Globo, Latinoamerica, Reino Unido

Industria de turismo, en filo de la navaja

La demanda turística tardará un máximo de cinco años para recuperarse. Las llegadas de turistas podrían caer globalmente 50% en 2020 por el coronavirus del covid-19, lo que requerirá “soluciones innovadoras”. Pero aunque el panorama hay otras miradas que son optimistas.

 

Roberto F. Campos

 

El poder de resiliencia de este sector económico parece anteponerse y pese a un año muy difícil, todo apunta a resolver los principales problemas y seguir adelante.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) ha dicho que las llegadas internacionales cayeron 81% en julio y 79% en agosto, los meses de mayor movimiento en el año, coincidentes con el verano.

Y estos datos parecen muy cercanos a los definitivos del cierre de 2020. El desplome hasta agosto representa 700 millones menos de llegadas en comparación con el mismo período de 2019, y se traduce en una pérdida de 730 mil millones de dólares en ingresos de exportación procedentes del turismo internacional.

Se trata de una pérdida que multiplica por ocho la experimentada en 2009 durante la crisis económica y financiera mundial. Todas las regiones registraron importantes caídas en las llegadas, y en particular para las Américas la disminución fue del 65%.

El cierre del año, sin embargo, en medio de reaperturas turísticas y de fronteras en algunos países, trae rebrotes de la pandemia, y por consecuencia, nuevas medidas restrictivas de los gobiernos.

Por tanto, la industria de los viajes termina 2020 ante la disyuntiva de crear mecanismos que hoy sean apropiados para una recuperación o perecer por rebrotes de la enfermedad.

Economistas, investigadores y los operadores de mercados coinciden en que aun cuando el camino por delante es muy difícil, este es uno de los sectores más capaces de lidiar el temporal.

Unos dicen que la recuperación del sector turístico está lejano, pero también hay versiones más optimistas y esperanzadoras. Un grupo de expertos de la Organización Mundial del Turismo (OMT) actualizó recientemente sus previsiones. La gran mayoría de los miembros de este comité espera que la recuperación sea una realidad en 2021, especialmente en el tercer trimestre (coincidiendo con la temporada estival en el hemisferio norte).

No obstante, un 20% de los expertos sugieren que el repunte no llegará hasta 2022.

Las restricciones de viajes se consideran la principal barrera para la recuperación del turismo mundial, junto con la lentitud de contención del nuevo coronavirus.

La falta de una respuesta coordinada entre los países para garantizar protocolos armonizados, así como el deterioro del entorno económico significan claves, sumados otros aspectos señalados como importantes obstáculos para la recuperación.

Por demás, los expertos consideran la necesidad de por lo menos de dos a cuatro años para volver a los niveles turísticos de 2019.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, señaló que este declive sin precedentes tiene consecuencias sociales y económicas dramáticas. Confirmó que tal problema pone en riesgo millones de puestos de trabajo y empresas.

Su advertencia también abarca la necesidad de reanudar con seguridad la actividad turística, en el momento oportuno y de manera coordinada.

Por ejemplo, después de la reapertura gradual de las fronteras internacionales Europa registró declives comparativamente menores en julio y agosto (-72% y -69%, respectivamente).

La recuperación, sin embargo, duró poco, ya que pronto volvieron las recomendaciones y las restricciones de viaje, en medio del aumento de los contagios por Covid-19.

En el otro extremo del espectro, la región de Asia-Pacífico registró las mayores caídas, con 96% en ambos meses, como reflejo del cierre de las fronteras de China y otros importantes destinos de la región.

La demanda de viajes sigue en gran medida reprimida por la constante incertidumbre sobre la pandemia y la falta de confianza. Según las más recientes tendencias, la OMT prevé una caída global cercana al 70% al finalizar 2020.

Sobre el tema, el más reciente informe de la feria World Travel Market (WTM) estimó que las llegadas de turistas podrían caer a nivel mundial 50% al cierre de 2020.

Como principal causa del decrecimiento, la WTM (con sede en Londres) considera a la pandemia de la Covid-19.

Dicho estudio fue elaborado por la investigadora Carloline Bremner para la empresa de análisis de mercado Euromonitor Internacional, quien señala que en el peor de los escenarios analizados, las llegadas de turistas descenderán 60% este año, mientras en el más optimista retrocederá 50%. Ese escenario más favorable depende de menos restricciones de los gobiernos y una vacuna contra la Covid-19 en 2021.

Bremner señala además que la demanda turística en cuanto al número de viajes y valor tardará un máximo de cinco años para recuperarse hasta sus niveles anteriores a la crisis sanitaria. (PL)

(Fotos: Pixabay)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*