Globo, Mundo, Reino Unido

Música, migración y revolución cultural

Los productores de música turca trajeron a Europa la financiación colectiva de forma inadvertida, y combinada con el cambio tecnológico devolvió la música turca a la comunidad de inmigrantes. Hizo posible lo que en Turquía no se permitía a los disidentes religiosos y políticos. El Hip-Hop turco rompió la barrera cultural de la sociedad alemana.

 

Almanyada Iscciler Ve II Kusak 1989-90; Mariage and Circumcision Party in Kreuzberg, Berlin. Foto de Ergun Cagatay. Fotoarchiv Ruhr Museum / Stadtmuseum Berlin / Stiftung Historische Museen Hamburg.

Graham Douglas

 

Hacer y escuchar música era una parte importante de la vida de los inmigrantes turcos en Alemania, como medio de conectar con su país y su familia.

Y gracias al espíritu innovador de bricolaje de la comunidad y a su negativa a ser explotada, no sólo cambió la vida de los emigrantes, sino que mantuvo vivas las tradiciones musicales reprimidas en Turquía. A finales de la década de 1980, sus innovaciones musicales, sobre todo en el hip hop, irrumpieron en la vida cultural alemana, que hasta entonces los había excluido. La música fue también una importante fuente de solidaridad social y de protesta. Una de las primeras escenas de la película de Kaya muestra a dos hombres cantando entre sí en el andén de una estación de tren, y un popular cantante turco dice a la cámara: «No vamos a cantar canciones alegres».

En la década de 1980, el negocio de la música turca estaba bien establecido y era lucrativo en Alemania, donde una boda con 1.000 invitados podía reportar a los músicos 10.000 marcos, y la ropa de los artistas era rellenada con billetes por la gente del público.

La historia se repite y, como nos cuenta el profesor Lund, fue la música hip-hop turca de los años 90 la que finalmente rompió las fronteras entre las comunidades turca y alemana.

La película de Cem Kaya termina con gente tocando la guitarra en el parque Hasenheide de Berlín, y recordando los 40 años que llevan viviendo en la ciudad, y cómo se sienten como en casa, por fin.

Usted empezó a hablar de racismo y de construcción de la nación.

El proceso de homogeneización nacional en Turquía por parte de Ataturk después de 1923 suprimió más de 50 identidades étnicas distintas. Necesitaban una música nacional turca, así que inventaron el Türkü, la canción popular turca. Recogieron música folclórica de todas las regiones de Turquía y cambiaron las palabras, los significados y los instrumentos que se tocaban, para hacer una «tradición» homogénea, que ahora tiene la forma de un archivo «nacional» de unas 10.000 canciones, pero que en realidad es una semifarsa, que borra una variedad de tradiciones regionales. Se cambiaron las letras religiosas por las laicas y las canciones con sentimientos políticos divergentes. Esto se acompañó de la exclusión de judíos, griegos, armenios y su música también: todo y cualquiera que no encajara en su modelo ideológico.

Se llamó revolución cultural, pero combinó elementos incongruentes: construcción de la nación, modernización y occidentalización.

II. Kusak Almanya. Ouranic school. RFA; WERL: 1st mosque in east Germany. Foto de Ergun Cagatay. Fotoarchiv Ruhr Museum / Stadtmuseum Berlin / Stiftung Historische Museen Hamburg.

Algunos de los nuevos inmigrantes posteriores a 1980 tuvieron un efecto decisivo en la producción musical de Alemania.

El ejemplo más destacado es el de Cem Karaca, que era un opositor muy izquierdista al golpe de Estado, y permaneció en el exilio durante 7 años antes de poder volver a visitar Turquía. Aceleró el desarrollo de la música turca en Alemania porque fue el primero en lanzar un LP con letra en alemán, hablando a los alemanes sobre los problemas de los emigrantes turcos. Pero la primera, mayor y más exitosa compañía discográfica independiente de Alemania fue Türküola, fundada en 1964 por el inmigrante turco Yılmaz Asöcal. Publicó más de 1.000 álbumes y recopilaciones de música turca y también la exportó a Turquía y otros países europeos. Y sin embargo, estas empresas no se mencionan en las historias oficiales de Alemania. En los años 70 se editó en Alemania una revista semanal, Hey, dedicada principalmente a la música turca.

Así pues, se produjo todo un desarrollo en la comunidad musical turca, que pasó desapercibido para la sociedad alemana dominante: innovaron en tres ámbitos: tecnológicamente; con novedosos métodos de distribución; y en la propia música: el rap turco surgió unos años antes que los grupos alemanes, que son los únicos que figuran en los libros oficiales de historia musical. Y después de 60 años todavía no existe una historia completa de la música turca producida en Alemania, ni de sus sellos discográficos. Y aunque se vendieron millones de soportes sonoros turcos en Alemania a partir de los años 60, no se reseñó en las revistas musicales alemanas, quedó en un universo excluido.

El cambio tecnológico tuvo un gran efecto en la producción musical turca.

Los discos de 45 rpm llegaron a Turquía a finales de los años 50 y pudieron producirse a gran y pequeña escala, independientemente de las empresas occidentales. Antes de esto, los discos turcos habían sido producidos dentro de Turquía sólo por grandes empresas occidentales que habían invertido en el equipo necesario para fabricar discos de goma laca de 78 rpm, pero se habían visto postergados por la inseguridad de los derechos de autor y los aranceles de importación.

La distribución también requería innovación.

La música turca no era bien recibida por las empresas de distribución alemanas establecidas. Los turcos estaban excluidos de los cines, las discotecas e incluso los burdeles, y sus discos no se vendían en las tiendas alemanas, ni siquiera en las que posteriormente se especializaron en música del mundo.

Almanyada Iscciler Ve II Kusak 1989-90. Berlin. «Torkischer Basar», Berlin BulowstraRe (fromer Subway Station), 1989. Foto de Ergun Cagatay. Fotoarchiv Ruhr Museum / Stadtmuseum Berlin / Stiftung Historische Museen Hamburg.

Lo superaron vendiendo a través de minimercados, donde se exponían periódicos y discos o casetes turcos. Estas tiendas se habían creado primero para satisfacer la demanda de comida turca y la música siguió el mismo camino en el mismo lugar. A finales de los años ochenta había más de 400 de estas «co-tiendas» en Alemania.

En otro giro de la contingencia histórica, una de las primeras formas de financiación colectiva fue desarrollada por inmigrantes turcos, a partir del llamado «sistema de bonos» para financiar la producción de películas en Turquía.  El gobierno turco había reducido los impuestos sobre las películas turcas en la década de 1940 para restringir la importación de películas egipcias que tenían una influencia árabe «indeseable». Y para conseguir el capital necesario para hacer películas, los realizadores se ponían de acuerdo con los cines para financiar las películas mediante la venta anticipada de las entradas y los derechos de proyección.

Así, en palabras de un analista, «el cine turco no es el cine del imperialismo, del capitalismo ni del Estado… es un cine del pueblo». El espíritu de este modelo de «crowdfunding», que actúa de forma independiente y creativa, se retomó con las grabaciones musicales y la distribución de música por parte de la comunidad de inmigrantes en Alemania.

¿Cómo irrumpió la música turca en la sociedad alemana?

El cantante turco Tarkan se convirtió en una superestrella mundial que cantaba en turco gracias al apoyo del negocio musical mundial neoliberalizado. Además, rompió las convenciones turcas al cantar en turco de la jerga.  En Alemania, las cosas cambiaron con las primeras colaboraciones entre diferentes grupos étnicos no alemanes en Turquía. Microphone Mafia tenía miembros turcos e italianos, y Advanced Chemistry con diferentes personas de color y miembros alemanes; Fresh Family es un grupo de rap que por primera vez cantó en alemán.

¿Todos los nombres en inglés?

El idioma alemán se consideraba poco cool, y estas bandas tenían la vista puesta en el enorme mercado anglófono.

Fresh Family utilizaba un etnolecto especial, una variedad de alemán a trompicones que los distinguía del alemán normal que hablaban en la vida cotidiana. Esto comenzó a finales de los 80 y principios de los 90, unos años antes de los primeros grupos de rap totalmente alemanes, que son los únicos acreditados en la historia oficial.

Demo in Hamburg against new man proposed for Auslander. Foto de Ergun Cagatay. Fotoarchiv Ruhr Museum / Stadtmuseum Berlin / Stiftung Historische Museen Hamburg.

Thomas Solomon explicó que fueron los soldados negros estadounidenses los que llevaron el Hip-Hop a sus bares en Alemania, y estos clubes y discotecas estaban abiertos a los no alemanes, a diferencia de los de las ciudades, por lo que entró en la comunidad turca y empezaron a producir el suyo propio con letras en turco.

En Alemania, la música religiosa turca tuvo libertad para desarrollarse

Dentro del Islam en Turquía hay diferentes actitudes hacia la música. Los suníes mayoritarios no la permiten, pero para los alauitas, una rama del islam chií, la música es importante en las ceremonias religiosas, y también para los kurdos. En Alemania, la música alauita ha podido desarrollarse libremente y la lengua kurda no ha sido prohibida, como en Turquía hasta 1991.

En la película de Cem Kaya hay un cantante abiertamente gay: ¿cómo se trataba a los homosexuales en la sociedad alemana y en la comunidad de inmigrantes?

En Alemania la homosexualidad es legal desde los años 70, pero las muestras públicas de afecto entre hombres todavía pueden provocar ataques violentos en algunos lugares, y especialmente en las comunidades de inmigrantes turcos y árabes. Dos de los cantantes más populares de Turquía durante décadas -Zeki Muren y Bulent Ersoy- uno era gay y el otro transexual, y fueron aceptados incluso por el gobierno, pero lo que se podía ser como artista en el escenario o en privado no podía mostrarse en la sociedad en general, incluso el tema era tabú. Después de que Bulent Ersoy hiciera oficial su transición, el gobierno le prohibió durante años los escenarios de Turquía. Se exilió en Alemania.

¿Existe también racismo por parte de los turcos contra otros grupos?

Ha habido informes sobre inspectores de billetes en el metro de Berlín que han abusado racialmente de los pasajeros, incluso de algunos con billetes. Es un trabajo mal pagado que a menudo realizan trabajadores inmigrantes, y hay denuncias de que hay mafias implicadas.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin) – Fotógrafo: Ergun Cagatay. Archivo fotográfico Ruhr Museum / Stadtmuseum Berlin / Stiftung Historische Museen Hamburg. Fotos suministradadas por The Stiftung Stadtmuseum Berlin y autorizadas amablemente para su publicación.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*