Derechos Humanos, Globo, Reino Unido, Uncategorized @es

¿Somos pobres?

Somos una familia trabajadora que recibe un complemento de crédito universal. Mi pareja es cocinero en una residencia. Es un cocinero de formación clásica que en sus años de juventud trabajó en el West-End en restaurantes de alto nivel y clubes privados, atendiendo a personas como el Primer Ministro de la época, John Major.

 

Lucy Wood

 

Está altamente cualificado y gana un poco más del salario mínimo.

En el transcurso de la pandemia, ha trabajado como un caballo, a veces estuvo trabajando días y días sin descanso porque el otro chef (de más de 70 años), no podía trabajar. Ha trabajado 3 meses sin ayudante de cocina, haciendo el trabajo de dos personas con el sueldo de una y es un absoluto insulto, cuando escucho a la gente decir “si vas a perder las 20 libras, simplemente trabaja más”.

Por favor, díganme cómo podría mi compañero trabajar más duro de lo que ya lo hace. Porque lo que veo todas las mañanas es un hombre agotado, un hombre que echa de menos pasar tiempo con su familia, un hombre desmoralizado porque no podemos permitirnos comprar nuestra propia casa o simplemente salir a comer y sentir que nuestro duro trabajo ha dado sus frutos. Si nos damos un capricho o un día fuera de casa, nos costará mucho y tendremos que compensarlo reduciendo los otros gastos básicos.

Me río de que el cierre haya terminado, pues nada ha cambiado para nosotros. Vamos al trabajo/escuela y volvemos a casa y nos quedamos en casa.

No es por elección. Solía vivir una vida rica, con viajes al teatro, comidas fuera y vacaciones en el extranjero, pero hoy ni siquiera puedo imaginarme volver a vivir una vida así con las cosas como están.

Nuestros hijos quieren participar en grupos extraescolares como gimnasia o teatro y no podemos ofrecérselo porque no podemos permitírnoslo, y me pregunto cuánto talento y genialidad debe perder este país por la presión financiera a la que se enfrenta la gente en su vida.

Mi hijo de nueve años me preguntó esta mañana: “¿Somos pobres?”.

Le contesté: “Sólo nos las arreglamos”. Es mentira, no sólo nos estamos arreglando, tenemos cientos de libras en nuestros descubiertos, estamos tratando de vender pertenencias que si tuviéramos dinero, simplemente donaríamos para ayudar a otros y estamos tratando de no comprar alimentos durante el mayor tiempo posible para tratar de ahorrar todo el dinero que podamos para dejar de vivir con sobregiros.

Nuestras vidas están lejos de ser extravagantes, estamos tratando desesperadamente de vivir dentro de nuestras posibilidades, pero vivir dentro de nuestras posibilidades, significa decidir qué artículo esencial es más esencial que el otro.

No estamos eligiendo entre la calefacción y la comida y por eso me cuesta admitir que somos pobres, porque si somos pobres, ¿en qué se convierten las personas que están peor que nosotros?

Cuando el gobierno dio el aumento de 20 libras fue básicamente una admisión de que el crédito universal no era suficiente dinero para vivir.

Las ayudas sociales estuvieron congeladas durante cinco años, antes de la pandemia, mientras que la inflación y el costo de la vida seguían disparándose, por lo que era un aumento muy necesario de la asignación, pero todavía no era suficiente para compensar una década de políticas de austeridad perjudiciales.

El aumento de 20 libras nunca se concedió a los beneficiarios de las prestaciones heredadas, lo que demostró un desprecio absoluto del gobierno hacia las personas discapacitadas y su calidad de vida durante una de las épocas más duras a las que se ha enfrentado este país en una generación.

Quitarlo, sabiendo los problemas que causará, es simplemente insensible y una bofetada a todos los trabajadores claves, mal pagados, a los que aplaudíamos en nuestras puertas hace menos de un año.

Johnson tiene razón en una cosa, necesitamos nivelar el país, pero no veo cómo lo hacemos haciendo constantes recortes y despojando a la sociedad. Sólo podemos subir de nivel invirtiendo en nuestra gente y en nuestros servicios.

Tenemos la sexta economía más rica del mundo, tenemos gente que vive en este país con inodoros bañados en oro, debería haber un nivel financiero en este país por el que nadie debería estar por debajo, por eso este país creó el estado del bienestar. No deberíamos necesitar bancos de alimentos, bancos de ropa o bancos de bebés. ¿Cuándo nos pareció aceptable ser una especie de estado de caridad, en el que hacemos que masas de nuestra población tengan que mendigar por cosas sin las que no pueden vivir?

Publicado en UnityNews – Fotos Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*