En Foco, Latinoamerica, Opinión

Bolivia renace de las cenizas tras el golpe

El Estado Plurinacional de Bolivia reactiva hoy sus indicadores económicos apenas un año después del retorno al poder del Movimiento Al Socialismo (MAS), tras el golpe de estado de la derecha en octubre de 2019.

 

Los datos divulgados por fuentes oficiales aí lo demuestran, en medio de la puja de la oposición por desestabilizar el país e intentar tapar con el manto de la impunidad a los organizadores de la asonada, que sacó del poder en forma violenta al líder del MAS, Evo Morales.

Los éxitos responden a la reactivación económica y las políticas sociales promovidas por el Gobierno del presidente Luis Arce, en beneficio de los más desposeídos, la recuperación e inversión en sectores clave y la continuidad de estrategias de desarrollo. Se ha dado una evolución de la economía en poco tiempo y hay avance en sectores como la salud y la educación.

En esa dirección sobresale el Régimen de Reintegro en Efectivo del Impuesto al Valor Agregado que devolvió a los contribuyentes unos 3 millones de dólares hasta agosto.

Arce afirma que fueron más de 56 mil personas se inscribieron en el Servicio de Impuestos Nacionales para recibir este beneficio, lo cual permite ‘redistribuir los ingresos entre la gente’.

Por su parte, el viceministro de Electricidad y Energías Alternativas, José María Romay, reveló que Bolivia llegará a diciembre con una cobertura eléctrica del 94,6% de los hogares bolivianos como parte del principio de universalización de los servicios básicos.

Subrayó que a partir de las inversiones en ese sector en 2021, el estimado de las áreas urbanas es llegar a los 99,6 puntos porcentuales de electrificación, mientras en las rurales sería del 85,5.

Romay recordó que en el breve período del gobierno golpista esos proyectos de desarrollo quedaron paralizados y se vieron perjudicados por las malas decisiones de quienes administraron la Empresa Nacional de Electricidad y sus subsidiarias.

Los indicadores de progreso quedan expuestos también con los ingresos obtenidos con la venta al exterior del Gas Licuado de Petróleo (GLP), que cerraron el primer semestre del 2021 con dividendos de 42,3 millones de dólares, 24 millones más que en igual etapa del 2020.

El viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Willan Donaire, destacó que el incremento de las exportaciones significa más ingresos para los bolivianos y demuestran que “estamos avanzando por buen camino”.

Rememoró que el pasado año la población hizo filas para conseguir GLP y carburantes, y aseguró ‘eso no volverá a pasar’.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al cierre del primer semestre el Producto Interno de Bolivia la variación acumulada fue del 9,36%, lo cual evidencia el proceso de clara recuperación de la actividad económica.

Entre los sectores de mejor reactivación estuvieron la minería mediana y cooperativista que mostraron fuerte repunte por los “incentivos recibidos del actual Gobierno y las condiciones externas favorables”, según el INE.

Un sondeo online, realizado entre el 4 y el 27 de septiembre por la fundación Friedrich-Ebert-Stiftung-Bolivia, realizado entre actores políticos, analistas, periodistas y especialistas en distintos ámbitos, demostró halagüeñas perspectivas sobre el futuro económico al considerar el 46,6% de los entrevistados que el país “mejorará algo y mucho”.

Tan solo el 7,6 de los encuestados consideró que la situación del país irá en sentido contrario. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*