Globo, Latinoamerica, Reino Unido, Uncategorized @es

Desempleo creciente cabalga sobre America latina

La llegada del  Covid-19 tuvo impacto profundo  a América Latina y destruyó y precarizó el empleo con el consiguiente aumento de la desocupación, un problema arrastrado desde años anteriores.

 

Teyuné Díaz Díaz 

 

En la región coexisten grandes riquezas con amplias brechas estructurales, bajo crecimiento económico, desigualdades, pobreza extrema, y altos niveles de desempleo.

Todas ellas, acentuadas con la actual crisis sanitaria mundial.

En 2018, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) alertó sobre el deterioro continuo del mercado laboral, y ejemplificó que la tasa de ocupación solo aumentó un 0,1% luego de cinco años sin incremento. Pero el panorama laboral latinoamericano empeoró con la difícil situación sanitaria y económica generada por la Covid-19.

De acuerdo con un reciente informe conjunto entre la Cepal y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el mercado del trabajo presenta importantes desafíos a corto y mediano plazo.

Un camino que dependerá, entre otros, de la efectividad y masificación de las medidas de control a la enfermedad y de la robustez en la recuperación económica, ello enmarcado en un contexto de fragilidad del tejido productivo, añade el texto.

Por una parte, el Producto Interno Bruto regional se contrajo un 7,1%  -la mayor del último siglo-, retrocedieron la ocupación un 5,5% y la participación un 4,5%, mientras la tasa de desocupación llegó a un 10,5%.

A ello se añade, que a nivel mundial Latinoamérica posee la mayor disminución en horas de trabajo, con una pérdida estimada en un 16,2%, en comparación con 2019, una cifra que casi duplica el 8,8 a nivel global.

Los grupos más afectados fueron los jóvenes, los trabajadores del sector informal y las mujeres, acota el documento.

La investigación alerta que a partir de 2021 la región podría convivir con tasas de desocupación más altas con una tendencia a mantenerse, y advierte sobre la probabilidad que los empleos formales generados y la dinámica laboral femenina no recuperen los niveles prepandemia en el corto plazo.

Ambos organismos internacionales resaltan la necesidad de promover la inversión pública y privada en los sectores más afectados en cada país, para reactivar el tejido productivo y acelerar la demanda laboral.

Ello representa un reto para las políticas gubernamentales y las instituciones del trabajo, si la recuperación económica no está acompañada de programas sociales y laborales que garanticen la protección de los trabajadores. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*