Europa, Globo, Reino Unido

La oculta crisis de vivienda de Portugal: cóctel de turismo e inversión

Portugal es supuestamente el modelo de éxito y recuperación europea tras la crisis financiera de 2008. Con su economía al borde del colapso en los años inmediatamente posteriores a la crisis, el país recibió importantes rescates del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Central Europeo (BCE).

 

Kira Lily Nash

 

Sin embargo, los rescates vinieron con condiciones.

Debido a una combinación de las exigencias del FMI y el BCE, la ideología económica del gobierno portugués y las tendencias generales que afectan a la mayoría de los países europeos, la recuperación económica resultante de Portugal ha tenido un costo que amenaza con socavar cada euro de progreso que el país ha hecho. Viví en Portugal en 2019. Vi las hileras de bloques de pisos vacíos, las comunidades convertidas en núcleos turísticos, las casas ruinosas que permanecían vacías mientras aumentaba el número de personas sin hogar.

Pasamos meses buscando una vivienda de alquiler mientras nos alojábamos en casa de unos amigos, solo para descubrir que los precios estaban muy por encima de lo que podíamos pagar. Cuando comprendimos el verdadero alcance del problema, nos dimos cuenta de que no deberíamos haber estado allí.

Mientras los precios de los alquileres en Lisboa y Oporto se han disparado, incluso en muchas zonas menos pobladas es imposible encontrar una vivienda. Las agencias inmobiliarias y los propietarios privados están inundados de solicitudes para cada propiedad que ofrecen y las estafas de alquiler abundan.

Como dice un amigo portugués que regenta una exitosa cafetería a 100 km al norte de Lisboa: “Ganamos 600 euros al mes y sólo el alquiler cuesta 800 euros. No es posible”. El salario mínimo mensual portugués era de unos 600 euros en 2019.

Las razones de la inflación de los alquileres son múltiples y complejas. Parte del acuerdo de rescate incluía la estipulación de que el mercado inmobiliario debía ser liberalizado.

Los inquilinos vieron debilitados sus derechos, se eliminó la congelación de los alquileres y el gobierno comenzó a vender enormes franjas de propiedades estatales y municipales, a menudo a inversores extranjeros sin interés en el país.

En 2012 se puso en marcha el programa Golden Visa para fomentar la inversión en Portugal. Al invertir 500.000 euros (o 350.000 euros, según las circunstancias) en bienes inmuebles portugueses, las personas adineradas obtienen un permiso de residencia portugués.

Este visado es renovable indefinidamente siempre que el inversor pase solo dos semanas en el país cada dos años, y la residencia permanente está disponible después de cinco años.

También hay expatriados que desean realmente establecerse en Portugal.

Suelen recibir ofertas de residencia muy generosas, incluso sin un visado de oro, lo que ha hecho que los precios de las viviendas suban considerablemente en todas partes; los expatriados suelen tener mucho más dinero para gastar que la población local.

Además, está el boom turístico. La flexibilización de las restricciones en el mercado inmobiliario provocó un aumento espectacular del número de viviendas turísticas y Airbnbs, principalmente en Lisboa y Oporto, pero de hecho en todo el país.

Los propietarios, que ya no estaban sujetos a los derechos de los inquilinos y a la congelación de los alquileres, podían aplicar enormes subidas de los alquileres y desalojar a cualquier inquilino que no pudiera pagar.

Muchos optaron por convertir los alquileres de larga duración en Airbnbs debido a los beneficios económicos, pero las consecuencias para los inquilinos han sido catastróficas. En 2016, se conocieron 1931 desalojos de familias de viviendas de alquiler en Portugal.

Se cree que el número real es mucho mayor, y las cifras han seguido aumentando.

Las asociaciones portuguesas de derechos ciudadanos y de vivienda hablan de desalojos forzosos por parte de la policía de familias jóvenes y de personas mayores: personas que han vivido en su casa o piso durante muchas décadas.

El boom que ha convertido a Portugal en un destino tan apetecible para inversores, turistas e incluso nómadas digitales está obligando literalmente a los portugueses a salir a la calle. Por toda Lisboa hay pegatinas en las que se lee: «Tus vacaciones: nuestro desalojo».

Respecto a Barcelona o Praga, en 2018 Lisboa tenía una proporción mayor de turistas que de residentes. En ese momento, había 9 turistas por cada local en Lisboa; la proporción en Oporto era de 8 a 1.

Muchos de los trabajadores con salario mínimo que atienden a los turistas de Lisboa no pueden permitirse vivir en la ciudad. Y aunque el número de viviendas de alquiler vacacional en Lisboa se ha disparado, no es nada comparado con el número de viviendas vacías. Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2011 había 185.000.

Muchas son mantenidas vacías por inversores privados por razones financieras o por el Estado para ayudar al delicado equilibrio presupuestario exigido por el FMI.

Las complejas leyes de sucesión en Portugal agravan el problema, y el resultado es un número asombroso de viviendas vacías y una crisis de personas sin hogar cada vez mayor, ya sea en la calle o en casa de familiares y amigos.

El gobierno portugués busca ahora la ayuda de los Estados miembros y de la Unión Europea para aumentar la disponibilidad de viviendas públicas en toda la UE, pero su propio compromiso con la vivienda social y asequible sigue siendo insuficiente.

Los límites de los alquileres introducidos recientemente no han servido para solucionar los problemas.

En 2020, el alcalde de Lisboa introdujo el plan Renda Segura, diseñado para animar a los propietarios privados a alquilar sus propiedades de vacaciones a la ciudad con el fin de crear más viviendas asequibles. Como era de esperar, la aceptación de la oferta por parte de los propietarios ha sido hasta ahora escasa.

El turismo en sí no es el problema de fondo. La economía portuguesa depende en gran medida del turismo y, sobre todo, teniendo en cuenta que los derechos de los trabajadores también se han visto afectados negativamente por las consecuencias de la crisis financiera, sería irresponsable sugerir que la gente deje de visitar Portugal. Todas las cuestiones que se han tratado aquí son síntomas de una crisis económica y social más amplia que nos sigue afectando a todos, en la que el beneficio está por encima de las personas y, por lo general, a su costa.

Sin embargo, mi experiencia en Portugal, donde conocí a la gente más cálida y acogedora que he conocido, me dice que este es un problema que no podemos ignorar.

La gente debe dejar de ver a Portugal como un patio de recreo y, en su lugar, viajar con responsabilidad. Buscar alojamiento en una quintinha familiar o en la casa de alguien. Explorar lo que hace que Portugal sea la hermosa cultura y el país que es, en lugar de limitarse a visitar los lugares más turísticos.

Apoye la economía local y envíe al gobierno el mensaje de que Portugal importa: que el pueblo portugués importa.

Para más información sobre la crisis de la vivienda y los sin techo en Portugal, haga clic aquí y acá.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*