En Foco, Opinión

Fiona Churcher: ¿Quién era ella?

Después de una larga y muy dolorosa batalla contra el cáncer, Fiona falleció a las 2.15 de la mañana del sábado 16 de mayo, con su hermana Sheila y su sobrina Eleni tomándole la mano. Nació en Edgware, al norte de Londres, hija de padre inglés y madre escocesa, y fue una persona extraordinaria y quedará en el recuerdo de quienes la conocieron muy de cerca o de quienes la conocieron muy poco. Fiona colaboró ​​con The Prisma durante varias semanas, el tiempo suficiente para saber que merece aquí un espacio en memoria suya. Dos amigos comunes y muy cercanos a ella han escrito esta pieza biográfica. 

 

Nigel y Corinne Pocock

 

Corinne y yo conocimos a Fiona durante unos quince o veinte años, encontrándola por primera vez vestida con su chaqueta de cuero con taches y su peinado punk-rock.

Se unió a nuestro grupo durante unos diez años, tiempo durante el cual fue nuestra anfitriona por cuatro años.

Más recientemente, Fiona se convirtió en mi investigadora en Antigua y Jamaica, y fue miembro clave del equipo de Lifeline Expedition en Haití, que también adelate investigaciones. En una conferencia y exposición particularmente desastrosa, la asertividad de Fiona fue un activo absoluto ya que se hizo cargo del puesto de libros y exhibió todo casi con una sola mano.

Nosotros mismos tuvimos una relación viva y cálida con Fiona. Estuvimos allí el uno para el otro. Para mí (Corinne) fue como tener otra hija que cuidar y amar. Fiona también estuvo de vacaciones con nosotros en Scilly, así como en al oeste del país.

Fiona era una paradoja, tal vez incluso para sí misma. Ferozmente leal a aquellos en cuya visión creía, profundamente enojada y (a veces) obsesivamente enfocada en su propio detrimento en aquellos que creía que eran excesivamente autoritarios (en lugar de autoritaritativos).

Indudablemente, Fiona no cumplió sus propias expectativas, ni las de muchos otros. Ella estaba muy dotada, pero también muy dañada, quizás en su mayoría por un pasado que la perseguía en el presente como una lucha y batalla siempre en curso.

Fiona tenía una furia especial hacia lo que veía como incompetencia oficial y disgusto burocrático, y puede que haya tenido razón, particularmente cuando las reglas se volvieron más importantes que la compasión.

Cuando se distrajo de estas batallas, Fiona se unió a otras, con resultados sociales y espirituales positivos.

Era intensamente leal a las visiones que apoyaba y (en contextos apropiados) su estilo “hombro a hombro” funcionó bien. En mi propio trabajo, Fiona era la más leal y constante de los que apoyaban.

Viajando por todo el Caribe a petición mía y de David Pott, estaba firmemente comprometida en apoyar todos los asuntos relacionados con la esclavitud y sus efectos.
Junto a mí, y especialmente a Andy Lawrence, Fiona fue una fiel seguidora del trabajo arqueológico que llevamos a cabo durante varios años, y que estaba relacionado con la misión de Moravia y la esclavitud en el Caribe.

Todo el daño y la ira del pasado se tradujeron y se canalizaron hacia la lucha contra la injusticia, el abuso y la opresión.

Al ser abuso sexual y prostitución, drogas y los efectos modernos de la esclavitud (todos ellos relacionados), Fiona estaba justamente enojada y luchó contra ellos con toda su fuerza.

Como todos nosotros (¡hacemos bien en recordar eso!), Fiona tenía sus fallas; pero el Señor dirá: “¡Bien hecho, siervo bueno y fiel!”

En todo, la fidelidad de Fiona a su visión espiritual nunca flaqueó, incluso frente a lo que podría entenderse mejor como poderosas fuerzas espirituales hostiles y un conflicto cósmico más grande de lo que cualquiera de nosotros puede imaginar o comprender.

Esta es la lección para nosotros, mientras recordamos a Fiona.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*