Globo, Luchas, Reino Unido

Piquete en la sede de Shell en Londres

El domingo 5 de diciembre, el pueblo de Amadiba marchará a lo largo de la Costa Salvaje para exigir que se deseche el proyecto de Shell.  Un piquete realizado en Londres se solidara con la protesta de Amadiba y otras comunidades. Llamado del Comité de Crisis de Amadiba, Sudáfrica.

 

Andy Higginbottom*

 

Sólo un mes después de la conferencia sobre la crisis climática en Glasgow, la multinacional Shell explorará el fondo marino en el océano a lo largo de la Costa Salvaje tratando de encontrar petróleo y gas.

Como parte de la “Operación Phakisa”, el proyecto de Shell ha sido permitido por nuestro gobierno, como si la amenaza del calentamiento global por la quema de más y más combustibles fósiles no existiera. Las explosiones de alto ruido de los cañones de sonar bajo el agua para las «pruebas sísmicas» son una amenaza directa para las ballenas, los delfines, nuestro famoso pez rey y todo tipo de vida marina.

También es una amenaza contra el sustento de las comunidades de la Costa Salvaje y de KZN que utilizan las riquezas del mar para poner comida en la mesa y obtener ingresos. Esta es nuestra «economía del océano». Se trata de la alimentación, no de la explotación del océano para obtener beneficios para la minoría de ricos que piensan que se puede comer dinero.

Aparte del riesgo de un futuro vertido de petróleo en el mar -si Shell realmente encuentra petróleo y gas-, la perforación en el fondo marino amenaza con llevar una gran cantidad de sustancias tóxicas al agua, como mercurio, plomo, arsénico y bario.

Estas toxinas son devastadoras para la salud de los peces y la fauna oceánica, así como para todos los que viven en la costa, como nosotros en Amadiba.

Pero la vida de los indígenas está ahora amenazada, así como los puestos de trabajo de los pescadores. El océano no sólo forma parte de nuestra economía local. También forma parte de nuestra vida espiritual.

Durante más de dos décadas, la comunidad costera de Amadiba ha luchado contra la minería a cielo abierto en nuestras tierras. Ahora también debemos luchar contra la minería del océano. Los pueblos indígenas de toda la costa de África deben tener derecho a decir no a los proyectos que amenazan su sustento: el derecho al Consentimiento Libre, Previo e Informado.

Pedimos al gobierno sudafricano que reconozca la crisis climática. Una mayor expansión de la economía de los combustibles fósiles no es la solución a la crisis económica. No se puede conseguir la recuperación económica amenazando nuestros medios de vida y la ecología del océano. No se puede resolver un problema creando otro nuevo. Antepongan la vida de las personas a los beneficios. Retirad la licencia concedida a Shell para preparar la extracción en el océano… El calentamiento global y la destrucción de nuestro entorno vital nos afectan a todos».

¡#Phantsiextractivismphantsi!

El domingo 5 de diciembre, el pueblo de Amadiba marchará a lo largo de la Costa Salvaje para exigir que se deseche el proyecto de Shell.  Nuestro piquete es en solidaridad con ellos y otras comunidades.

Shell puede irse al infierno: Crece la petición contra la exploración de gas de esquisto en la Costa Salvaje. A los pocos días de su lanzamiento, «más de 87.000 personas habían firmado una petición de la coalición Oceans Not Oil en la que se pide que se ponga fin a las intensas explosiones de cañones de aire planeadas por Shell para buscar petróleo y gas en la costa oriental del Cabo». Daily Maverick 15 de noviembre de 2021

El evento del 5 de diciembre es organizado por el Colectivo de Solidaridad de Marikana, y es patrocinado por Anti-Imperialistas por la Justicia Global, Women of Colour – Global Women’s Strike, y otros.

Esta es una de las muchas luchas de los trabajadores en todo el mundo para detener a las multinacionales de los combustibles fósiles que destruyen la Madre Tierra.

Un ejemplo de ello es la lucha para detener el yacimiento Stabroek de Exxon frente a la costa de Guyana.

Acabamos de iniciar esta campaña, que no terminará hasta que Shell y sus socios se vean obligados a parar y el gobierno sudafricano cierre el proyecto.

Noticias de la compañía

El socio 50:50 de Shell en los derechos de exploración de Transkei y Algoa es Impact Oil.  Desde su sede en Mayfair, Impact tiene seis proyectos en la costa de África.

Shell decidirá el 10 de diciembre (¡día internacional de los derechos humanos!) si traslada su sede mundial de Rotterdam a Londres, para «racionalizar su estructura» y porque el Reino Unido no grava los planes de recompra de acciones, lo que significa más beneficios para los inversores. Además, Shell ha perdido importantes casos judiciales en los Países Bajos.

El 26 de mayo de 2021, el tribunal de distrito de La Haya dictaminó que Shell debe reducir sus emisiones de CO2 en un 45% para 2030. La empresa es responsable de más emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial que toda la población del Reino Unido.

Recordar a Saro-Wiwa

Esther Kiobel, viuda de Ken Saro-Wiwa, y sus hermanas siguen luchando por la justicia para los 9 Ogoni, ahorcados por el Estado nigeriano en 1995.  Shell ha acudido a los tribunales para pedir su condena por resistirse a sus operaciones.

Seis décadas después de los primeros vertidos desastrosos de petróleo en la región del delta de Nigeria, el tribunal supremo del Reino Unido dictaminó en febrero de 2021 que «en algunas circunstancias las comunidades pueden demandar directamente a Shell». The Guardian 29 de septiembre de 2021. Pero Amigos de la Tierra señala que la limpieza llevará décadas y costará miles de millones. No Clean Up, No Justice (Sin limpieza, no hay justicia).

Fecha, hora y lugar: sábado 4 de diciembre, de 2 pm a 4 pm. Encuentro en el Jubilee Park and Garden, Belvedere Road, South Bank (cerca de Waterloo). Para más información haga clic acá. Email: mambushlives@gmail.com

*Andy Higginbottom, Marikana Solidarity Collective. Email mambushlives@gmail.com

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*