En Foco, Ojo de la Aguja, Opinión

¿Está el construccionismo social socialmente construido?

Tras mi reciente artículo sobre el sesgo inconsciente, ¿podemos decir que el construccionismo social es en sí mismo una construcción social? Si las afirmaciones que la construcción social hace de sí misma son ciertas, entonces la respuesta debe ser “sí”. ¿Víctima de su propia trampa?

 

Nigel Pocock

 

¿Qué pasa con ese favorito de tantos planificadores sociales supuestamente liberales, una supuesta tabula rasa en la que se puede escribir cualquier cosa?

Una de las contradicciones más profundas (y sencillas) del edificio del construccionismo social (por muy cierto que sea, y en parte lo es, la realidad social) es la extraña dicotomía entre el cerebro y el cuerpo a la que se aferra el construccionismo social. El cuerpo es heredable, como es evidente para todos. El cerebro, al menos en lo que se refiere a su epifenómeno, la mente, no lo es. ¿De alguna manera? Por supuesto, esto no se hace explícito, o socavaría el construccionismo social en su propia base.

¿Cómo es posible entonces que una persona con piel negra, que es claramente heredable, no tenga un cerebro que es igualmente heredable?

¿Es posible que el cerebro, un organismo tan biológico como el cuerpo, esté exento de la herencia? Tal afirmación parece ridícula, una afirmación política y no biológica.

No se trata de apoyar el racismo.

De hecho, es todo lo contrario. Porque, si hay diferencias étnicas y raciales entre grupos de población, entonces hay que abordarlas, no en términos de las legitimaciones racistas de los supremacistas blancos, sino mediante una justicia igualitaria que podría ser incluso una forma de discriminación positiva, al menos hasta que la balanza de la igualdad de oportunidades se haga realmente realidad.

Las estadísticas de los antiguos estados confederados del sur de EE.UU. muestran un patrón consistente de disfunción social en todas las medidas posibles, como han demostrado los profesores Richard Wilkinson y Kate Pickett en su excelente tratamiento clásico de la desigualdad (“The spirit level”).

El autor de este artículo ha vuelto a analizar estas cifras y ha descubierto un patrón en el que cuanto más cerca está el Delta del Misisipi, más pronunciada es la disfunción.

El hecho de que esto siga el dominio y el localismo de las plantaciones de esclavos y la esclavitud en el pasado histórico, no puede ser un accidente.

Este patrón social se ha transmitido, junto con su huella epigenética de mayores déficits de salud, y la dinámica en la que la acción y la actitud se refuerzan mutuamente, un tópico psicosocial. En esta dinámica estresante, se liberan sustancias químicas que se adhieren a las células que contienen el genoma, inhibiendo (o facilitando) la expresión de los genes.

Y no sólo eso, sino que los déficits de salud así creados son transmisibles por línea familiar.

El impacto de esta transmisión es potencialmente enorme, y cuando una sociedad se refuerza mutuamente y vive este círculo vicioso y destructivo, el impacto en el cerebro es enorme.

La construcción social desempeña su papel en la ideología de la esclavitud, pero se traduce de forma epigenética.

Exagerar el impacto del construccionismo social puede ser potencialmente una tiranía, como decía un eslogan de los jemeres rojos: “Sólo el recién nacido es impecable” y Mao escribió:

“Una hoja de papel en blanco no tiene manchas, y por eso se pueden escribir en ella las palabras más nuevas y hermosas…” Lo que lleva a matar a un tercio de la población de una nación (Pol Pot) y a 65.000.000 de muertos (Mao).

Por supuesto, cabe señalar que el genocidio (y la incompetencia científica) es una admisión del fracaso de la reprogramación de una población de acuerdo con una ideología de reconstrucción social.

Una sociedad abierta debe cuidarse de sus enemigos si quiere seguir siendo “abierta”. El absolutismo débil y la justicia reparadora deben tomar la delantera, si se quiere practicar la buena ciencia y lograr la curación social.

Desenmascaremos el construccionismo social motivado políticamente en aquellos ámbitos en los que, haciéndose pasar por “tolerante”, es realmente lo contrario. Porque “tolerancia” significa aprender a lidiar con los puntos de vista opuestos en el debate y la revisión por pares, no eliminándolos mediante leyes.

Por lo tanto, la construcción social necesita exponerse sin miedo a las luces brillantes de la crítica, como ella misma construida socialmente.

Desconfiemos de la tendencia actual hacia una nueva “pureza” en la que el liberalismo intolerante impone leyes para controlar cada microagresión, en la creencia de que la tabla rasa puede reescribirse a su propia imagen intolerante, cerrada y sin imaginación.

¿Qué clase de liberalismo es éste?

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín) – Foto: Pixabay

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*