Los nuestros, Migrantes, Multicultura, Reino Unido, Uncategorized @es

Inmigrantes y activistas: Mi fuego proviene del dolor de mi familia

Las luchas de su familia, sus historias sobre la violencia y los daños ambientales motivaron a Alejandra Piazzolla a estudiar Biología de la Conservación y Ecología  y a utilizar estos conocimientos en su papel de coordinadora conjunta de la red de solidaridad Internacionalista de Extinction Rebellion, desde donde batalla por la justicia social, el antirracismo y la anti-opresión.

Elle McHale

Con una infancia impregnada de naturaleza, Piazzolla creció jugando en el bosque fluvial de su pueblo natal, Neiva (Colombia). Pero sus gratos recuerdos tropiezan hoy la realidad de esas tierras que fueron arrasadas.

Donde antes estaba rodeada de considerables tonalidades de verde, de rayos de luz que se abrían paso entre las hojas, de agua que fluía libremente por el pequeño barranco, ahora hay un enorme puente y una gran carretera que conecta dos barrios. Se talaron los árboles para abrir grandes espacios. El agua que antes era tan cristalina que se podían ver los peces, hoy está llena de latas de plástico y de suciedad.

Esta experiencia, unida a numerosas historias contadas y vividas por su familia sobre la violencia de la pobreza, marcó a Piazzolla.

“Gran parte del fuego que llevo dentro proviene del dolor que sufrieron mis familias, aunque no me haya pasado a mí, se transmite. Nadie debería pasar por el trauma de ser violado en su país porque no hay más que pobreza y violencia”.

Es doloroso cambiar de país y ver que la violencia no se acaba allí porque sigues sufriendo el racismo en la universidad y por parte de los arrendadores. No se acaba nunca”.  

Piazzolla hoy vive en Inglaterra y lucha contra las fábricas que abusan de sus trabajadores y de la tierra solo para ganar millones de libras.

Habló con The Prisma sobre su trayectoria hasta el momento y las luchas internas de ser activista. 

¿Por qué le interesan las luchas internacionales?

Siempre que hago activismo, no puedo evitar pensar en mi familia y amigos y en la gente de mi país, Colombia.

This image has an empty alt attribute; its file name is Alexandra-Piazolla-fotos-autorizadas-para-publicacion-incluso-magazini-7.jpeg

No puedo hablar del cambio climático y de las injusticias del ecocidio, sin pensar en el ecocidio que está ocurriendo por culpa de las corporaciones mineras, los pesticidas y Monsanto allá en Colombia.

Todos estos temas están relacionados y nuestro mundo se está globalizando.

Es un sistema global de muerte.

Para luchar contra él, necesitamos la solidaridad internacional porque las grandes multinacionales mineras están en el mismo barco. BHP Billiton y Shell tienen su sede en la misma calle de Londres. No necesariamente están haciendo la destrucción en el Reino Unido, la hacen en otros lugares: fuera de la vista, fuera de la mente de la gente.

No basta con protestar frente a la sede de Shell, la trama de acción que une a estas corporaciones multinacionales con sus gobiernos es tan compleja que necesitamos organizarnos internacionalmente.

Ha vivido en varias ciudades del Reino Unido. ¿Ha descubierto que las manifestaciones son diferentes en cada ciudad?

Llegue acá cuando tenía 17 años y desde entonces he cambiado y crecido considerablemente en mi forma de pensar.

Falmouth era un espacio muy blanco, pero no le di mucha importancia en ese momento porque me acababa de mudar, no esperaba que no fuera blanco.

Después me mudé a Bristol y trabajé en un restaurante donde la mayoría de mis compañeros de trabajo eran sudamericanos o de herencia negra latino-africana y me pareció muy diferente.

This image has an empty alt attribute; its file name is Alexandra-Piazolla-fotos-autorizadas-para-publicacion-incluso-magazini-2.jpeg

Estaban involucrados en grupos antifascistas y antirracistas, uno de los chicos era rapero y ese tipo de activismo era lo que me gustaba. Aquello era más yo. Me sentí mucho más a gusto y en casa.

Según mi experiencia, suele haber una separación cuando asistes a grupos de activistas medioambientales. Se trata principalmente de un ambiente hippie de clase media blanca. Mientras que los otros grupos parecen ser más de clase trabajadora, ordinaria y no racializada.

Esto crea un conflicto porque la gente cree que solo se puede centrar en un tema social y descuidar los demás.

Esto es una tontería porque la destrucción del medio ambiente afecta a todo el mundo, sobre todo a los blancos no racializados. Por lo tanto, si alguien debería preocuparse, deberíamos ser nosotros.

Además, en Escocia, la gente saca a relucir las drogas y a Pablo Escobar todo el tiempo. Aunque mi amigo dijo que los ingleses tienen los mismos pensamientos, pero la diferencia es que los escoceses hablan más y lo dicen.

He sentido más racismo en Inglaterra que en Escocia porque a pesar de los comentarios innecesarios, son más normales en la forma de tratar y actuar a tu alrededor. En cambio, en algunas partes de Inglaterra es muy duro.

¿Qué opina su familia de su activismo?

Una vez que empecé a tomarme más en serio, a llevar a cabo una organización comunitaria civil y desobediente y a salir a la calle, les dije que esto era lo que quería hacer.

This image has an empty alt attribute; its file name is Alexandra-Piazolla-fotos-autorizadas-para-publicacion-incluso-magazini-8-1024x576.jpeg

Pude ver el dolor y el miedo en sus rostros porque vienen de Colombia y ser un líder social o un organizador comunitario es más o menos tener una sentencia de muerte.

Aunque no es lo mismo en el Reino Unido, han crecido rodeados de grandes protestas, por lo que han sido testigos, de primera mano, de la violencia del sistema cuando se trata de personas que luchan contra él.

Sé que en el fondo están inmensamente orgullosos porque saben que estoy haciendo esto por la gente en Colombia y eso les hace felices.

Sin duda es un camino de vida que les resulta muy difícil de aceptar. Saben que la vida va a ser mucho más difícil para mí.

Creo que desearían que tuviera un trabajo de ingeniería para ganar buen dinero y vivir todo el sueño europeo.

Eso era lo que esperaban después de sacrificar todo y dejar su tierra natal, pero ahora su hija vive en una casa ocupada.

Para mí, internamente, es muy duro, sobre todo cuando tenemos discusiones, y me dicen: “Tú nunca has tenido que luchar como nosotros”.

This image has an empty alt attribute; its file name is Alexandra-Piazolla-fotos-autorizadas-para-publicacion-incluso-magazini-9-1024x548.jpeg

¿Se siente culpable por haber elegido este estilo de vida?

Personalmente no he pasado por las mismas dificultades que mis padres, así que, hasta cierto punto, no puedo identificarme con ellos.

Siempre he tenido un techo sobre mi cabeza, no sé lo que es el hambre, pero lo he visto en ellos.

Puedo ver el trauma que queda en mis seres queridos. Todos los veranos iba a Colombia durante dos meses para ver a mi abuela y todo está tan a la vista. Recuerdo haber visto a niños tan jóvenes como yo, de ocho o nueve años, inhalando pegamento y drogándose en la calle.

O caminar por una calle y encontrarme con bebés que duermen en el suelo, con sus madres rezando.

Hay muchas imágenes que nunca me abandonarán.

Mi familia se esforzó por transmitir sus tiendas y así ves cuánto han sufrido y cuánto de ese sufrimiento aún vive en ellos y no quiero que nadie pase por esto. Que no lo haya vivido no significa que no me importe.

¿Son las redes sociales un medio útil para dar a conocer su movimiento?

Creo que es útil, pero la gente tiene que empezar a hablar. Se aprende mucho de las historias de otras personas.

Aunque las publicaciones en las redes sociales tienen su eficacia, lo que necesitamos es crear una comunidad y ese sentido de colectividad.

This image has an empty alt attribute; its file name is Alexandra-Piazolla-fotos-autorizadas-para-publicacion-incluso-magazini-6.jpeg

Las redes sociales promueven mucho el aprendizaje individual y eso es lo que el sistema neoliberal fomenta para separarnos, porque nuestra fuerza proviene del trabajo conjunto.

Una vez que nos demos cuenta de que esta experiencia es colectiva y actuemos juntos, es cuando puede producirse el verdadero cambio.

Los teléfonos son una distracción porque la gente publica y luego siente que ha hecho su acto feminista o antirracista del día. Les gustó o compartieron una foto y se sienten bien consigo mismos, pero el mundo no cambia por un “Me gusta” en Facebook.

Es más probable que cambies las cosas si mantienes una conversación con tu vecino sobre el imperialismo, sobre lo que sufre una joven al volver a casa por la noche o sobre las experiencias en el lugar de trabajo, que con un “Me gusta” fácilmente olvidable en Facebook.

(Fotos suministradas y autorizadas por la entrevistada para su publicación libre)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*