En Foco, Opinión

Unos momentos con Fernando Garavito

El periodista y escritor colombiano falleció el 28 de octubre de 2010. Y era desde ese 2010 que ejercía como Editor Adjunto de la revista digital Razón Pública. El escritor sufrió un accidente de tránsito en Nuevo México, Estados Unidos, país en donde se encontraba exiliado.

  

Fernando Garavito.

Armando Orozco Tovar

 

Le pregunté a Fernando cómo le había parecido Lisboa cuando estuvo de diplomático en Portugal.

Y me contestó: “Lisboa es una ciudad de luna y claveles. Es una ciudad donde me hubiera gustado nacer, vivir y morir.

Es una ciudad muy sólida, muy con los pies sobre la tierra, no es pretenciosa, es sencilla, silenciosa, profunda, amorosa, es una ciudad volcada sobre el río y tiene una relación inmensa con la poesía, con la literatura”.

Y luego agregó: “Creo que África comienza en Portugal, también que los portugueses y lisbonenses y en general todos los que amamos esa cultura deberíamos decirlo con gran orgullo y no con fastidio o temor…África comienza en los Pirineos, y hacia el comienzo de África comenzamos también nosotros”.

Después siguieron otras preguntas y otras repuestas…

¿Cuál fue la sensación que sentiste al llegar a Lisboa?

La sensación que yo tuve cuando llegué a Lisboa es que todavía no la había sobrecogido, ni envuelto el vértigo del consumismo y del turismo de lujo, y esa dinámica de nuevo rico que tiene ciertas poblaciones españolas.

Todavía conserva mucho de su tranquilidad. Existe como una nostalgia permanente en Lisboa. Es una ciudad arrinconada contra el mar con una mirada marina.

¿Y qué dices de sus habitantes?

Que son marineros y como marinos tienen la añoranza del más allá, de la isla que no ha sido descubierta, del viaje inesperado, de la conquista de nuevas tierras, y de nuevos horizontes.

Yo creo que eso los ha marcado mucho. Los ha hecho siempre los buscadores de un ensueño, de un ideal. Son personas que tienen la espalda vuelta al continente.

¿Cómo te apareció el fado?

Acerca del fado se habla de un marino nostálgico, que en el mar tocó por primera vez su fado con su guitarra. Acerca del Fado existen cuatro o cinco versiones y para oírlo y cantarlo hay que degustarlo y amarlo.

Los portugueses han sido grandes marinos y el fado seguramente se bailo por primera vez en el Brasil y se cantó en África, también por árabes.

¿Y qué es la saudade?

Es una cosa la cual solamente existe en Portugal. Es como un estado que no se sabe definir muy bien.

¿Tiene que ver con la nostalgia?

Es mucho más que nostalgia. No tiene traducción. Son cosas que sólo los portugueses saben sentir.

(Fotos: Pixbay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*