorizada porque han hecho el juego a la agenda de los evangélicos de derechas. Sentí que lo único que podía hacer era dimitir, porque no nos están escuchando y también para llamar la atención del primer ministro.

Entonces, ¿Johnson tampoco está interesado?

Es comprensivo con la comunidad LGBTQ, y tiene mucho a lo que hacer frente en la actualidad. Pero las acciones de algunos de sus ministros están creando un clima de miedo entre la comunidad LGBTQ, donde piensan que estamos volviendo a los oscuros días de la Sección 28. Nuestra posición internacional ha caído en picada. Esto ha llamado la atención de los medios de comunicación, y Liz Truss y Kim Badenoch han dicho desde entonces que definitivamente planean prohibirla.

Pride de Londres también acaba de sufrir dimisiones masivas, arguyendo un ambiente hostil. ¿Las personas BAME dentro del movimiento LGBTQI+ sufren generalmente prejuicios?

Los grupos BAME han sufrido presiones muy serias para que se sometan a terapias de conversión dentro de sus grupos culturales y religiosos, pero no tengo conocimiento de que exista racismo dentro de la comunidad LGBTQ.

No creo que se pueda ser “un poco inclusivo”: si aceptamos a las personas LGBTQ, también tenemos que estar abiertos a otros grupos minoritarios; todos somos más fuertes cuando

Usted es cristiana evangélica. ¿Se han vuelto más solidarios en los últimos años?

Las iglesias evangélicas son la causa de mucho dolor y trauma para la comunidad LGBTQ, pero un número creciente de líderes dentro de estas iglesias en muchos países están eligiendo apoyar a la comunidad LGBTQ. En uno de mis libros, varios de ellos explicaron por qué habían cambiado de opinión y ahora creen que hay que celebrar a la comunidad LGBTQ. Pero también hemos visto una creciente agresividad dentro de las iglesias evangélicas, y ningún arrepentimiento por lo que yo llamo el “abuso espiritual”que han sufrido las personas LGBTQ, a pesar de las investigaciones y las experiencias personales que se han publicado. Es valiente levantarse y enfrentarse al vilipendio de los que te rodean, pero si es lo correcto, entonces Dios estará con nosotros.

El cristianismo es un evangelio de amor, donde Dios bendice a sus creaciones y las encuentra buenas.

Los evangélicos no son los únicos con opiniones fundamentalistas.

La Iglesia católica y otras también tienen fundamentalistas, y es la interpretación legalista de las escrituras, la arrogancia que dice: “Yo tengo razón”. Jesús fue el que más habló de los fariseos que anteponían la letra de la ley a la compasión por la gente.

Creo que todas las religiones tienen en su núcleo la bondad y la verdad. Tenemos que admitir que a veces nos equivocamos, y que gracias a la ciencia ahora entendemos mucho más sobre la sexualidad y las cuestiones de género.

Las personas no pueden cambiar simplemente su orientación, y no se vuelven homosexuales de repente o sienten que están en el cuerpo equivocado. Son cosas que están con nosotros desde el nacimiento.

Tenemos que volver a mirar las escrituras, y ver con amor y compasión, lo que Dios está diciendo realmente.

También es la mayoría silenciosa de la gente la que no quiere agitar el barco, porque siempre se pone del lado del agresor y no del vulnerable.

El Vaticano acaba de anunciar que el matrimonio entre personas del mismo sexo es inaceptable.

Tuve el inmenso privilegio de reunirme con Su Santidad en noviembre de 2019, y presentarle mi investigación sobre la terapia de conversión. Fui invitada a otra reunión en el Vaticano, cuando habló a un grupo de abogados penalistas y criticó a los líderes políticos que, según él, actuaban como nazis, al criminalizar la homosexualidad. Se está debatiendo en el seno de la Iglesia católica y el Papa ha dicho que las personas LGBTQ tienen derecho a tener familias, y ha bendecido a los hijos de las parejas LGBTQ. También hemos visto la reacción de los conservadores, y no creo que la misiva de la semana pasada sea la última.

Las personas transgénero sufren de manera desproporcionada en muchos países. ¿Piensa en ellos con seriedad el gobierno del Reino Unido?

El nivel de prejuicios, rechazo y acoso que reciben mis amigos de la comunidad transgénero, basado en la ignorancia, es enorme incluso en el Reino Unido. Tienen el doble de probabilidades de ser presionados para recibir terapia de conversión que los homosexuales. La falta de progreso con la Ley de Reforma de Género ha envalentonado a los que intentan abusar de los transexuales. El año pasado escribí un artículo con un rabino sobre la necesidad -especialmente para las personas religiosas- de apoyar a nuestros amigos transexuales y denunciar la transfobia. Llamamos la atención sobre los ataques virulentos de algunas feministas radicales por la “cuestión del baño”. Muchas de estas personas han demostrado un enorme valor frente a los prejuicios. La ONU y la legislación sobre derechos humanos son muy claras en cuanto a la protección de las personas transexuales.

Foto de Sam Atkins

Un grupo minoritario ataca a otro, como si dijera: «Los transexuales son sólo hombres vestidos, así que no tienen derecho a usar nuestros baños”.

Sí, pero aquí hay un problema generacional porque las mujeres de mi edad, que han tenido que luchar por los derechos de la mujer, coinciden con una generación de transexuales que no siempre han podido acceder a la cirugía o al apoyo hasta más tarde. Sólo conozco un número muy reducido de incidentes relacionados con personas con graves problemas de salud mental. Tenemos que defender todos los derechos, no sólo elegir los que nos interesan.

So, who offers conversion therapy?

We did this survey in 2018, and reached 468 people who had been through conversion therapy, and you can see the role of the religious leaders, and it’s borne out by the government’s own research, which showed that over 50% were being advised or pushed by religious leaders to go through the conversion. It’s a questionnaire that we’d be happy to run in other countries, such as Latin America.

Entonces, ¿quién ofrece la terapia de conversión?

Hicimos esta encuesta en 2018, y llegamos a 468 personas que habían pasado por la terapia de conversión, y se puede ver el papel de los líderes religiosos, y está confirmado por la propia investigación del gobierno, que mostró que más del 50% estaba siendo aconsejado o empujado por los líderes religiosos para pasar por la conversión. Es un cuestionario que estaríamos encantados de realizar en otros países, como en América Latina.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Fotos autorizadas por Jayne Ozanne

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*